Obstáculos de la Seducción. Sesión 05: ¡El síndrome de Penélope y Pepe le Pew! El seductor empalagoso y la atracción constante de apestosos pretendientes.

pepe_le_pew

Lo maravilloso de las historias y las metáforas que aparecen en nuestra cultura popular, es que se juntan con nuestro inconsciente colectivo y nos retan a encontrar sentido, muchas veces, sin siquiera darnos cuenta, estas metáforas entran en nuestra mente y nos llevan a la instalación de creencias que se convierten en nuestros pilotos automáticos.

La metáfora que traigo hoy es la de Pepe Le Pew. Una historia bastante conocida por aquellos que vimos dibujos animados de Warner Brothers en los 80’s y 90’s. En ella, situada en París: la ciudad más romántica del planeta, una gata (que nunca dice una palabra) deambula por las calles de la misma y, por accidente (¡en cada capítulo!), es pintada de tal modo que su apariencia es muy cercana a la de una zorrilla. Razón por la cual, Pepe, un Zorrillo que se considera romántico empedernido, intenta conquistar a la Penélope con toda suerte de estrategias: flores, chocolates, serenatas, paseos románticos en carrozas, poemas, etc.

Esta metáfora me parece realmente hermosa en lo que al arte de la seducción, la atracción, la consecución y el amor propio se refiere. Saltan a mi vista varios elementos culturales que alimentaron nuestras creencias sobre la seducción y la relación de pareja y que, muchos de nosotros llegamos a llevar a la acción en nuestros repertorios de conquista. Podemos ver como la cultura de la época nos decía: la forma de seducir es esta: a) el macho tiene que hacer todo lo posible para conquistarla: romanticismo, creatividad y perseverancia (diferente a la insistencia). A medida que van avanzando las generaciones, estos tres elementos se van perdiendo en la seducción. b) Regalos y halagos son una estrategia que “debe” ser aplicada. c) La apariencia física es la base de la atracción y puedes modificarla para atraer a cierto tipo de personas. 

Bien, creo que muchos de los hombres de mi generación aprendimos la lección y fuimos románticos e intentamos varias cosas de este estilo y, al mismo tiempo, muchas mujeres encontraban como parte del guión y el esfuerzo de la seducción que el hombre hiciera este tipo de travesías en pro de la conquista y el cortejo. Hasta ahí, creo que es importante entender que el romanticismo, la caballerosidad, los detalles y los halagos, deben mantenerse en la seducción y hacen parte de las demostraciones de interés. ¡Qué siempre deben estar!. Sin embargo, hay otras dos partes de la metáfora que no vimos y que son la respuesta a la pregunta que nos hacíamos: ¿Cómo es posible que Pepe no pueda conquistar a Penelopé, luego de todos esos intentos que, en la vida real, podrían haber enamorado a cualquier mujer? 

A simple vista lo que contestamos es: Pepe apestaba, olía mal. Bien, creo que eso es totalmente cierto. Sin embargo, y aquí es donde veo la genialidad de la metáfora, y es que Pepe no es consciente de que apesta. En algunos capítulos incluso intenta parecerse a un gato ocultando el pelaje blanco de su lomo, sin embargo, su rasgo más repelente, siempre lo delata. Muchas veces, en la seducción nos concentramos en lo que la cultura nos dice y nos invita a cumplir ciertos guiones sobre lo que “debe” ser una persona atractiva y llevándonos a quitar la atención de nuestro propio proceso de autoconocimiento. El resultado:  ¡Intentamos con demasiada fuerza! enfocándonos en los guiones y nos olvidamos de trabajar en nosotros mismos para lograr la autenticidad. Es muy probable que si el Pepe hubiese encontrado la manera de no apestar tanto, sus intentos tendrían un tono distinto. Y su perseverancia no se habría vuelto “insistencia apestosa”. 

Ahora bien, creo que hasta ahí la metáfora es muy clara y no hay mucho más para hilar más profundo. Todo el peso de la reflexión cae sobre el pobre Pepe quien debe hacer un ejercicio de modificar su “apestocidad”. Sin embargo, como suele suceder en nuestra cultura, el foco siempre lo ponemos en el personaje principal y otros personajes aparecen ahí ofreciéndonos su riqueza, nuestro inconsciente lo capta, pero rara vez lo registramos en nuestra atención. ¡Así es, Penélope! Ella también tiene su parte en este círculo vicioso de seducción apestosa y empalagosa que nos entretuvo por varios años y de constante repetición. ¿Cuál es el error de Penélope que no le permite poner límites a esta situación? En mi lectura, son dos:

El primero, es ¿cómo cada capítulo se las arregla para terminar “accidentalmente” pareciendo una zorrilla? En la búsqueda de pareja, constantemente tanto hombres como mujeres nos encontramos con que, de pronto, estamos atrayendo determinado tipo de personas que no nos agradan. “Siempre me tocan unos patanes” o “siempre me tocan los interesados” o “siempre me tocan los silenciosos que no dicen lo que sienten”. Son frases que escucho constantemente en consulta. En cada caso, detrás de estas quejas, está siempre un rasgo de esa persona o alguna creencia que fortalece actitudes y comportamientos que terminan atrayendo el mismo tipo de personas. Penélope nunca se hace responsable de hacerse esa pregunta de por qué seguía atrayendo al zorrillo. Muchas veces no nos damos cuenta de nuestra “raya blanca en la espalda” que constantemente envía un mensaje que no notamos que estamos compartiendo y atrae al mismo tipo de personajes. 

El segundo elemento que creo que colabora con la “seducción apestosa” es el silencio. No sé si es intencional en los libretistas y creadores del personaje (no encontré pistas al respecto), o si es una simple expresión del inconsciente cultural machista de la época, pero para mí es altamente llamativo y, al mismo tiempo un poco desconcertante que Penélope no habla, no dice una palabra, sólo se centra en hacer gestos y escapar. El error en este tipo de casos es el silencio y no poner el límite de manera asertiva. 

El síndrome de Penélope y Pepe, tiene un elemento nuclear. Hay elementos en la proyección de su personalidad que escapan de su consciencia. El olor de Pepe, la raya blanca en la espalda y el silencio de Penélope.

Te invito a hacer estas tres preguntas.

¿Cuál es tu rasgo apestoso y qué puedes hacer para corregirlo?

¿Cuál es tu raya blanca en la espalda, eso que puedes estar proyectando sin darte cuenta?

¿Qué está en el silencio que no te permite romper con patrones apestosos? 

¡Gracias por pasar! Si te gustó, compártelo… seguro que no apestarás.

