¡Coco! Familia, memorias, secretos y mandatos de amor y miedo.

¡Hola! Es para mi un placer volver, luego de resolver varios problemas técnicos con mi sitio, hoy, después de casi un año, puedo volver a publicar. Tengo muchas reflexiones, pensamientos e ideas represadas en mi mente y mis notas para compartir con todos ustedes. Siempre gracias por mantener ese blog vivo a través de su re-lectura y de compartir los diferentes artículos y comentarlos cuando los encuentran en sus diferentes búsquedas.

Cómo saben, soy un gran admirador del cine y de todo el proceso creativo que hay detrás de una historia. Sobre todo cuando es una película tan completa, a mi juicio como la última entrega de Disney y Pixar: Coco.

Ahora bien, este no es un blog de análisis cinematográfico, así que no me centraré en contarte qué tan buena me pareció la película, su animación, su historia, su música o todo su contenido artístico en general. Mi intención es aprovechar la narrativa de la misma para que volteemos la mirada hacia ciertos aspectos de nuestra propia cotidianidad y vida. Claro está, no es más que mi interpretación de la metáfora y simplemente la pongo aquí a tu disposición con el ánimo de que algo resuene en tu interior y tu cotidianidad se llene de más recursos y reflexiones.

A PARTIR DE ESTE MOMENTO, SI NO HAS VISTO LA PELÍCULA, TE ADVIERTO QUE ESTE ES UN POST LLENO DE DETALLES Y SPOILERS DE LA PELÍCULA, ASÍ QUE CONTINUAR LEYENDO ES TU RESPONSABILIDAD.

Coco es la historia de Miguel… Bueno, en realidad, es la historia de 5 generaciones de la familia Rivera, una familia de varias generaciones de Zapateros. La historia de esta Familia inicia con Imelda, su esposo y si hijita Coco (abreviatura de Socorro en México). Imelda y su esposo se casaron, fueron unidos por el baile y la música, tuvieron a su pequeña hija Coco. A medida que el padre de Coco fue explorando con la música, decidió irse a probar suerte con la música a otros lugares y nunca regresó. El dolor de Imelda por la partida de su esposo era tan grande que sintió que la música era una maldición para ella y su familia. Así que, sin más, decretó desde ese entonces la prohibición de la música en en su vida y en la vida de su hijita Coco.

Sin la cercanía de la música en su vida Imelda decide enfocarse en hacer zapatos, convirtiendo a la familia Rivera en una potencia en Santa Cecilia, con grandes diseños y clientes reconocidos. Los hermanos de Imelda y las generaciones venideras, 5 para ser exactas, se movieron por este MANDATO FAMILIAR: la música está prohibida en esta familia.

En la adaptación literaria de la película, la autora Diana López, nos cuenta cómo Coco, la pequeña niña hija de este músico que abandona a su familia, es la primera generación que recibe este mandato. A pesar de que le encanta bailar e incluso bailaba a escondidas y hasta conoció su esposo Julio por medio de bailes escondidos, tuvo que irse olvidando de la música poco a poco y enfocarse en el negocio familiar y hacerse cargo de sus hijas Elena y Victoria. Imelda y sus hermanos decidieron dejar de hacer zapatos para las compañías de baile de Santa Cecilia.

Además del mandato familiar de la prohibición de la música, Coco recibió otro mandato muy importante: NO OLVIDES LO MUCHO QUE TU FAMILIA TE AMA. Un mandato bastante amoroso que también se hace fuerte a lo largo de las generaciones de la familia Rivera.

Así las cosas, en resumen, tenemos una mujer que es abandonada por su esposo quien decide la música sobre su familia. Esta mujer prohibe la música y realza a la unión familiar al rededor de los zapatos. Coco, la pequeña hija, poco a poco va asumiendo los mandatos y adquiere una lealtad hacia su madre y hacia su familia. ¡Y claro, también hacia sus hijas, nietos y bisnietos!.

¡Y acá entra Miguel! El protagonista de la película. Un niño de 12 años quien, al igual que todos los integrantes de la familia Rivera, tiene una lealtad muy grande hacia su familia y casi que su destino escrito como Zapatero de Santa Cecilia. Sin embargo Miguel en secreto ama la música y, como su bisabuela Coco, en quién confía ciegamente y tiene una conexión muy grande, se esconde para disfrutar de ella.

La vigilante de los mandatos en la actualidad es Mamá Elena, la abuela de Miguel. Una típica abuela matrona latinoamericana que es el sostén emocional y tradicional de la familia. Elena y Miguel chocan constantemente, así como chocaban Coco e Imelda hace muchos años atrás.

Entre estos choques, Miguel se revela y se dispone a seguir los pasos de su ídolo musical, Ernesto de la Cruz, el músico más famoso de Santa Cecilia, quien con el eslogan de “aprovecha tu momento” inspira a Miguel a dejarse llevar por su pasión hacia la música y revelarse en contra del clan. En su búsqueda de entendimiento por la partida de su Tatarabuelo, el músico que abandonó a su familia, una foto escondida le da a entender que, en realidad, ese músico es Ernesto de la Cruz al reconocer su emblemática guitarra en la foto familiar. Siguiendo el mandato de Lealtad a las tradiciones Familiares, Miguel emocionado le cuenta a sus familiares que Ernesto de la Cruz es su antepasado y que en las venas de la familia Rivera corre sangre musical y que está decidido a presentarse al concurso de talentos.

