LA SEDUTSIÓN SIN RODEOS, SIN HISTORIAS, SIN TÉCNICAS, SIMPLEMENTE SEDUTSIÓN SIN LÍMITES.

Mucho se ha dicho sobre lo que la seducción trae a nuestras vidas. Se ha hablado de lenguaje no verbal, de lenguaje encriptado, de metáforas, de escaladas kinéticas, de negas, de dominancias cerebrales, de emociones… Todo eso está muy bien, pero tenemos que aprender de nuestros ancestros, de las generaciones anteriores, las que seducían por medio de tradicionales estrategias que hoy han sido relegadas al olvido.

En lo referente al lenguaje no verbal.

La clave del lenguaje no verbal está en la mirada… no le quites la mirada de encima, a la otra persona le encanta que le mires intensamente a los ojos, como si fueses un loco que está abrumado con la presencia del otro. Mujeres, miren directamente la zona pélvica de los hombres, a ellos les gusta que su “masculinidad” sea observada con deseo; y hombres, contrario a lo que dice la literatura en todos lados, si una mujer tiene escote, deléitate con él, si tiene una cadena haz comentarios como “huy, mami, qué bonita te queda la cadenita” o “Huy quien fuera ese Cristo para estar en esa pasión”… Recuerda, la creatividad es clave en la seducción.

Otra gran clave para los hombres es que ocasionalmente se toquen o se rasquen sus “partes nobles”, esto hará que la masculinidad resalte y llame la atención, a pesar de lo que todas ellas digan. Para las mujeres es importante que hagan uso de prendas que hagan contraste con la ropa interior, por ejemplo, una blusa blanca vaporosita con ropa interior de un color oscuro o vivo, ya sea, negro, rojo, morado y similares. Mujeres, mójense los labios con frecuencia y de vez en cuando muérdanse la parte inferior de los labios.

Hombres, no duden en sacarse la comida de los dientes con las uñas o hacer ruidos al comer, esto saca una faceta salvaje, al estilo de Brad Pitt en sus películas cuando come y habla con la boca llena ¡La misma cosa! Si tienes un palillo a la mano, no dudes en usarlo ni un minuto, este es la clave para dar un aspecto estilo Anibal Smith, el duro de los magníficos. Tampoco dudes en señalar a la mujer con el dedo como si tu mano sea una pistola y decirle cosas como “hola, como estoy” y emitir un pequeño chasquido con la boca… tchic… esto hará que ella deje escapar una pequeña risita traviesa y luego te diga: “oye eres una boleta” o “eres poco delicado”.

El uso del lenguaje

Como sabes, las palabras son claves, son la esencia de la comunicación, por eso hay que escogerlas con cuidado. Como te dije hace un año, usa las palabras mami o papi para crear cercanía con la presa, víctima u objetivo que llaman. No dudes en silbar o usar partes de canciones cuando hablas con alguien o le quieres halagar, puedes decirle a tu chico “ese hombre es mío, mío, míoooo” haciendo gala del mejor repertorio de Paulina Rubio. O le puedes decir a tu chica cosas como ayer “estabas tan bonita, tan sensual…” como el gran comienzo del rey de la ranchera Vicente Fernández.

También te daré algunas opciones para abrir conversaciones:

En el bus puedes decir: “hola, creo que me pasé de mi paradero, ¿me podrías dar posada en tu habitación para poderme devolver mañana?”
Mi preferida: “¿Laboras o te educas?” (si, si, sé que también la recomendé el año pasado).
“Hola, ya nos conocemos, ayer soñé con mi media naranja y, adivina qué, eras tú”
O en el paradero del bus: “hola, déjame invitarte este viaje para que sepas que te puedo llevar a donde quieras”.
Etc… usa tu creatividad.

A las mujeres, tengan en cuenta que un acento sexy (pronunciado sessy) es clave. Habla en voz bajita y con muchos diminutivos, usando frases como: “hola papi, estas muy sessy hoy”, “huy ese bluyín esta muy sessual”. Cosas por el estilo. Trata de que las “S” se demoren más al hablar y que la “X” pueda usarse como “ts” y que la “PT” suene como una “CT”, así la palabra “captar” suene “cactar”, eso le dará un aire exótico o mejor etsotico.

Hombres, no duden, de vez en cuando, dejar salir una que otra grosería, ya que eso proyecta un aire de salvajismo y control que a las mujeres les encanta.