Los Obstáculos de la Seducción. Sesión 04: LA TRAMPA DE LA QUÍMICA

couple-731185_1920

¡Que alguien te gusta no significa que tiene que pasar algo con esa persona!Este es el pensamiento central del post de esta semana. Una idea un poco curiosa y algo retadora y que es un elemento fundamental para entrenar tu inteligencia emocional en lo referente a las relaciones interpersonales.

Recuerdo un consultante que tuve hace algunos años, quien se sentía muy atraído por una de sus compañeras de trabajo. Ella tenía novio y eso a él lo mortificaba, se sentía muy mal porque no encontraba la forma de lograr seducirla, pues ella, aunque también parecía tener interés en él, aunque no daba señales de querer intentarlo con él. Sin embargo, en pocas semanas el compartir tiempo, espacio, anécdotas, historias hizo que se empezara a generar cierta complicidad y la química se incrementara. Ella dejó a su novio y se hicieron pareja rápidamente. Una relación que nació de la química, todo era una maravilla. Luego de un tiempo, unos días después, él se empezó a mostrar celoso, engreído y malgeniado, por su parte ella sólo quería salir con él cuando fuesen a lugares exclusivos y que los familiares y amigos de él, nunca estuvieran.

Quizá estás pensando que el error fue de él por intentar presionar las cosas sin conocerla o de ella por dejar a su novio intempestivamente y dejarse llevar por la química. Que se debieron conocer un poco más para poder empezar a salir y hacerse pareja. Bueno, eso es lo que usualmente la gente piensa que es la trampa de la química. Sin embargo, la trampa de la química no consiste en ello. Pues no está mal que te arriesgues y te lances al agua en la seducción y, en el camino, aparezcan esas cosas que no viste durante la conquista. Creo que eso es normal. La verdadera trampa de la química, se evidencia en la siguiente parte de la historia.

Lo curioso de esta relación de pareja es que tanto él como ella, no entendían de donde provenían las discusiones y el malestar, estaban como en una especie de negación de los defectos del otro. Ambos tenían una percepción de que no eran felices en esa relación, sin embargo, no querían dejarse pues había un gusto y atracción física muy fuertes. Ambos negociaban en su contra al dejar que pasaran esas cosas e incluso permitían los abusos de una u otra parte.

La trampa de la química tiene dos partes. La primera, en hacer una asociación entre gusto y posible pareja. La segunda, cuando en el transcurrir de la relación (si se da) se obvian las dificultades o no se establecen límites sólo por el hecho de que sientes atracción por la otra persona.

Lo que quiero decir es: La química no lo es todo. Sí, debe estar, aunque no necesariamente es el primer paso, esta también se puede construir. Recuerdo en este instante algún estudio en el que demostraban como los hombres, cuando se encontraban cerca a una mujer hermosa por la que sentían atracción física, disminuían su desempeño en la solución de problemas lógico-matemáticos.  Estoy seguro que no necesariamente pasa sólo con los hombres, pues nuestro cerebro tiene mecanismos diferentes cuando está bombardeado por esas hormonas que se disparan por el gusto, minando los centro cerebrales que se encargan de la toma de decisiones, el sentido común y el cálculo de riesgos o consecuencias a largo plazo. Así que, aunque la química es una gran herramienta de seducción, puede convertirse en un obstáculo si la conviertes en la única.

Así las cosas, mi recomendación para no caer en la trampa de la química es muy sencilla. Date cuenta, haz consciencia de que esa persona te gusta y nota como tus decisiones, en ese instante, depende de tu estado de alegría y excitación. Una vez lo haces intenta hacer el esfuerzo de calcular los riesgos y si son costosos o no. En el caso de nuestros amigos del caso que les conté, al inicio los riesgos no eran muy costosos, pero luego cuando se hicieron novios, se volvió realmente costoso en términos emocionales para ellos. Sin embargo, en el caso de que estés casado, que tengas pareja o que puedes hacer daño al caer en la trampa de la química, te servirá mucho hacer consciencia de cuando la química está presente y siempre pensarla como una herramienta.

No te niegues las experiencias, pero sí se congruente al aceptarlas. Quizá la química no es un obstáculo para que generes atracción en otros, pero mal manejada puede ser un obstáculo para tu salud emocional y ello desemboca a largo plaza en una disminución muy considerable en tu atractivo.

¡Nos vemos la semana entrante!

Gracias por pasar, por leer hasta acá y por no resistirte al impulso de compartir este contenido.

Consciencia Sistémica y Atracción.

I see You

Imagen tomada de http://www.imcreator.com/free/people/i-see-you Autor: Xvire Título: I see You.

Querido lector. Nos encontramos en la cuarta semana de este nuevo año, estoy seguro de que muy posiblemente ya te has planteado algunas metas para este nuevo comienzo, así como también quizá estés recriminándote por todas aquellas cosas que no lograste el año pasado, que te habías propuesto y que están de nuevo en la lista de anhelos para el 2016.

No te niego que también me pasa algo parecido, reviso los retos que me he planteado para este año y me doy cuenta de que hay algunos de ellos que están en proceso desde hace un par de años. ¿Cómo manejarlo? ¿Cómo lidiar con esa pequeña frustración? Bien, he elegido reflexionar sobre ello y he elegido pensar que ese par de años hacen parte de un proceso, que esos “no-alcanzados” hacen parte de ese camino y forjaron lo que continúa construyéndose en el presente y además son retroalimentación frente al logro de esos retos en el presente.

Otro hábito que tengo cada vez que inicio un año nuevo, es preguntarme qué grandes aprendizajes quedaron del año inmediatamente interior. Suelo hacer una lista muy larga de aprendizajes pequeños que se convirtieron en mis creencias nuevas y fuertes. Este año, quiero compartir un gran aprendizaje que tuve en mi crecimiento personal en el 2016 y ponerlo a tu servicio. Pues mis aprendizajes no siempre serán útiles para todos, sin embargo, no está demás compartirlos, quizá te hace sentido y te ayude de algún modo.

Ese gran aprendizaje me llegó a la largo de tres experiencias: la primera experiencia fue el cambio de ciudad de vivienda; le segunda: atravesar por mi certificación como Coach y, la tercera, la lectura del libro: FOCUS de Daniel Goleman.

En una frase, mi aprendizaje fue:

Al aumentar mi consciencia sistémica, aumento mis probabilidades de éxito en cada cosa que haga y,al mismo tiempo, me convierto en un ser más atractivo.