Estas declaraciones para Mamá Elena fueron como una daga que perforaba los mandatos y las tradiciones familiares. Enfáticamente se niega a reconocer la presencia o la llegada de la música a la familia Rivera y le manifiesta a Miguel que si sigue por ese camino sería olvidado. Y aparece un nuevo mandato en la familia: SI SIGUES POR EL CAMINO DE LA MÚSICA SERÁS OLVIDADO. Entre su indignación por la revolución de Miguel, Elena rompe la guitarra clandestina y artesanal de Miguel, lo que causa que Miguel, siguiendo el mandato de Lealtad hacia la familia, va en búsqueda de la guitarra de Ernesto de la Cruz, que se encontraba exhibida en la tumba del reconocido músico.

Apenas Miguel rasga un acorde con la guitarra, se hace transparente y se mueve rápidamente al mundo de los muertos. Aquellos que se mantienen vivos en la memoria de sus familiares y en los altares de sus casas, siendo honrados en el día de los muertos. Y precisamente, ese día es el día de los muertos. Miguel tiene la oportunidad de encontrarse con sus familiares, RECONOCER sus ancestros y dialogar con ellos. Conoce a mamá Imelda y a sus hermanos, también a su abuelo Julio y su tía Victoria. Al llegar al mundo de los muertos, comprende que si quería volver al mundo de los vivos y no quedarse como un fantasma esquelético para siempre, tiene que recibir la bendición de alguno de sus familiares para regresar.

Rápidamente Imelda le da la bendición y le permite volver al mundo de lo vivos, no sin antes generar la condición de que Miguel no se acercara a la música. Miguel acepta a regañadientes y regresa al mundo de los vivos, se revela nuevamente y toma la guitarra de De la Cruz y nuevamente regresa en un segundo al mundo de los muertos. Los familiares de Miguel, vigilados por Imelda, no le quieren dar la bendición de regresar si no se hace cargo del mandato de CERO MÚSICA. Miguel recuerda que está en el mundo de los muertos y que hay un ancestro que puede darle la bendición a él y a su música: ¡Ernesto de la Cruz!

Emprende la aventura, nuevamente revelándose a los mandatos del clan, incluso en el mundo de los muertos, Miguel va en Búsqueda de Ernesto, encontrándose con su vocación de músico, tocando en escenarios y encontrando un nuevo amigo y maestro: Héctor, un esqueleto que estaba a punto de llegar a su MUERTE FINAL, incluso en el mundo de los muertos puedes desaparecer cuando alguien en el mundo de los vivos no honra tu recuerdo.

Héctor se hace amigo de Miguel porque tiene la intención de que una vez el adolescente regrese al mundo de los vivos, el pueda hacerle llegar a su hija una foto suya para no ser olvidado del todo. Así, este par se mueven como compañeros de aventura en este mundo, evadiendo a la familia de Miguel y en la búsqueda de la vida eterna de Héctor.

Una vez Miguel se encuentra con su ídolo, se revela un secreto: Héctor y De La Cruz, eran compañeros de vida musical. Héctor decide regresar con su familia, pero Ernesto no lo podía soportar, así que lo envenenó y lo mató, quedándose con todas las canciones de Héctor ¡Y con su guitarra! Así es, Héctor es el ancestro de Miguel y estaba desapareciendo del mundo de los muertos porque Coco, su hija, la única de los Rivera que lo recordaba está muy anciana y su recuerdo de Héctor se está desvaneciendo.

La canción más famosa de De La Cruz, RECUÉRDAME. Fue una canción que Héctor le compuso a Coco cuando partió y, al mismo tiempo, fue un MANDATO más que recibió Coco, el de recordar a su padre a lo largo de su vida. Miguel tenía que regresar rápidamente a la tierra de los vivos y reactivar el recuerdo de Héctor en la memoria de Coco. Finalmente, entre muchas aventuras, canciones y divertidos momentos, Miguel logra el objetivo y con ello, reacomoda las creencias familiares de los Rivera en torno a la música y salva a Héctor de la muerte final.

HASTA AQUÍ EL RÁPIDO RESUMEN DE LA PELÍCULA.

Ahora bien, esta película para mí trae varios elementos interesante que vienen a mi reflexión y desde mi quehacer como psicoterapeuta y el acompañamiento a familias y personas que cargan con toda una historia transgeneracional. Y claro, deja hermosos mensajes en torno a las tradiciones, las creencias y las relaciones con nuestra familia. Mi intención con este post es hacer énfasis en estos mensajes y reflexiones y, desde ahí resonar o inspirar a la reflexión en tí. ¡Empecemos!