Para finalizar, les dejo una lista muy útil de piropos y halagos para que los usen al abrir sus conversaciones en la calle, en el parque, en la tienda, en el bus, etc…

Huy, si así como camina cocina me le como hasta la pega. (no olvidar el “huy” al comienzo por favor). Este que acabamos de leer es de los mismos creadores de “huy, si así lo bate me le tomo el chocolate”.
Huy chico, no me gusta que te vayas per me gusta verte irte.
Huy, si así es de blanco y negro como será a colores (indispensable que el sujeto está vestido de blanco y negro)
Huy, si así es de-morado como será rapidito (indispensable que el sujeto o sujeta, estén vestidos de morado)
Huy cómo le metieron las rayas ¿Te ayudo a sacarlas? (indispensable que el sujeto o sujeta, esté vestido de rayas; este piropo acepta la variación de cuadros)
Huy, miss universo vestida de civil.

Bueno, este post es uno de las más útiles que he escrito, ya que POR MOTIVO DEL DÍA DE LOS INOCENTES te quería jugar una broma y, al mismo tiempo, hemos creado juntos un clima emocional positivo y divertido.

Un saludo a todos y PÁSENLA POR INOCENTES.

Recuerda, si estás comprometido con tu crecimiento personal, cuentas conmigo.

Los mitos están rotos ahora sí.

Hola a todos y todas. Hoy quiero darle a la seducción un giro completo, romper sus mentes. ¡Me cansé de las técnicas, del crecimiento personal y todas esas babosadas! Es hora de hacer las cosas como realmente deben hacerse.

Hoy traigo LOS VERDADEROS PASOS DE LA SEDUCCIÓN. No los olvides, serán los que necesitarás para atraer AL SER AMADO. Síguelos al pie de la letra y ¡NO TENDRÁS PIERDE!

1. Escoge el atuendo adecuado para salir de cacería.

El objetivo es destacarse, llamar la atención. Rompe los contextos, ve a un matrimonio con tenis blancos y una camiseta con un smoking pintado. Unas gafas oscuras con borde rojo en un entierro sería algo interesante. Si vas, en cambio, a una fiesta informal, llega de corbata o de vestido de fiesta, quizá eso ayude a que los demás piensen que venías de algo mucho más importante que una fiestecita de pacotilla. No olvides dejarte de peinar y que una barba de tres días te acompañe, el aspecto de dejadez dejará en claro que eres un macho alfa.

2. Escoge tu presa.

Ya estás en el lugar, no saludaste a nadie, simplemente entraste como si fueras el dueño o la dueña del lugar. No seas cortés ni amable, eso es para los machos omegas. No importa en qué lugar estás, las mujeres quieren ser seducidas, les encanta ser abordadas. Escoge sólo mujeres hermosas, solo mujeres que puedas calificar con un 10, solo mujeres deslumbrantes. No te fijes en qué quieres o qué deseas, tienes que acostumbrarte a desear lo que todos los hombres desean.

3. Acércate a tu presa

No importa qué digas, siempre y cuando lo digas con gran seguridad, simplemente copia movimientos de seguridad y ya está. El juego interno, en realidad, es una frase, déjalo para después… los nerds se ocupan del juego interno, tu ocúpate de estar con las chicas con las que los nerds sueñan mientras practican su juego interno. Recuerda, no importa lo que quieras, ni tus prioridades, lo que importa es que TU TENGAS LO QUE TODOS QUEIREN. Así que, acércate a ella, dile cómo te llamas y dile alguna de las siguientes frases:

a. Hola mami, ¿Laboras o te educas?

b. Noté que me notaste, así que quiero que notes que yo te noté a ti.

c. Te vi desde allá atrás y dije, si no me acerco ella se perderá de conocer al hombre más guay que hay.

d. Hola, quiero que sepas que te he escogido como cuñada de mi hermana.

Puedes escoger cualquiera de las que acabo de mencionar o sus similares. La que yo uso siempre es: “Oyess… quiero que sepas que te regalo mi corazón desde ya, tienes que cuidarlo muy bien y hacerlo feliz, mami”. Es importante que no olvides la palabra “mami”. En el caso de las mujeres, simplemente cambia el género y ¡Por favor! No olvides la palabra “Papi”.

Ya la/lo has conquistado, es hora de enamorarla/o.