El término “Consciencia Sistémica” es usado por Daniel Goleman en su libro FOCUS, refiriéndose a la capacidad que tiene el ser humano de saberse, pensar y actuar como parte de un sistema (biológico o social). Algo así como un DARSE CUENTA de que hace parte de un lugar en el que todas sus acciones tienen un impacto (a corto o largo plazo) en los demás individuos de su sistema. Sin embargo, Daniel Goleman genera una alerta y es que en realidad esta consciencia sistémica no es algo muy frecuente y que, muy pocas personas, enfocan su atención en cómo sus acciones impactan el sistema en el que se desenvuelven.

¿Qué tiene que ver el tema de la consciencia sistémica con el cambio de ciudad? Pues bien, tuve la oportunidad de cambiar de ciudad y pasarme a vivir a una ciudad más pequeña. En esta nueva ciudad, en su cultura ciudadana es muy común ver cómo las acciones están pensadas en pro de la comunidad, en la manera de conducir, el cuidado de la infraestructura pública, el uso de los espacios y otros discursos culturales tienen signos de una consciencia sistémica más alta. Contrario a lo que sucede en la ciudad más grande, en donde las dinámicas culturales tienen un mayor protagonismo en el “primero yo” y un sentimiento de comunidad más bajo.

Esta diferencia entre las dos ciudades, me llevó a observar a las personas desde la perspectiva de la Consciencia Sistémica. De pronto empecé a darme cuenta de cómo aquellos que están más pendientes de sus entornos y están más conscientes de cómo sus pequeñas acciones impactan sus ambiente, son aquellas personas que se proyectan como más atractivas, más inspiradoras y más persuasivas.

Consciencia Sistémica y Atracción

¿Cuál es la conexión entre la consciencia sistémica con una personalidad atractiva? Consciencia Sistémica, significa que estás pensando en ti como un agente de cambio, un organismo que ejerce IMPACTO PERMANENTE  en el entorno. Cada cosa que haces: qué comes, por dónde caminas, qué publicas en tus redes sociales, cómo hablas de las demás personas, qué ropa usas, cómo conduces tu auto, cómo usas el transporte público… absolutamente cada acción tiene un impacto (positivo y/o negativo). A mayor consciencia de esos impactos, mayor conexión podrás generar con las personas que están a tu alrededor, tendrás más noticia de sus emociones, de sus necesidades, de sus gestos, de sus reacciones y poco a poco empiezas a convertirte en un elemento amable, confiable e inspirador de ese sistema.

Hagamos un pequeño ejercicio que, al mismo tiempo, te servirá como ejemplo de la consciencia sistémica. Entra a tu perfil de Facebook y observa qué has compartido con tus contactos a lo largo del día. Ahora pregúntate: ¿Qué emociones podrán disparar estos contenidos en las personas que los ven? ¿Qué pasaría si lo que compartes se vuelve viral (si aún no lo es)? ¿Qué dice esa publicación sobre ti? ¡Créeme, cada cosa que publicas, envía un mensaje sobre qué tipo de persona eres. ¿Has hecho algún juicio de valor de otra persona basándote en lo que publica en las redes sociales? ¡Seguro que sí! Pues hay una ley de la comunicación humana  y es: es imposible no comunicar. Por ello, te invito a que siempre que publiques algo en las redes sociales, te hagas estas preguntas.

Efectos de la Consciencia Sistémica.

Confiabilidad. Una persona que está consciente de su impacto permanente, genera una sensación inconsciente en el sistema de ser una persona confiable, que no genera un peligro para ese sistema y que proyecta credibilidad.

Congruencia: La consciencia sistémica tiene otro efecto bastante poderoso: la congruencia, ya que nace una conexión entre lo que haces, lo que dices y lo que piensas, lo cual se transmite en que tu ser es más sólido y coherente.

Conexión emocional inmediata: La consciencia de lo que está pasando con el otro en el instante, hace sentir a tu interlocutor tenido en cuenta, contenido y, además, inconscientemente te proyectas como un lugar un lugar seguro en el que la confidencia y la complicidad se pueden dar sin mayor riesgo.

Sostenibilidad en las relaciones: Si te proyectas como confiable, con una alta credibilidad, coherente y generas conexiones emocionales rápidas, es obvio que tus relaciones serán sanas y tendrán a mantenerse, pues eres capaz de ser asertivo y estratégico al momento de actuar con las personas que te rodean: tu pareja, tus clientes, tu familia.

INCREMENTA TU CONSCIENCIA SISTÉMICA. 

Te invito a practicar los siguientes tips:

  • Haz consciencia de cómo te mueves en tu ciudad. ¿Cuando caminas te das cuenta quién está a tu alrededor, estás obstruyendo el paso donde estás parado o estacionado?
  • Haz algún cambio que tenga un pequeño impacto en tu comunidad: cuida el volumen de tu música en espacios públicos, respeta los pares o las intersecciones al conducir, mira hacia atrás antes de cambiarte de vía, ya sea caminando o en bici, fíjate en los accesorios de una persona y pregúntale por la historia de los mismos, trata a cada persona como si le estuvieras ofreciendo un servicio.
  • Pregúntale a las personas: ¿Si yo fuese una marca, cuál sería mi slogan? (puedes intentar publicándolo en las redes sociales).
  • Comparte este post con las demás personas.

Es un placer siempre estar de vuelta en el blog. Seguiremos leyéndonos. Te deseo un excelente 2016.

Diálogos amigables con la tristeza.

tristeza box

Uno de los grandes retos del ser humano es atravesar por la tristeza. No siempre es fácil porque crecimos pensando que la tristeza es un signo de debilidad, que no deberíamos ponernos tristes por cosas insignificantes. Nuestros padres, con mucho amor y con la firme intención de cuidarnos, nos invitaron a que nos alejáramos de la tristeza. Cuando se nos perdía nuestro juguete favorito o cuando un compañerito de salón nos decía que no quería ser nuestro amigo, nuestros padres nos solían decir cosas como: “No le pongas atención” o “No te pongas así por eso” y una más compleja aún: “No llores que te ves horrible llorando”.

Con lecciones permanentes como estás, provenientes del miedo de nuestros padres a vernos frustrados, crecimos pensando con una sola idea: LA TRISTEZA ES MALA. Pues bien, esa es la razón por la que cuando estramos tristes, además de la tristeza experimentamos un doble ciclo de tristeza que está combinado con la ira. Estamos tristes por estar tristes y nos maltratamos diciéndonos: “yo no debería estar triste por eso”.

Como siempre, en este espacio lo que buscamos es reinventarnos. Uno de los pasos para la reinvención es abrir nuestras mentes y relacionarnos con los conceptos que tenemos insertados en nuestra mente y REACOMODAR nuestras creencias.