Mandatos y generaciones

Toda familia carga consigo una historia muy antigua. Incluso hay algunas cosas que cargamos de nuestros ancestros de las que ni siquiera somos conscientes o podemos rastrearlas sólo usando nuestra memoria: conductas, tradiciones, creencias sobre algún tema en particular, personalidades, y un montón de cosas más que vamos heredando tanto genética como comportamentalmente. Incluso algunas miradas proponen que estas cargas las tenemos codificadas en nuestro cuerpo de tal modo que hasta nuestra salud y nuestras enfermedades están codificadas por nuestra historia familiar (no sólo desde lo genético si no también desde lo emocional). Aunque ese es un interesante tema para otro post.

En la película de Coco, es muy interesante ver cómo estos MANDATOS, como le llamaremos a estas cargas transgeneracionales, son bastante fuertes y modelan la conducta de todo el clan familiar de los Rivera. Coco, quien recibe los primeros mandatos, los transmite, ya sea por elección o por cumplimiento (muy probablemente por esta última) y se hace LEAL a estos mandatos. Los mandatos que recibe Coco son:

LA MÚSICA ESTÁ PROHIBIDA

NO OLVIDES LO MUCHO QUE TU FAMILIA TE AMA

¡RECUÉRDAME!

A través de la historia notamos como el mandato de la música es el más ruidoso. Y acá viene un elemento importante cuando queremos rastrear nuestra historia generacional y cuando queremos generar consciencia de lo que queremos que nuestra descendencia reciba codificado hacia el futuro. El mandato de la música prohibida no es una prohibición a la música en sí, es en realidad un Duelo no resuelto por Imelda. Quien en su dolor y con los recursos disponibles que tenía para ese instante elige volcar su energía a la zapatería. La prohibición a la música es, a su vez, la prohibición del recuerdo de Héctor. Coco, recibía el mandato de no recordar a su padre y secretamente tenía el mandato de recordarlo a través de la canción que, a escondidas, le cantaba cuando era una niña.

Generación tras generación, los mandatos que prevalecieron fueron el de olvidar la música y con ello a todos los músicos, así como mantener la familia unida al rededor de los Zapatos.

¿Por qué Zapatos?

La verdad, me llama mucho la atención esta simbología. ¿Por qué Imelda escoge fabricar Zapatos? ¿Por qué no Alebrijes, tamales, adornos de papel picado o cualquier otra cosa como sombreros o ropa? Esto no es más que una especulación mía, sin embargo, teniendo en cuenta la simbología que tienen los zapatos en nuestra mente, es que tienen que ver con tener los pies en la tierra, pegados al piso, cerca de tus raíces y, además. ¡Los zapatos no irán a ningún lado como lo hizo Héctor en su momento! Es una simbología muy interesante y que en la vida de Coco tuvo que ser revaluada cuando la familia Rivera decide dejar de fabricar zapatos bailarines que hacían música. Los zapatos, también hablan de tu caminar por la vida, del camino que eliges y hacia dónde te diriges. Pixar como siempre jugando metafóricamente con nuestro inconsciente. ¡Genios!

Miguel y su rebeldía a los mandatos del clan

Como toda tradición y mandato en una familia o un clan, los mandatos de Imelda debían llegar a la reestructuración, es la naturaleza de la evolución de las familias y la cultura. Todo grupo: pareja, amigos, familias e incluso las organizaciones, traen consigo muchas tradiciones, algunas de ellas muy explícitas y muy claras como las de la música y los zapatos, y otras silenciosas e inconscientes, como la demanda del recuerdo (fundamental en la tradición del día de los muertos en México) y toda una familia aceptando sin chistar algo que creen que TOCA o DEBEN hacer. Estos acuerdos silenciosos son muy poderosos porque permiten que, por un tiempo, la familia se sostenga y, de ese modo, pueda sostener el dolor de Imelda que aún no ha sido elaborado y la familia (hermanos e hijos) la acompaña en esa carga (que era responsabilidad única de Imelda).

A la quinta generación, los acuerdos silenciosos siguen moviéndose, sin embargo ya no son tan útiles y un adolescente, que se encuentra en la etapa de LA REVOLUCIÓN y que se opone a los mandatos del clan, como lo hizo Coco en su momento a través del baile, le exige a esta familia reinventar sus formas, recordar de un modo distinto y admitir la presencia de otros patrones familiares vivos que estaban latentes: como la música. Cada familia se encuentra con un integrante que, cada cierto tiempo, se revela fuertemente contra los mandatos del clan, a través de una profesión diferente, de una enfermedad muy fuerte, de una forma de pensar nueva, etc. Miguel es el punto de quiebre en el Clan Rivera (haciendo lo que Coco intentó con el baile y no pudo) y su labor en este paso generacional fue romper los patrones que venían cargando a la familia de prohibición y tensión.

El secreto y su influencia en las generaciones futuras.