Tu siguiente paso es enamorarla, para eso tiene que planear muy bien las citas siguientes. Las opciones son: llévala al cine para que no hablen, el misterio se mantendrá. No la recojas, eso demuestra que estás necesitado, la caballerosidad es sinónimo de inutilidad y de inseguridad. Al día siguiente, ¡Sí, al día siguiente! Nada de dejar pasar tiempos, puede olvidarte, tienes que estar presente A TODA HORA. Como venía diciendo, el siguiente plan, el del día siguiente es una salida a algún parque, camina, llévala a comer comida que vendan en la calle, eso sacará tu lado descomplicado, cómprale una baratija de aquellos vendedores ambulantes: preferiblemente, una manilla de cuero con su nombre escrito o, mejor aún, con el nombre de los dos… ese será el primer anclaje, NO PODRÁ OLVIDARTE.

Inclúyela/o en tu círculo social.

A la tercera cita, luego del cine, de la salida al parque es hora de que tus padres conozcan a tu futura esposa. ¡Así es! No hay que andar con rodeos, las mujeres quieren que estés ahí, pendiente, que planees el futuro de los dos, ellas quieren cumplir su función biológica: ser mamás. Así mismo, ellos quieren también cumplir su plan: proveer. No hay nada que fluya en contra de los instintos naturales, ni intentes contradecirlos. Es hora de que tus padres conozcan a tu futura esposa o futuro esposo. En ese mismo momento se especificarán los aspectos de la boda.

5 pasos sencillos que podrás repetir una y mil veces después de tus divorcios.

Ah! Y una cosa más: ¡PÁSENLA POR INOCENTES!

¡En Héroes de la Seducción, también hay espacio para el humor!

_________

PD: Para los que no están familiarizados con el tema, cada 28 de diciembre se celebra en algunos países católicos, el día de los inocentes. Una de las tradiciones es hacer pequeñas (o pesadas) bromas y cerrándolas con la frase PÁSENLA POR INOCENTE.

El chicanero.

Uno de los grandes mitos acerca de la seducción y la atracción es que aquellos que tienen más dinero atraen más mujeres y viceversa. Muchas veces hemos escuchado frases como “el bolsillo le gana a la pinta”. Gracias a esto muchos hombres actúan según la creencia de que serán más atractivos al demostrar posesiones importantes y solvencia económica. Hablo de hombres ya que este es un prejuicio que recae principalmente sobre la población masculina.

Gracias a la existencia de este prejuicio nace un personaje bastante particular y que recomiendo a todos mis congéneres alejarse de los rasgos que lo caracterizan. Estoy hablando del popular chicanero. Bueno, en realidad no estoy seguro si en todos los países de habla hispana la palabra chicanero signifique lo mismo, así que voy a exponer las características de este personaje que, literalmente, cabe dentro de la categoría de Anti-Héroe de la seducción.

Pon atención a estas características que espantan a las mujeres inmediatamente. Recuerda que ellas tienen grandes habilidades de lectura de las personas, así que, al ser chicanero, te encontrarás con el problema de que ella detectará al instante ese personaje representado en ti.

1. El primer rasgo del chicanero es que se preocupa mucho por la opinión de las mujeres con respecto a su billetera y sus pertenencias. El chicanero le asigna valor a cosas que no pertenecen a su personalidad: el carro, el dinero, la casa, etc. Incluso hasta se asigna valor por tener un tío abuelo que conoció al mejor amigo del primo de FREUD.

2. El segundo rasgo del chicanero es que suele ser una persona competitiva. Siempre lo oirás comparando su vida con la de otros, sus padres con los de otros, etc. Y siempre, las cosas que están relacionadas con él o su alrededor son de mayor valor (como por obra y gracia del Espíritu Santo). Casi siempre esta competitividad está dirigida a otros hombres.

3. El tercer rasgo es uno de los rasgos mas curiosos del chicanero: El 80% de la conversación de este hombre es acerca de sus pertenencias, sus logros, su apariencia, etc. Siempre tendrá la intención de mostrar las razones por las cuales es “más valioso e importante” que otros. Claro, no está de más sentirse orgulloso de los logros alcanzados y de las cosas por las que uno se siente agradecido sin necesidad de mostrarle ese inventarios a la persona que está en frente como si fuera un jurado que escogiera al tipo más pesado del lugar.

4. Una buena cantidad de los chicaneros presumen de cosas que no tienen y crean una imagen de algo que realmente no son. El chicanero, la mayoría de las veces, cae en sus propias mentiras y las mujeres se dan cuenta al instante de cuando un hombre de estos está hablando más de la cuenta.