La creencia que te quiero proponer el día de hoy, frente a la tristeza, es que LA TRISTEZA ES UNA HERRAMIENTA DE REFLEXIÓN Y CONVERSACIÓN CON NOSOTROS MISMOS. Cuando estamos tristes nuestro sistema de encarga de enviar la mayor parte de la circulación sanguínea a nuestro cerebro, ocasionando que nuestro cuerpo se sienta sin energía y sin ganas de hacer muchas cosas. Esa es la razón por la que, en términos biológicos tenemos una sensación de malestar.

Cuando estamos tristes, además de la disminución de la actividad corporal, se incrementa la actividad cognitiva, es decir, pensamos más, a veces, mucho más de la cuenta. Las personas que escriben diarios, frecuentemente comparten que cuando están tristes, las entradas a su diario son mucho más grandes y largas que cuando la escritura es acompañada emociones de bienestar. La tristeza, es la emoción que más nos conecta con nuestros diálogos internos.

El post de hoy es una invitación que converses con tu tristeza. Ella tiene cosas para decirte. No la evites. En ocasiones nos encontramos con  situaciones que nos disparan sensaciones de malestar, tristeza y frustración. Solemos callarlas, bien porque tenemos vergüenza de confesar que estamos tristes o bien porque no queremos causar conflictos en nuestros sistema.

Seguramente te estarás preguntando cuál es la estrategia para manejar esta emoción de malestar y usarla a nuestro favor, por ello te propongo varias estrategias que te ayudarán tener conversaciones amigables con la tristeza.

  • Escribe, escribe y escribe. Usualmente, cuando estamos tristes, tendemos a pensar muchas cosas y, en ocasiones, tomamos decisiones muy importantes. Ejemplo, cuando el médico le dice a un paciente que si no controla el azúcar pronto podría estar iniciando una diabetes de difícil manejo, la persona se siente triste y toma la decisión de controlar su forma de comer. Mientras la tristeza y el miedo estén intensos, la persona controlará su comida, poco a poco, con los días (a veces horas) la persona irá perdiendo esa idea y volverá a su hábitos. O cuando una persona es maltratada en su relación de pareja, se dice a sí misma: “no volveré a esa relación autodestructiva”. Su tristeza la mantendrá lejos, pero cuando esta pase, esas ideas se desvancen. La idea del diario es que escribas esas ideas positivas y decisiones sanas que provienen de la tristeza (pues también habrá ideas y decisiones no tan sanas). La relectura de lo que escribimos cuando estamos tristes, es altamente poderosa.
  • Ten una conversación con la tristeza. Puedes hacer un ejercicio imaginativo en el que dialogas con la tristeza y le haces preguntas guía, como: ¿Por qué estás acá hoy? ¿Qué me quieres decir hoy? ¿Qué utilidad tiene que vengas hoy acá?
  • Verbalízalo. Las palabras “estoy triste” son importantes, es clave sacar la tristeza de nuestro sistema, comentarlo con alguien de confianza (independiente de que te conteste, simplemente sácalo).
  • Busca un coach o un terapeuta. Estos personajes son excelentes guías para atravesar por la tristeza de manera amigable. Así podrás encontrar buenos elementos de introspección y autoconocimiento.

Todas nuestras emociones tienen utilidad. Así que es importante que no te alejes de ellas, de lo contrario ellas encontrarán otras vías para expresarse, como la enfermedad la irritabilidad y otras. Usar las emociones para lo que son, es una excelente estrategia para evitar malestares aún más fuertes.

INTENSAMENTE (Inside Out) ¡Una guía de inteligencia emocional y transformación!

Intensamente

Si eres un lector de este blog y del trabajo de Dr. Phyloel, no se te hará para nada extraño que este post haya nacido. Como un ser apasionado por el mundo de las emociones y de la psicología, no puedo dejar pasar la oportunidad de escribir mis impresiones sobre esta película y, claro, una que otra interpretación interesante que, a pesar de ser mi mera opinión basada en mi modelo de mundo, la pongo a tu servicio en caso de que te pueda ser de utilidad, como ya ha sido en varios de mis procesos de coaching y psicoterapia. Estoy seguro además, que no será el único artículo de este estilo escrito sobre la película.

La película a la que me refiero es la más reciente producción de Pixar Animation Studios en asocio con Walt Disney que en inglés es titulada como INSIDE OUT, en latinoamérica como INTENSAMENTE y en España como DEL-REVÉS. Que narra la historia de Riley una niña de 11 años (preadolescente) que se enfrenta a un cambio significativo en su vida, ya que su familia decide mudarse de Minnesota a San Francisco, lo que implica que Riley deje atrás a su mejor amiga, sus pasatiempos, su escuela y su cotidianidad en la antigua ciudad y se enfrente al cambio y la adaptación. En su mente habitan 5 personajes principales: Alegría, Tristeza, Ira, Desagrado y Temor. Quienes a medida que avanza la película van ejerciendo ciertas influencias en el comportamiento y emociones de Riley.

ATENCIÓN, A PARTIR DE ESTE MOMENTO EMPIEZA UNA ZONA DE SPOILERS. SI NO HAS VISTO LA CINTA, PUEDES ENCONTRARTE CON MUCHA INFORMACIÓN QUE SERÁ REVELADA. ¡TU DECIDES! 

En primer lugar, me gustaría empezar por el nombre de la película. Creo que las traducciones son afortunadas, aunque pueden sesgar nuestra experiencia. Por ejemplo, para los espectadores españoles, Del-Revés, nos puede dar una impresión diferente a la de una INTENSA-MENTE. En portugués, por ejemplo, el título se traduce al español como Mente-Divertida y en francés el título traduce algo así como Viceversa. Lo que me plantea una primera pregunta y es ¿realmente qué significa Inside Out?

La expresión Inside Out puede entenderse de dos formas: una de ellas es cuando tomas una camiseta y la volteas, quiere decir que la volteas de revés, y ves su otra cara, lo cual me parece interesante en términos de interpretación de la película, es como si el título nos invitara a mirar la cara interna de nuestra mente. Hay una segunda interpretación del idiom Inside Out y es el que está relacionado con un alto conocimiento de algo, es el equivalente al español de cuando decimos: “Raúl conoce esta ciudad al derecho y al revés”.

Personalmente me siento más cercano a esa traducción. Mi sensación personal con la película fue un intento de conocer nuestra mente al derecho y al revés. Claro, esto no es del todo posible, sin embargo considero que es un excelente comienzo y que se puede explotar mucho más esta metáfora sobre los “personajes de nuestra mente”. Tengo la expectativa de que sigan con la historia de Riley y su adolescencia.