Dentro de las cargas generacionales, están los secretos. De todo tipo. Abandonos o canciones clandestinas y prohibiciones de bailar de las que no se hablaron. Así como también asesinatos como el de Héctor (simbólicos, en el de Imelda: “estás muerto para mi” y reales como el envenenamiento). Abusos sexuales, adopciones de hecho no comentadas, quiebras económicas fuertes, enfermedades mentales, suicidios y muchas otras cosas más, influyen en los comportamientos de las generaciones futuras. En el momento en que Imelda elige ocultar y borrar de la presencia de la familia la cara y el recuerdo de Héctor, genera algunas dinámicas familiares que si bien en su momento fueron suficientes, también dejan vacíos emocionales y carencias como figuras paternas, figuras musicales y duelos no resueltos que se convierten en responsabilidades del clan cuando deberían ser de un sólo individuo.

A veces las familias recurren al secreto para cuidar a la familia. Sin embargo, puede ocurrir lo contrario, que el secreto la dañe aún más. Ahora bien, es importante señalar que cada acto de las familias, es un acto de amor.Los secretos, los mandatos y las prohibiciones tienen siempre la intención de proteger el clan.

Reconocer mis Ancestros.

El poder reconocer y hablar con mis ancestros, me da la posibilidad de reescribir mi historia, de editar y cambiar la forma en que la recuerdo y empezar a hacer un filtro de mis mandatos. Claramente no podemos ir a la tierra de los muertos como lo hizo Miguel y poder desvanecer todos esos recuerdos y aclarar los misterios y romper los mandatos transgeneracionales. (¡Aunque debo decir que me encantaría si esa tierra es como en la película!). Aún así, podemos hacer el ejercicio de rastrear lo que más podamos nuestra historia, conocer un poco más sobre las tradiciones, las costumbres, las formas de amar, los conflictos, las demandas que tenían unas generaciones sobre las otras y, así, poco a poco, ir haciendo un ejercicio de reconocimiento de mi historia generacional y hacer un filtro: renunciar a los mandatos y elegir qué tradiciones honrar y qué mandatos ya no seguir. En psicoterapia hay hermosas estrategias para hablar con nuestros ancestros desde nuestra imaginación, nuestra emoción y nuestra intención de reconciliarnos con el pasado. Algo así como pedir la bendición, o crear un nuevo acuerdo con nuestros ancestros para construir un futuro de música (o lo que yo quiera) y no un destino condenado a los zapatos dictado por mis antepasados.

Perdón y Cierre.

¡La música se salva! La canción se hace viva y es fiesta en la familia Rivera luego de que Mamá Imelda, elabora su duelo, manifiesta su ira y su rabia contra Héctor directamente y reescribe su rencor, desde el amor, en un acto de perdón. Es ahí cuando nos damos cuenta de que la prohibición de Imelda no era sobre la música, era una prohibición que se hacía a ella misma de seguir amando a Héctor. No podré seguir amando a Héctor, luego entonces ¡No seguiré amando la música!. Y claro, el mensaje baja como el odio hacia la música o los músicos y no como el odio hacia Héctor. ¿Te suena familiar? Seguramente sí. A veces al rechazar a una persona, lo rechazamos a través de una generalización en nuestra realidad circundante. Solo a través de un ejercicio de consciencia, de la expresión emocional asertiva, podemos liberarnos del rencor, de la generalización que este rencor trae y quitarle la responsabilidad a mi sistema familiar de que me sea leal en ese odio.

Imelda, al hacerse responsable de su rencor hacia Héctor y expresarlo de manera adecuada, libera a la música de las cadenas de la prohibición generalizadora y ahora la música y los zapatos (que fueron una herramienta poderosa y sana en su momento), conviven como dos grandes artes de la Familia Rivera. El verdadero genio detrás del éxito de De La Cruz y los mejores Zapatos de Santa Cecilia ¡Pertenecen a la familia Rivera!

Es un verdadero placer estar de vuelta. Dr. Phyloel, el escritor, continúa vivo. Agradezco a aquellas personas que aparecen en el camino para resonar con estos temas y por la oportunidad de estar acá dialogando contigo sobre estos temas tan apasionantes.

¡Si te gustó: comparte!

El pesimista disfrazado de optimista. Reescribiendo el Verdadero Optimismo.

Businessman holding lightning in fist. Power and control

Constantemente escuchamos la palabra “optimismo”. Es una palabra que se ha vuelto, junto con el positivismo y la autoestima, en las palabras más trilladas y menos comprendidas de la psicología del desarrollo humano y el mejoramiento personal.

Ya estamos cansados de escuchar frases como:

  • “Tenemos que ser optimistas”
  • “Sé optimista que todo saldrá bien”
  • “Es mejor ser optimista que pesimista”
  • “Si eres optimista las cosas te irán mejor”

Poco a poco se ha ido convirtiendo en una palabra vacía, sin sentido e incluso hasta usada constantemente. En términos generales un optimista es un verdadero experto en esperar lo mejor de cada situación o de ver el “lado bueno de las cosas”. Esta mirada, que nos enseñaron poco a poco nuestros padres, maestros y hasta jefes, es una mirada peligrosa, encierra un peligro y es que podemos volvernos unos expertos en cruzar los dedos y decir: “yo soy optimista, yo confío en que todo saldrá bien”.