Hay algo que anotar y es que el chicanero no solo se concentra en asignar valor a las cosas materiales, es más, sólo basta con que su madre le hubiese dicho a los 7 años que es el hombre más hermoso del planeta para que lo repita a diestra y siniestra por todos lados. El chicanero no sabe sentirse orgulloso de lo que tiene, sino que se da a si mismo seguridad a través de cosas del afuera al sentir que nada en él es valioso. Así que si ves un chicanero, es porque tiene una autoimagen muy baja.

Para terminar, también quiero prender la alarma en las mujeres, ya que, aunque esta es una dinámica que se da en los hombres por mayoría estadística, ocasionalmente encontramos chicaneras o “creídas”. Estas mujeres no solo compiten con otras mujeres manifestando su valor sobre las demás, sino que, además son unas detectoras de defectos por excelencia en las representantes de su género. Si te encuentras con una mujer que se dedique a hacer auditorías, las probabilidades de que sea una chicanera, son altas, pues es una excelente detectora de fallas. Así que niñas: no le hagan auditoría a sus hombres y, mucho menos, a sus amigas. Y, por nada del mundo, a sus amigas en frente de los hombres…

Si te sientes orgulloso por algo de tu vida, pórtalo sin mostrarlo, tan sólo disfrútalo. Si tienes un buen auto, solo úsalo para lo que es, para transportarte y quizá escuchar buena música, pero no lo aceleres cuando no es necesario, no le digas a la chica con la que estás saliendo: “debes ver el carro que me regaló papi…”

Bueno creo que el mensaje está entendido: HDLS la humildad es un valor no una debilidad. ¡Úsalo como arma!

Ellos Contra Ellas

Hola queridos héroes y heroínas de la seducción. Hoy quiero que nos riamos un poco de la famosa “batalla de los sexos”. Claro, no sin antes hacer una reflexión al respecto. Hoy por hoy, el mundo ha dejado de hacer la división entre los géneros en cada uno de los ambientes influyentes de la sociedad. Sin embargo, cada género tiene una gran cantidad de particularidades que hacen posible algunas dinámicas importantes para el avance de nuestras sociedades: la familia, las relaciones laborales, el arte, etc. La diferencia de género no es una diferencia que deba ser abolida; es una diferencia que debe ser entendida. Por eso, me remito a la cotidianidad y relato una de las ventajas de entender la diferencia: la diversión de poder interactuar con el otro género.

Esta historia es algo de humor y, a la vez, es la simple advertencia de que hombres y mujeres tenemos los mismos derechos, pero diferentes estrategias. Mi consejo, queridos y queridas HDLS es: aprovechemos la diferencia y complementémonos.

Me falto decir que la diferencia de los géneros también da espacio para el humor. Los dejo con mi vena de comediante. ¡Un saludo a todos y todas!

Ellos contra Ellas.

Si hay algo de lo que nos podemos enorgullecer los hombres en la tan renombrada y ya “recochera” guerra de sexos, es de poder manejar un balón de fútbol con toda destreza: que éste llegue al sitio al cual apuntamos, poder dar un cabezazo sin un grito que le siga, poder patear el balón con fuerza suficiente y poder detener balones que vengan a una velocidad considerable.

Por otro lado, las mujeres saben muy bien cómo un grito acompaña cada una de las acciones básicas del fútbol: el grito del cabezazo siempre irá acompañado de un quejido; el grito de un tiro al arco tiene un tinte de nerviosismo que al mismo tiempo delata una celebración anticipada y, casi siempre termina en el “huy casito” que ya es motivo de celebración; el tercer y último grito es capaz de coartar la decisión del hombre de quitarle el balón una mujer, es el grito que aparece cuando ella ataca o es atacada. Uno no sabe si le pegó o no le pegó, pero a la final, el intento de la dama de darle al balón terminará en las partes más nobles de su atacante masculino, o si corre con suerte, en la canilla dejándole un hermoso recuerdo verde-azul, que traerá a la memoria el día en que se jugó un partido de niños contra niñas.

Luego de casi media hora de juego, con 40 goles a favor del mal llamado sexo fuerte, el cansancio de las niñas empieza a decir: “no juguemos más”. El benevolente y además confiado oído masculino replica diciendo: “bueno, ahí está, el último gol gana”. Luego de tres “últimos goles” por parte de los niños y de “no, ahora sí el último” por parte de las niñas, los brazos de las mujeres, que en la mayoría de los partidos de este género son mayoría, rodean los cuerpos de los hombres inmovilizándolos, una de ellas está encima del arquero, mientras que el balón entra por el arco desocupado y el grito de gol femenino: más corto y agudo junto con la frase: “ganamos, el último gol ganaba”. La moraleja es: ellas siempre ganan.