Ahora bien, la película ofrece una infinidad de metáforas altamente poderosas en torno a nuestra vida emocional, a la relación entre las emociones y la memoria, los sueños y muchos otros temas alternos que pueden ir apareciendo dependiendo de los ojos del espectador. Quiero con este post, plasmar aquellos elementos que causaron una gran impresión en mi y que considero serán importantes para incluir en nuestro repertorio de creencias sobre nuestra propia psicología. 

LA UTILIDAD DE LAS EMOCIONES Y SUS EXPRESIONES CORPORALES. 

En el pasado, en los diálogos sobre las emociones, habíamos tocado este tema. Aunque creo que la película, nos muestra con gran claridad la función que tienen nuestras emociones plasmadas en estos personajes. A continuación las utilidades de las emociones y como fueron plasmadas en la película. Además de ello, me parece altamente poderoso que si observamos la corporalidad de cada uno de los personajes, podemos hacer consciencia de cómo nuestro cuerpo responde frente a cada emoción. Una herramienta que te pueda ayudar mucho para darte cuenta de qué emoción estás experimentando y, al mismo tiempo, ayudarte a cambiar de estado emocional.

Ira: La utilidad de la ira, en esencia es la defensa y el ataque. En la película, esto se muestra de una manera magistral, mostrándonos cómo Ira, reaccionaba cuando se enfrentaba a los ataques de otros o cuando las expectativas no eran acorde a lo planeado. En esencia, la ira nos acompaña cuando nos sentimos atacados y, por lo tanto, nos defendemos de ese ataque como es normal. Usualmente lo hacemos a través de la agresión, como cuando Ira quema la ventana en el momento en que se siente atacado. Muchas veces la ira nos motiva a la acción con el fin de lograr ese estado deseado que teníamos antes del ataque; razón por la que la Ira esa quien lidera el escape de Riley nuevamente hacia Minnesota. La expresión emocional de la ira está caracterizada por una mirada aguda, una voz gruesa y ronca, cuello ancho y hombros arriba, así como movimientos rígidos y poco fluidos. Literalmente una postura no verbal de ataque, preparado para la lucha cuerpo a cuerpo. 

Alegría: La alegría es una de las emociones más útiles en términos prácticos, pues nos mantiene en un estado de bienestar que potencia nuestras habilidades de comunicación, de acción, de aprendizaje y nos llena de recursos para actuar en el ambiente. La sombra de la película y como se muestra en ella, es que muchas veces, una sobredosis de euforia y felicidad puede callar nuestras demás emociones, rechazarlas y querer silenciarlas. En la película Alegría se caracterizó por evitar a toda costa de que Riley experimentara frustración y dolor, lo cual hizo que Tristeza estuviese totalmente aislada del grupo e incluso llegara a sentirse inútil. El lenguaje no verbal de alegría es de una mirada enfocada y tranquila, una sonrisa de oreja a oreja, movimientos fluidos y eficaces, tono de voz mediano y volumen alto de la misma. Un lenguaje no verbal de recursos y vínculo. 

Temor: La película claramente nos muestra como temor es un personaje bastante útil, quien tiene una gran misión: ¡Estar alerta! Ser precavido, calcular los riesgos y orientar la acción. Cuando temor subía la intensidad, se convertía en el rector de la conducta y muchas veces terminaba bloqueando la acción o provocando la huida. Creo que el momento cumbre donde se vio con más fuerza esto es cuando Riley, en una de las escenas finales de la película saluda a un chico quien al interior de su mente está dominado por la alerta de “atención, chica a la vista” y el exceso de temor bloqueó su respuesta y, literalmente, no dijo nada. (muchos de los que estamos en el camino de la seducción, nos encontramos identificados con esta escena). El lenguaje no verbal de temor es bastante llamativo: mirada con ojos bien abiertos, movimientos rápidos y cuidadosos, voz aguda. Una conducta corporal típica de los estados de alerta.  

Desagrado: En la película, desagrado se muestra como un personaje que cumple una misión: bloquear la entrada de lo desagradable y agradar. Sus momentos protagónicos de la película son cuando se le ofrecen ciertos alimentos poco agradables a Riley; el instante en que la niña entra a su nueva habitación y ve un panorama poco alentador, sin embargo colabora con Alegría en la decoración imaginaria de la habitación. Finalmente, otro momento protagónico de la película para desagrado, es el momento en que se concentra en adaptarse en el nuevo grupo social en la escuela. Personalmente, interpreto al desagrado como una variación del temor, que tiene como función generar alerta y protección de aquellos elementos que amenazan con proporcionar malestar emocional. La expresión corporal de desagrado se caracteriza por una mirada evasiva, un gesto en la boca torcido como de no querer recibir, movimientos poco fluidos y con los brazos más pegados al cuerpo. Un lenguaje no verbal cerrado, caracterizado por el bloqueo de la entrada de información de afuera. 

Tristeza: Personalmente cuando aprendí que la función principal de nuestra tristeza es la reflexión y la generación de análisis de las situaciones, sentí un gran alivio y me ayudo mucho a superar varios de mis propios problemas emocionales y relacionales. Hacer consciencia de la utilidad de la tristeza, en esencia, es una de las líneas principales de la película y una de las grandes enseñanzas de la misma. Todas nuestras emociones son altamente útiles y, por ello mismo, cuando las relegamos, las callamos o las enterramos, el caos empieza aparecer en nuestra vida. Considero que uno de los subtextos de esta película es una crítica al temor que tenemos hoy en día a frustrarnos y la gran enseñanza es que la frustración genera aprendizajes, nuevas vías de comunicación y expresión, además de una conexión fuerte con los contenidos presentes en nuestro funcionamiento cerebral y cognitivo. La tristeza tiene una voz de tono grave, de volumen bajo, movimientos lentos y poco energéticos, poca disposición para la acción, sin embargo con mucho diálogo y referencias analíticas a las situaciones. Considero que fue un excelente toque que el personaje tuviese gafas, pues nos invita a ver y analizar detenidamente. 

El equilibrio emocional, como vemos en la película, no consiste en que todo el tiempo estemos en un estado de Alegría poderoso que rebasa todas nuestras experiencias y todos nuestros sentidos. El equilibrio emocional proviene del diálogo entre las emociones, la interacción entre ellas, entendiendo que cada una de ellas cumple funciones específicas y que tiene sus espacios sanos de expresión.