Existe otro peligro, además: usar el pesimismo como un disfraz para el pesimismo. El pesimista no espera nada bueno, de nada, es un manojo de nervios y, así mismo, tiene una gran actitud de evitar la acción por temor a que las cosas malas que cree que van a pasar le pasen. He tenido la oportunidad de vivir como un pesimista disfrazado de optimista. En algún momento de mi vida creía que ser optimista era precisamente eso: creer que todo saldría bien y cruzar los dedos; poca acción y mucha esperanza. Con el tiempo me di cuenta de que mi optimismo no era más que una defensa contra mi miedo al fracaso. Era un pesimista disfrazado de optimista y le tenía temor a la acción, pues inconscientemente quería evitar el dolor y el fracaso.

Al darme cuenta de eso, decidí dejar de usar esa palabra, me parecía una palabra vacía, sin sentido y altamente peligrosa. Sin embargo, hace unos días, en una conversación en la que discutíamos una afirmación que llegó a mis manos que decía: “tengo pensamientos de optimismo”, le compartía la afirmación a mi interlocutor y le decía: “ten un día óptimo”.

Sentí como si mi mente hiciera un click. Uno de esos momentos en los que se abren tus ojos, respiras como conteniendo el aliento, como si miraras para adentro y sintieras que tienes una idea para compartir, una nueva forma de ver.

Me fui al diccionario y busqué el significado de la palabra “óptimo” en el diccionario y encontré varias definiciones, las cuales se concentraban en una sola cosa: algo óptimo es algo bueno que no puede ser mejor, es decir, en las mejores condiciones posibles. Decidí entonces reescribir mi creencia sobre el optimismo.

El optimismo es una actitud constante de actuar en las mejores condiciones posibles. 

Dicho de otro modo, el optimismo es un tema de acción, de siempre hacer el mejor esfuerzo, de actuar en condiciones óptimas. Lejos de ser una actitud de simplemente cruzar los dedos para esperar que vengan las cosas buenas, o de verle el lado amable de las cosas, es una decisión de actuar en condiciones óptimas para lograr esas cosas buenas y construir el lado amable de la realidad.

¿Y tu eres un optimista, o un pesimista disfrazado de optimista?

Lecciones de Brasil 2014. ¿Te pasó por el frente o te dejó algo para la vida?

Brazuca WorldCup.jpg-large

“Si crees que todo cuanto haz escuchado no tiene contigo nada que ver,

estas amigo equivocado, párate a ver”

Mägo de Oz – Ancha es Castilla

Hace una semana que la cita mundialista terminó. Aquellos que amamos el fútbol disfrutamos de un mes de emociones, jugadas, goles, sorpresas y aprovechamos la oportunidad para pasar tiempo con ciertos amigos y familiares, disfrutando del espectáculo y tomándolo de excusa para volver a vernos y divertirnos un rato.

Desde que inicié este proyecto hace unos años, he tenido el hábito de registrar los aprendizajes que me dejan mis experiencias, por insignificantes que parezcan. Un encuentro con alguien nuevo, una caída en bicicleta, una película, un chiste, una taza de café que se riega, la risa de un niño, la imagen de un atardecer o un partido de fútbol; pueden ser el catalizador de un aprendizaje, una sensación, un pensamiento o, incluso, una decisión.

Hace cuatro años, también escribí sobre el mundial de Sudáfrica 2010, acerca de las razones por las cuales España se había coronado campeón del mundo.  Así que no me pude resistir a dejar de lado este mundial y reflexionar sobre todo lo que me mostró el mundial.

Con gran poder viene gran responsabilidad. 

En mi memoria no había sido testigo de un mundial con tantas figuras; los mejores futbolistas del mundo tuvieron la oportunidad de hacer de este mundial algo que generara verdadero impacto en sus carreras y, claro está, en las mentes de todos aquellos quienes los admiran por una u otra razón. Fui testigo de algunos que, conscientes de esta responsabilidad, llevaron este mundial con humildad, sencillez y dieron ejemplos de valores y formas de actuar y pensar dignas de modelar: James Rodriguez dio una verdadera muestra de amor por el fútbol, de humildad y de concentración total en el momento presente; David Luis, nos enseñó la fuerza que tiene respetar al rival y escoger bien sus acciones cuando miles de cámaras lo están enfocando, reconociendo el talento de James en la eliminación de Colombia frente a Brasil, así como también reconociendo el error y la falla en la derrota ante Alemania. Bastian Shweinsteiger, demostró que a pesar de que la rivalidad es fuerte e intensa en la cancha, todos somos seres humanos iguales a quienes hay que reconocer al final del partido, saludarles y reconfortarles luego del gran esfuerzo que significa un partido en un certamen de este estilo. Mascherano, defensa central de la selección de Argentina, demostró lo importante que es hacer tu mejor esfuerzo en la cancha y saber administrar los tiempos y las fuerzas. Así como conocer el momento preciso para decirle a su compañero, el arquero Sergio Romero, antes de los penalties frente a Holanda y decirle: “Hoy te conviertes en héroe”.

Otros en cambio, nos dan una lección de qué no hacer: Müller, no se hizo consciente de su estatus como personaje público y de admiración, al hacer declaraciones subidas de tono sobre los premios del Balón y el Botín de Oro, sin reconocer el trabajo de otros jugadores ni mostrar un espíritu deportivo limpio o respetable. El delantero Suárez de Uruguay, me dio una lección de auto-control y credibilidad, a mostrar que su control emocional dista de estar entrenado y que, aceptarlo le costó trabajo, hasta al punto de negar sus acciones de manera contundente, para luego retractarse.

El reto de la credibilidad. 

Así como en el caso de Suárez, Arjen Robben y Neymar Jr. fueron blanco de burlas, dudas, comentarios y polémicas, por la frecuencia en la que caían al piso sin ser tocados y fingían haber sido víctimas de las faltas. Esto me dejó dos lecciones: la primera es que hay muchos que están esperando de ti y si no generas credibilidad, no serás atractivo. Es importante que te enfoques en cuál es el mensaje que estamos proyectando constantemente.

Emoción y rendimiento físico. 

En varios de los encuentros, noté cómo el momento anímico de un equipo influenciaba fuertemente en el rendimiento físico, en la forma en que se movían y se enfrentaban frente al balón, así como los movimientos que llevan haciendo durante años gracias al entrenamiento, no se hacían de manera adecuado a razón de un estado emocional negativo. Por ejemplo, en el momento en que Brasil recibe los primeros goles en el histórico partido frente a la selección alemana, es evidente que el golpe emocional es tal que el rendimiento normal y fuerte de las estrellas del equipo local bajó de manera contundente y las jugadas, las estrategias y la técnica desaparecen casi que totalmente del terreno de juego.

¿Qué decir de la Selección Colombia? 

James

No puedo dejar este post sin hablar de la increíble actuación de la selección colombiana en este mundial. Después de 16 años de no estar en el certamen, la selección Colombia vuelve al mundial dejando a su paso infinidad de records en el fútbol nacional e internacional, sumando al mejor gol del mundial y al goleador del mundial al palmarés del fútbol colombiano.

Un argentino lideró este grupo haciendo énfasis en dos aspectos muy poderosos: el trabajo conjunto y la humildad del paso a paso. Dos elementos que, a mi juicio, son las dos lecciones más fuertes de la selección para este mundial.

El trabajo en equipo consiste en entender que cada una de las personas que te rodean en tu cotidianidad tiene un rol fundamental en la misma. Tus enemigos te apoyan en la construcción de aprendizajes, tus amigos te aconsejan o te acompañan, los desconocidos son potenciales recursos humanos para tu felicidad, etc. No eres mejor que nadie o peor que nadie, eres parte de un equipo en tu realidad y tienes que fijarte en quienes tienes a tu alrededor. Al mismo tiempo, cada acción que ejecutas tiene un impacto, una consecuencia en las personas que te rodean, en tu equipo: piensa de manera ecológica.

La humildad nos enseña que los logros de hoy, no pueden volverse eternos, pues tus glorias pasadas no son tu identidad: cada momento es un reto, cada nueva experiencia te trae nuevos aprendizajes y nuevas exigencias. Las glorias pasadas son simplemente escalones hacia los cuales no debes volver, porque ahí no termina la escalera. Paso a paso, disfruta el camino y poco a poco irás encontrando la culminación de tus sueños… eso sí: la escalera sigue.

¿Qué tiene que ver todo esto con seducción, atracción, persuasión o desarrollo humano? Bien, me atreveré a resumirlo y asociarlo de manera más clara:

Tus movimientos, tus palabras, tus acciones y tus omisiones, emiten mensajes, proyectan tu personalidad. Así que, si tienes inteligencia emocional, si piensas de manera ecológica, si haces consciencia de tu responsabilidad como ser humano: serás más atractivo. Así mismo, en el ejercicio de tu rol, entre mejor lo hagas y entre mayor pasión y excelencia  tengas, habrás configurado una personalidad atractiva. No en vano las mujeres mueren por James, Robben o Neymar independiente de su apariencia física; no en vano niños y niñas de todo el mundo, emulan a sus “héroes” al jugar; no en vano, hombres y mujeres compramos las camisetas de nuestras selecciones. Conviértete en un símbolo inspirador y seguramente serás atractivo.

Dr. Phyloel’s Flashbacks. Reiniciando Sesión. La Disciplina del Cambio.

Este post fue escrito el 4 de Noviembre de 2004. Es uno de mis posts preferidos, el cual constantemente recomiendo leer a todos mis clientes y pacientes. Es básicamente un ejercicio de visualización basado en la rutina, es decir, tiene que ser aplicado todas las noches. Alguno de mis clientes me decía sobre este artículo: “Cada vez que uno apaga un Mac y lo prende, el sistema operativo automáticamente se “resetea” y se reorganiza, así que elimina todo lo que altere su configuración”. La comparación que hace mi cliente frente a este artículo es bastante interesante y puede ayudar a comprender bien la aplicación del ejercicio. La clave de este ejercicio es la repetición constante, nuestro inconsciente no se pregunta sobre lo que es cierto o falso, simplemente graba aquello que se presenta con alta frecuencia o con alta intensidad. Siendo así, enfócate en la frecuencia que la intensidad la ganarás con la práctica.