El mejor ejemplo de lo anterior es la escena de la discusión familiar en casa. La mayoría de las personas hemos interpretado que quien manda en la cabeza de mamá es la tristeza y que el líder en la cabeza de papá es Ira. Mientras que Riley, quien siempre había estado liderada por la felicidad (como es usual en la primera infancia y la edad escolar, edad en la que se encuentra ella), al encontrarse en un momento de crisis se desconecta de esa emoción líder (Alegría) y de aquella que no se da permiso de sentir (tristeza). En la crisis, como suele pasar, estamos dominados por la ira, el desagrado y el miedo. Esta escena deja claridad, creo yo, que no es que la emoción principal en la mamá de Riley sea la tristeza todo el tiempo, sino que, en ese instante, quizá si lo fue, pues era la emoción más útil en el diálogo, de otro lado, papá se conectó con su ira de no saber manejar la situación y “puso las cosas en orden”.

LOS PENSAMIENTOS NÚCLEO E ISLAS DE PERSONALIDAD. LA RELACIÓN ENTRE LA MEMORIA Y LA EMOCIÓN. 

inside-out-personality-islands

Uno de los elementos fundamentales de la historia es la existencia de las “islas de personalidad”, cada una de ellas creadas en la mente a partir de un recuerdo específico de la historia de Riley, estas memorias se convertían en un “pensamiento núcleo”, cada uno de esos pensamientos sustenta la supervivencia de cada isla. En el caso de Riley, las islas eran: Familia, Amistad, Hockey y Bobadas. Cada una con una memoria correspondiente a la que le debía su origen.

Mi interpretación de esta metáfora es que cada uno de nosotros tiene memorias y emociones nucleares que van creando nuestra identidad y que la película tiene una hermosa intención de mostrarnos en la parte inicial que debemos hacer un esfuerzo poderoso por mantener vivas nuestras islas, tal cual son. Precisamente esa era la misión de Alegría en el momento en que los pensamientos núcleos se desconectan del “centro de control” y la alegría y la tristeza se quedan fuera del mismo, perdidas en la memoria a largo plazo. A medida que avanza la película las islas se derrumban una tras otra. Esto me hizo recordar a mis consultantes y y hacer consciencia de que en la CRISIS nuestros pensamientos, emociones y creencias núcleo se sacuden, se debilitan o se destruyen. Al mismo tiempo pensé en cómo nuestras emociones, en esencia están sustentadas en nuestras experiencias pasadas, generando que valoremos las nuevas experiencias teniendo como base nuestros “pensamientos centrales”. Para mí, Islas de Personalidad = Creencias.

La magia de la película se hace aún más fuerte en mi experiencia al verla cuando concluyo y aprendo que LOS MOMENTOS DE CRISIS SON GRANDES OPORTUNIDADES PARA REESCRIBIR NUESTRAS CREENCIAS. Las islas se destruyeron porque el momento de crisis las pone a prueba. Al ver que los recursos de las islas no son suficientes para hacer frente a la situación crítica, generan un desastre en el centro de control, y sólo el trabajo en equipo y el equilibrio logrado por las emociones en el centro de control hizo posible la reinvención de islas aún más llenas de recursos, más poderosas y más sólidas; así como más nutridas emocionalmente con los diferentes colores aportados por cada uno de los integrantes del centro de control. 

En conclusión, esta es una historia de REINVENCIÓN CONSTANTE nuestras experiencias vitales, especialmente aquellas altamente exigentes, como la crisis, son oportunidades de transformación y obtención de nuevos y más poderosos recursos. 

¿QUIERE DECIR QUE ESTAMOS SIENDO DOMINADOS POR NUESTRAS EMOCIONES CONSTANTEMENTE?

Cuando salimos de la película, una primera sensación que puede quedar en nosotros es que somos víctimas de lo que nuestras emociones hacen con nosotros. Sin embargo, al observar detenidamente puedes notar, o al menos eso me pasó a mí, que las conductas de Riley no son la traducción de lo que pasa dentro de su cabeza, sino que es una interacción constante entre lo que está pasando en el exterior y cómo sus pensamientos núcleo (islas) valoran la situación y hacen que las emociones reaccionen. Literalmente, las situaciones del afuera provocan que nuestras emociones “aprieten ciertos botones”.

En la vida cotidiana solemos decir con frecuencia que estamos dominados por las emociones. Sin embargo, como sucedió con Riley, hacer consciencia de las emociones y la utilidad de las mismas, logró un equilibrio emocional y un bienestar. Creo que todo lo que pasa en el centro de control está determinado por los niveles de conciencia de las emociones que hacía Riley. Por ello, creo que un poderoso aprendizaje es el de hacer participes a todas nuestras emociones con sus diferentes utilidades, en el centro de control y que la crisis no esté dominada únicamente por la ira, el miedo y el desagrado.

Podría seguir hablando de muchos más aprendizajes de la película y explicaciones que desde la psicología podemos ofrecer a la metáfora. Sin embargo, quería simplemente ofrecer mis aprendizajes más inmediatos.

¿Qué aprendizajes te generó la película? ¿Qué decides luego de verla? ¿Qué preguntas poderosas aparecieron en tu mente gracias a esta hermosa metáfora?.

Nos vemos pronto… gracias por pasar por acá. ¡Comparte si te parece valioso!

¡Si hay con quién! El reto de la búsqueda de pareja.

confused-girl

Silvia es una mujer que tiene grandes dificultades para relacionarse luego de haber vivido varias relaciones de pareja poco sanas. En sus relaciones pasadas se había encontrado con hombres que tenían dos características específicas: mentirosos y temerosos del compromiso. Silvia tiene una queja constante al enfrentarse nuevamente al juego de la seducción, a la aventura de conocer a nuevas personas, constantemente repite: “¡No hay con quién! todos son unos mentirosos y no quieren compromiso!

Por otro lado, a mi consulta llegan muchos hombres que refieren querer encontrar su pareja ideal, una mujer con quién comprometerse y tener una relación estable. Buscar esa mujer que los acompañe al futuro. Curiosamente este tipo de sujetos los hay por montones y están buscando pareja, sin embargo muchos de ellos dicen: “¡No hay con quién! Todas se fijan en hombres mentirosos que no quieren compromiso!” 