Hola queridos Héroes y Heroínas. Es un placer de nuevo escribir para ustedes. Hoy traigo un post que tiene como objetivo contestar a preguntas que he escuchado y leido constantemente en mi consulta y en mi correo electrónico. Dichas preguntas se refieren a esas insatisfacciones que tenemos en nuestras vidas que aparecen constantemente y que nos gustaría que dejaran de hacerlo.

El problema de las insatisfacciones no está en el afuera, está en el adentro, la insatisfacción es una actitud y, la mayoría de las veces, tiene que ver con las decisiones que hemos tomado anteriormente. Repasemos algunas insatisfacciones frecuentes:

“Lo que pasa es que no estoy a gusto con mi cuerpo”

“Sucede que mi relación de pareja es complicada”

“Siento que el tiempo no me alcanza para nada”

“Siento que no gano lo suficiente”

Podríamos hacer una lista muchísimo más grande, pero como saben, este blog está enfocado en lo positivo, así que les diré cuál es la mejor opción para hacer que tus insatisfacciones se conviertan en programas para avanzar.

Volvemos a recurrir a la maravillosa visualización con un ejercicio metafórico que te ayudará a modificar tu actitud frente a esas cosas que quieres cambiar. Así es, la palabra clave frente a las insatisfacciones es CAMBIO: cambio de actitud y cambio de objetivos. La mejor forma de lograr el cambio con este ejercicio es que lo leas primero, tengas una idea clara de él y luego lo apliques.

Paso a paso:

Paso 1: elabora la lista de tus insatisfacciones.

Paso 2: imagina que tu mente es un computador y ubica en el monitor tus insatisfacciones. Pueden ser carpetas mal organizadas o virus que no te permiten manejar tus aplicaciones… tú lo decidirás. Yo prefiero pensar en programas que, por llevar mucho tiempo prendido el computador, están algo sobre cargados y están funcionando mal. Por ejemplo, el programa salud esta algo sobrecargado y está obteniendo un exceso de azúcar y la aplicación del ejercicio está más lenta.

Paso 3: anota en una hoja de papel cómo sería el mejor funcionamiento de cada uno de esos programas. Por ejemplo, de ahora en adelante, el programa de la salud está configurado con 15 minutos diarios de ejercicio y una ingesta más mesurada de azúcar y grasas. Puedes diseñar un programa para cada uno de los Campos de Acción.

Paso 4: dale la orden a tu computador de “REINICIAR SESIÓN”. Así, todos los programas empezarán a funcionar como tú quieres que funcionen. Este paso, lo harás antes de dormirte. En el momento en que hagas este ejercicio lo siguiente que harás será acostarte a dormir.
Resumamos: listas tus insatisfacciones, las cuales son producto de un programa que está funcionando mal; luego lo que tienes que hacer es sentarte en tu computador imaginario (que, sobra decir, es la metáfora de tu mente) e identificar cómo es que los programas están funcionando y decidir como quieres reprogramarlos. A la noche, antes de dormirte simplemente dices: “REINICIANDO SESIÓN”. En la mañana siguiente lo que sentirás es que tus programas están funcionando mejor.

Puedes iniciar tu sistema cuantas veces sea necesario. Tú eres el programador de tu sistema y usas los recursos como tú quieras, así que, todo el tiempo puedes reprogramarte hasta que encuentras esas secuencias que hacen que tus aplicaciones funcionen mejor. Es cuestión de ensayo y error.

Ten en cuenta que tus insatisfacciones dependen mucho de tus hábitos, los hábitos son tus programas, las secuencias que tu sistema está acostumbrado a hacer.No olvides que de tus programas dependen tus resultados.

El pasado es un maestro. Aprendizajes de transición del 2010 al 2011.

¡Feliz Año para todos y todas! Que este 2011 sea un año lleno de experiencias maestras, de héroes externos que lleguen a sus vidas, que todo aquello que se han propuesto para llevar a cabo en el 2011 se haga realidad, que sea un año lleno de mucha reflexión y autoconocimiento y que este año terminen mucho más atractivos y atractivas de lo que terminaron el año pasado. ¡Un Abrazo Gigantesco de Dr. Phyloel!

Todos los años entramos con mucho entusiasmo, entramos cargados de mucha energía, con un clima emocional altamente positivo para empezar a hacer realidad todos esos proyectos que nos hemos propuesto. Sin embargo, la semana siguiente a la celebración de año nuevo aparece de nuevo la rutina y nos dejamos atrapar por ella de manera muy fácil y nunca volvemos a preguntarnos por esas cosas que nos hemos propuesto. Varias veces hacemos las listas de nuestros deseos, incluso hay unos deseos que se repiten todos los años sin cristalizarse. La razón, primero, se plantearon mal y, segundo, el entusiasmo y el clima emocional positivo desaparecen de manera rápida y olvidamos esos propósitos.