Esta es una constante paradoja, las mujeres se enfrentan a la aventura de la búsqueda de pareja pensando que no hay con quién, igual que los hombres. Al mismo tiempo, curiosamente, se sienten atraídos y atraídas por esos personajes con los que no les gustaría estar. Es bastante curioso. En alguna de mis consultas le preguntaba a un hombre: “¿Cómo te gustan las mujeres?” el me contesta: “me gustan las mujeres bonitas que tienen buenos cuerpos y que se vistan acorde a esos buenos cuerpos” le pregunté de nuevo “¿Y qué piensas de este tipo de mujeres?” a lo que responde: “creo que son mujeres creídas, que lo miran a uno por encima del hombro, como que uno no les interesa a ellas y ellas no quieren nada conmigo”. Curiosamente, sólo hasta que se lo hice notar, mi consultante no se había dado cuenta de todo lo malo que pensaba de esas mujeres que le gustaban. Es decir, gustaba de cierto tipo de mujeres las cuales, al mismo tiempo criticaba. Cuando descubrimos esta incongruencia a través de esta conversación, empezó a hacer consciencia de una buena cantidad de mujeres que lo rodeaban en su cotidianidad, las cuales coincidían con las características físicas y personales coherentes con sus deseos.

En el caso de Silvia, pasó algo similar: a su alrededor había un montón de sujetos que no eran mentirosos y que si querían compromiso, incluso, muchos de ellos ya habían intentado conquistarla y ella simplemente no los había visto.

Tanto en el caso de Silvia como de mi consultante hombre: David, el fenómeno por el que atravesaban, era por una ceguera afectiva provocada por sus creencias sobre el otro género. Al instalar en sus sistemas de creencias la idea de que los hombres o las mujeres son de un modo determinado, inconscientemente sólo sentían atracción hacia esas personas. En otras palabras, el concepto “hombre” o “mujer” estaba asociado en su inconsciente con esas características negativas, por ello automáticamente sólo creían que cierto tipo de hombres o mujeres eran atractivas, cerrando la posibilidad de atracción hacia personalidades más acordes a sus deseos.

A medida que fueron limpiando sus creencias y conociendo sus prejuicios, su percepción del mundo empezó a limpiarse y los prejuicios acerca de la cultura de la seducción, empezaron a conocer personas más honestas y comprometidas y, como consecuencia a sentirse atraídos hacia personas que coincidían con sus parejas ideales.

En nuestra última sesión, Silvia me dice: ¡Sí hay con quién!

El pesimista disfrazado de optimista. Reescribiendo el Verdadero Optimismo.

Businessman holding lightning in fist. Power and control

Constantemente escuchamos la palabra “optimismo”. Es una palabra que se ha vuelto, junto con el positivismo y la autoestima, en las palabras más trilladas y menos comprendidas de la psicología del desarrollo humano y el mejoramiento personal.

Ya estamos cansados de escuchar frases como:

  • “Tenemos que ser optimistas”
  • “Sé optimista que todo saldrá bien”
  • “Es mejor ser optimista que pesimista”
  • “Si eres optimista las cosas te irán mejor”

Poco a poco se ha ido convirtiendo en una palabra vacía, sin sentido e incluso hasta usada constantemente. En términos generales un optimista es un verdadero experto en esperar lo mejor de cada situación o de ver el “lado bueno de las cosas”. Esta mirada, que nos enseñaron poco a poco nuestros padres, maestros y hasta jefes, es una mirada peligrosa, encierra un peligro y es que podemos volvernos unos expertos en cruzar los dedos y decir: “yo soy optimista, yo confío en que todo saldrá bien”.

Existe otro peligro, además: usar el pesimismo como un disfraz para el pesimismo. El pesimista no espera nada bueno, de nada, es un manojo de nervios y, así mismo, tiene una gran actitud de evitar la acción por temor a que las cosas malas que cree que van a pasar le pasen. He tenido la oportunidad de vivir como un pesimista disfrazado de optimista. En algún momento de mi vida creía que ser optimista era precisamente eso: creer que todo saldría bien y cruzar los dedos; poca acción y mucha esperanza. Con el tiempo me di cuenta de que mi optimismo no era más que una defensa contra mi miedo al fracaso. Era un pesimista disfrazado de optimista y le tenía temor a la acción, pues inconscientemente quería evitar el dolor y el fracaso.

Al darme cuenta de eso, decidí dejar de usar esa palabra, me parecía una palabra vacía, sin sentido y altamente peligrosa. Sin embargo, hace unos días, en una conversación en la que discutíamos una afirmación que llegó a mis manos que decía: “tengo pensamientos de optimismo”, le compartía la afirmación a mi interlocutor y le decía: “ten un día óptimo”.

Sentí como si mi mente hiciera un click. Uno de esos momentos en los que se abren tus ojos, respiras como conteniendo el aliento, como si miraras para adentro y sintieras que tienes una idea para compartir, una nueva forma de ver.

Me fui al diccionario y busqué el significado de la palabra “óptimo” en el diccionario y encontré varias definiciones, las cuales se concentraban en una sola cosa: algo óptimo es algo bueno que no puede ser mejor, es decir, en las mejores condiciones posibles. Decidí entonces reescribir mi creencia sobre el optimismo.

El optimismo es una actitud constante de actuar en las mejores condiciones posibles. 

Dicho de otro modo, el optimismo es un tema de acción, de siempre hacer el mejor esfuerzo, de actuar en condiciones óptimas. Lejos de ser una actitud de simplemente cruzar los dedos para esperar que vengan las cosas buenas, o de verle el lado amable de las cosas, es una decisión de actuar en condiciones óptimas para lograr esas cosas buenas y construir el lado amable de la realidad.

¿Y tu eres un optimista, o un pesimista disfrazado de optimista?

Hancock y Mary: La metáfora de las relaciones destructivas.

Hancock

 

Como gran aficionado a todo el contenido relacionado con los personajes salidos de las páginas de las cómics, también disfruto mucho de las adaptaciones al cine que se hacen de las mismas. Hace un tiempo, no mucho, elegí creer que toda historia tiene el poder de generar reflexión, conocimiento, insights y transformación. Algo que me gusta mucho de las metáforas es que se relacionan con nosotros desde nuestro propio modelo de mundo, no hay directividad, no hay sugestión de la metáfora para que hagamos reflexiones que no están relacionadas con nuestra esencia. ¡Y eso me encanta!

Hay una película hacia la cual guardo especial cariño: Hancock, la adaptación al cine del cómic de Hancock, un personaje que se caracteriza por ser un héroe poco convencional, pues tiene problemas de manejo de su ira, su fuerza y una gran adicción al alcohol. El cariño hacia esta película radica en que tiene varias metáforas interesantes sobre el tema de la inteligencia emocional y, además es protagonizada por Will Smith, quien es uno de mis modelos a seguir.

Cuando nos enfrentamos a una historia, nuestros interés, gustos y creencias se relacionan con ella y empezamos a encontrar sentidos y significados relevantes para nuestra vida. En mi caso, al tener un gran interés sobre el tema de las relaciones humanas, me llamó la atención el énfasis en las relaciones interpersonales que al inicio de la película se hace a través del personaje de Ray, un relacionista público quien se convierte en coach de Hancock para construir una marca de un héroe más amable, empático y cercano a las personas y sus “equipos de trabajo” como los policías, bomberos, entre otros. El poder de las relaciones interpersonales se convirtió en otro de los grandes súperpoderes de Hancock.

Quizá estás pensando que la metáfora no es tan escondida, que ese es precisamente el argumento de la película y que eso no tiene nada de extraño, que no tenemos que ser expertos en relaciones o apasionados para darnos cuenta de ellos. Y tienes razón, la película nos deja claro que las relaciones interpersonales pueden ser incluso más relevantes y poderosas que las habilidades sobre humanas en el camino del héroe y lo hace de una manera bastante claro.

Hay otro interesante elemento de la película, las atracciones autodestructivas. Esas relaciones que creemos que están destinadas a mantener a como de lugar, esa persona que queremos que esté a nuestro lado todo el tiempo y que nos sentimos como si la vida nos llevara a él o ella casi que por magia. En la película, Hancock, luego de no tener recuerdo de lo que había pasado con su vida antes de un accidente que tuvo hace 80 años, se encuentra con una persona que tiene sus mismos poderes. Curiosamente esta persona resulta ser Mary, la esposa de Ray, quien al mismo tiempo fue la pareja de Hancock por siglos. El destino siempre los juntaba de nuevo, sin embargo, cada vez que se encontraban, al poco tiempo, Hancock y Mary empezaban a perder sus poderes y volverse vulnerables. Sus relación, en realidad, era una relación tóxica, que los debilitaba a ambos poniéndolos en verdadero peligro de muerte. En una de las escenas finales de la película, Mary y Hancock de encuentran heridos y la única forma en que pueden sanar es alejándose el uno del otro. Así que Hancock se retira y a medida que se aleja de Mary sus poderes van regresando, logrando hacer saltos cada vez más grandes y, al final, realmente puede volar tranquilamente.

¿Qué relaciones te están robando tus súper poderes?

¿Qué aprendes?

¿Qué decides?

Te invito a que pienses en estas preguntas y a que compartas este post.

Nos leemos.

Aceptamos el amor que creemos merecer.

Ventajas de ser invisible

 

Hay varias preguntas que vienen con mucha frecuencia a mi correo electrónico y a mi consultorio que tienen que ver con la calidad de las personas que llegan a nuestra vida.

“¿Por qué me sigo relacionando con este tipo de personas?”

“¿Por qué una buena persona se da permiso de estar con una persona no tan buena?”

“¿Por qué algunas personas se siguen aguantando en relaciones poco saludables?”

Bien, la verdad hay muchas formas de responder a esas preguntas desde la psicología haciendo alusión a patrones relacionales, creencias limitantes, mitos sobre el amor, autoestima, etc… Hace unos días me encontré una frase que creo que me puede ayudar a responder a esas preguntas desde esas ideas de la psicología y con un lenguaje un poco más digerible. A la final, también con el objetivo de generar una pregunta en tu vida, una reflexión que te invite a la acción y a la transformación.

La frase es de la película: Las ventajas de ser invisible, basada en el libro con el mismo nombre del autor Stephen Chbosky. En una escena, el protagonista de este drama juvenil le pregunta a su profesor de literatura, un profesor a quien admira profundamente y por quién siente un gran afecto, por qué hay personas buenas personas que se hacen pareja de personas que no las valoran y en esencia no son tan buenas personas. La respuesta del profesor fue:

“Aceptamos el amor que creemos merecer”.

Ahora quiero convertirla en una frase que valga la pena escuchar o decir. Muchas veces pensamos que atraemos a nuestra vida personas por casualidad, que las personas que están a nuestro alrededor: amigos, parejas, compañeros de trabajo con quienes nos hacemos cercanos, han llegado a nuestra cotidianidad por simple efecto del azar. Bien, yo no creo así, considero que las personas con las que hacemos química y generamos empatía se quedan en nuestras vidas porque inconscientemente las elegimos para quedarse ahí.

La forma en que elegimos inconscientemente es a través de nuestras creencias. Lo que creemos sobre la vida, las personas, el amor, el dinero, etc, influye en las decisiones que tomamos y en esas cosas que permitimos que pasen en nuestra vida.

Hoy me quiero concentrar específicamente en lo relacionado con la atracción y, sobre todo, con esas parejas que aceptamos en nuestra vida. Este post además es un RETO DE ENTENDIMIENTO pues te hará caer en cuenta quizá de cosas que no te gustan, de ideas que te costará trabajo aceptar al comienzo. Será un reto y un llamado al cambio sobre las creencias que tienes sobre ti mismo/a.

El tipo de persona que tienes a tu lado y el tipo de amor que te ofrece, está estrictamente relacionado con las creencias que tienes sobre el amor que crees merecer. Dicho de una forma más cruda: si tienes una relación de pareja poco sana, recibiendo poco afecto y poca atención, es porque tu amor propio llega hasta ahí, y crees merecer poca cosa. Así es, constantemente nos pasa, tenemos un problema con lo que creemos que merecemos. Eres una persona realmente valiosa y por ello mereces amor valioso, cuando tu pareja no te lo proporciona y lo permites, es una traducción de tu amor propio.

Esta frase para mi es realmente poderosa porque nos permite conectarnos con el amor que nos tenemos y, a mayor amor propio, mayor sanidad en las creencias que tenemos sobre nosotros mismos, mayores posibilidades de hacer que nuestro inconsciente elija de una forma más sana.

Es por esto que quiero que te conectes con esta idea: todas esas parejas desastrosas que he atraído a mi vida, provienen de que inconscientemente creía merecer poco. Si quieres atraer personas que realmente valgan la pena, primero tienes tu que empezar a tratarte como alguien que vale la pena. Trabaja en tu amor propio, transforma tus creencias, conéctate con tus emociones y la forma en que las manejas, a medida que avanzas en tu proceso de transformación te irás dando cuenta de que las personas a tu alrededor son personas coherentes con esa transformación.

Tu atractivo se incrementará a medida que tu amor propio lo hace.

El sexo y sus preguntas. (Audio)

Hace unos días tuve el privilegio de ser invitado a participar en la emisora Vibra Bogotá, para responder las dudas de los oyentes acerca de los problemas más comunes bajo las sábanas y una que otra pregunta un poco descabellada. ¡Espero lo disfruten y les sea útil!

parejas-problemas

¿Y tú, qué preguntas tienes sobre sexualidad?

Siéntete libre de arrojarlas acá o al correo drphyloel@gmail.com