Concluiré esta introducción con algunos tipos para que evitar estas dificultades.

Primero, tienes que escribir tus propósitos/metas/deseos de una manera específica, para eso, te pido que te ayudes de un post clásico de PROYECTO HÉROES del 2007 que se llama LA FORMULA PARA EL DESEO EFECTIVO.

Segundo, la lista de propósitos/metas/deseos debe permanecer en un lugar visible para ti y otros en varios lugares: tu habitación, la primera página de tu agenda, en el escritorio de tu PC. La idea es que tu mente se acostumbre a verla constantemente y esté preparada para detectar las oportunidades y medios para hacer realidad tus metas. Algunas personas las graban con su propia voz y las tienen sus reproductores, escuchándolas todos los días.

La segunda parte de este blog, quiere contrarrestar una idea de CIERRE que muchas veces hemos interpretado de manera inadecuada. Esta idea de cierre también tiene que ver con esa frase que dicen muchos padres “quiero que mi hijo tenga lo que yo no tuve”. Bueno, así pasa cuando cambiamos de año, pensamos en muchas de las cosas que queremos hacer para el año que viene, pero pocas veces nos preguntamos por esas cosas que están en el año inmediatamente anterior que nos han dejado aprendizajes, opciones, estrategias, etc.

Por eso, hoy quiero compartir aquellos aprendizajes de 2010 que considero serán fortalecidos en el 2011 y son la base para muchos de los proyectos y metas de este año que apenas comienza.

El amor todo lo puede. Bueno, este punto será profundizado de manera más específica en un próximo post, de hecho, cada uno de estos aprendizajes será un post más específico en el futuro. Esta frase que dice que el amor todo lo puede ha sido traillada, mancillada, prostituida, mal usada, ha sido medio de chantajes emocionales, otros simplemente no creen en ella y simplemente la consideran una frase de cajón sin significado alguno y ningún grado de veracidad. Confieso que esa frase me parecía terrible, pensaba en que el amor era un invento humano para hacer dóciles a los demás y poder ejercer poder sobre ellos; también llegué a pensar que era una especie de medio político por medio del cual se ejercía control por parte de instituciones como la iglesia, la familia y otras similares. Lastimosamente, estos usos también se le dan a la palabra amor y al concepto del amor, sin embargo, he aprendido a verlo de una forma distinta.

El amor es un clima emocional altamente positivo, sumamente positivo. Piénsalo un poco, cuando amas lo que haces, llegas muy lejos haciéndolo y puedes tener muchos éxitos cuando estás literalmente enamorado de lo que haces. Pasión y amor por lo que haces te traerá mucho éxito. Esa es la razón por la que aprendí que EL AMOR TODO LO PUEDE.

Para fortalecer esta idea, te propongo que leas el libro “EL PODER” de Rhonda Bryne, quién es la creadora del famoso documental y libro “EL SECRETO”.

La Estrategia del Egoísmo. Otro concepto que ha sido pensado de manera errónea durante siglos es el concepto del egoísmo. Evitarlo ha hecho que muchos de mis clientes lleguen a negociar en su contra en el 100% de sus acciones diarias, en sus relaciones, en su forma de usar el dinero, etc. Crecimos pensando en que es un pecado capital pensar en nosotros primero. Bueno, nosotros debemos ser nuestra prioridad número uno y tenemos que pensar en nosotros primero para poder ofrecer a los otros. No puedes ofrecer tranquilidad a otros si no estás tranquilo, no puedes motivar a otros si no estás motivado, no podrás atraer a otros si no eres atractivo para ti mismo. EL EGOÍSMO ES LA VÍA MÁS RÁPIDA PARA AYUDAR A OTROS.

Tratar bien a otros es una de las claves para el éxito. Una de mis grandes aficiones es leer biografías y ver documentales sobre la vida de las personas exitosas. Es una de las vías más rápidas para aprender lecciones valiosas de la vida de los grandes personajes de la historia. Hay una característica que he encontrado en todas las biografías y en todos los documentales que he visto sobre estas personas exitosas. SON CARISMÁTICAS. Leonardo Da Vinci, Steve Jobs, 50 Cent, James Heitfield; vocalista de Metallica, Will Smith, incluso Hitler que fue exitoso en su revolución; o Fidel Castro y el mismo Chávez. Todos ellos han influido de manera poderosa en la historia y todos ellos comparten una característica, se caracterizan por tratar bien a las personas que tienen a su alrededor, son carismáticos con ellos.

Tres aprendizajes altamente poderosos para que usen en el año que viene. Los tres son una excelente fuente de inspiración y motivación para lograr cada uno de esas metas que has escrito para este año.

UN FELIZ AÑO LES DESEA DR. PHYLOEL.

RECUERDA… SI ESTÁS COMPROMETIDO CON TU CRECIMIENTO PERSONAL, CUENTAS CONMIGO.