Consciencia Sistémica y Atracción.

I see You

Imagen tomada de http://www.imcreator.com/free/people/i-see-you Autor: Xvire Título: I see You.

Querido lector. Nos encontramos en la cuarta semana de este nuevo año, estoy seguro de que muy posiblemente ya te has planteado algunas metas para este nuevo comienzo, así como también quizá estés recriminándote por todas aquellas cosas que no lograste el año pasado, que te habías propuesto y que están de nuevo en la lista de anhelos para el 2016.

No te niego que también me pasa algo parecido, reviso los retos que me he planteado para este año y me doy cuenta de que hay algunos de ellos que están en proceso desde hace un par de años. ¿Cómo manejarlo? ¿Cómo lidiar con esa pequeña frustración? Bien, he elegido reflexionar sobre ello y he elegido pensar que ese par de años hacen parte de un proceso, que esos “no-alcanzados” hacen parte de ese camino y forjaron lo que continúa construyéndose en el presente y además son retroalimentación frente al logro de esos retos en el presente.

Otro hábito que tengo cada vez que inicio un año nuevo, es preguntarme qué grandes aprendizajes quedaron del año inmediatamente interior. Suelo hacer una lista muy larga de aprendizajes pequeños que se convirtieron en mis creencias nuevas y fuertes. Este año, quiero compartir un gran aprendizaje que tuve en mi crecimiento personal en el 2016 y ponerlo a tu servicio. Pues mis aprendizajes no siempre serán útiles para todos, sin embargo, no está demás compartirlos, quizá te hace sentido y te ayude de algún modo.

Ese gran aprendizaje me llegó a la largo de tres experiencias: la primera experiencia fue el cambio de ciudad de vivienda; le segunda: atravesar por mi certificación como Coach y, la tercera, la lectura del libro: FOCUS de Daniel Goleman.

En una frase, mi aprendizaje fue:

Al aumentar mi consciencia sistémica, aumento mis probabilidades de éxito en cada cosa que haga y,al mismo tiempo, me convierto en un ser más atractivo.

El término “Consciencia Sistémica” es usado por Daniel Goleman en su libro FOCUS, refiriéndose a la capacidad que tiene el ser humano de saberse, pensar y actuar como parte de un sistema (biológico o social). Algo así como un DARSE CUENTA de que hace parte de un lugar en el que todas sus acciones tienen un impacto (a corto o largo plazo) en los demás individuos de su sistema. Sin embargo, Daniel Goleman genera una alerta y es que en realidad esta consciencia sistémica no es algo muy frecuente y que, muy pocas personas, enfocan su atención en cómo sus acciones impactan el sistema en el que se desenvuelven.

¿Qué tiene que ver el tema de la consciencia sistémica con el cambio de ciudad? Pues bien, tuve la oportunidad de cambiar de ciudad y pasarme a vivir a una ciudad más pequeña. En esta nueva ciudad, en su cultura ciudadana es muy común ver cómo las acciones están pensadas en pro de la comunidad, en la manera de conducir, el cuidado de la infraestructura pública, el uso de los espacios y otros discursos culturales tienen signos de una consciencia sistémica más alta. Contrario a lo que sucede en la ciudad más grande, en donde las dinámicas culturales tienen un mayor protagonismo en el “primero yo” y un sentimiento de comunidad más bajo.

Esta diferencia entre las dos ciudades, me llevó a observar a las personas desde la perspectiva de la Consciencia Sistémica. De pronto empecé a darme cuenta de cómo aquellos que están más pendientes de sus entornos y están más conscientes de cómo sus pequeñas acciones impactan sus ambiente, son aquellas personas que se proyectan como más atractivas, más inspiradoras y más persuasivas.

Consciencia Sistémica y Atracción

¿Cuál es la conexión entre la consciencia sistémica con una personalidad atractiva? Consciencia Sistémica, significa que estás pensando en ti como un agente de cambio, un organismo que ejerce IMPACTO PERMANENTE  en el entorno. Cada cosa que haces: qué comes, por dónde caminas, qué publicas en tus redes sociales, cómo hablas de las demás personas, qué ropa usas, cómo conduces tu auto, cómo usas el transporte público… absolutamente cada acción tiene un impacto (positivo y/o negativo). A mayor consciencia de esos impactos, mayor conexión podrás generar con las personas que están a tu alrededor, tendrás más noticia de sus emociones, de sus necesidades, de sus gestos, de sus reacciones y poco a poco empiezas a convertirte en un elemento amable, confiable e inspirador de ese sistema.

Hagamos un pequeño ejercicio que, al mismo tiempo, te servirá como ejemplo de la consciencia sistémica. Entra a tu perfil de Facebook y observa qué has compartido con tus contactos a lo largo del día. Ahora pregúntate: ¿Qué emociones podrán disparar estos contenidos en las personas que los ven? ¿Qué pasaría si lo que compartes se vuelve viral (si aún no lo es)? ¿Qué dice esa publicación sobre ti? ¡Créeme, cada cosa que publicas, envía un mensaje sobre qué tipo de persona eres. ¿Has hecho algún juicio de valor de otra persona basándote en lo que publica en las redes sociales? ¡Seguro que sí! Pues hay una ley de la comunicación humana  y es: es imposible no comunicar. Por ello, te invito a que siempre que publiques algo en las redes sociales, te hagas estas preguntas.

Efectos de la Consciencia Sistémica.

Confiabilidad. Una persona que está consciente de su impacto permanente, genera una sensación inconsciente en el sistema de ser una persona confiable, que no genera un peligro para ese sistema y que proyecta credibilidad.

Congruencia: La consciencia sistémica tiene otro efecto bastante poderoso: la congruencia, ya que nace una conexión entre lo que haces, lo que dices y lo que piensas, lo cual se transmite en que tu ser es más sólido y coherente.

Conexión emocional inmediata: La consciencia de lo que está pasando con el otro en el instante, hace sentir a tu interlocutor tenido en cuenta, contenido y, además, inconscientemente te proyectas como un lugar un lugar seguro en el que la confidencia y la complicidad se pueden dar sin mayor riesgo.

Sostenibilidad en las relaciones: Si te proyectas como confiable, con una alta credibilidad, coherente y generas conexiones emocionales rápidas, es obvio que tus relaciones serán sanas y tendrán a mantenerse, pues eres capaz de ser asertivo y estratégico al momento de actuar con las personas que te rodean: tu pareja, tus clientes, tu familia.

INCREMENTA TU CONSCIENCIA SISTÉMICA. 

Te invito a practicar los siguientes tips:

  • Haz consciencia de cómo te mueves en tu ciudad. ¿Cuando caminas te das cuenta quién está a tu alrededor, estás obstruyendo el paso donde estás parado o estacionado?
  • Haz algún cambio que tenga un pequeño impacto en tu comunidad: cuida el volumen de tu música en espacios públicos, respeta los pares o las intersecciones al conducir, mira hacia atrás antes de cambiarte de vía, ya sea caminando o en bici, fíjate en los accesorios de una persona y pregúntale por la historia de los mismos, trata a cada persona como si le estuvieras ofreciendo un servicio.
  • Pregúntale a las personas: ¿Si yo fuese una marca, cuál sería mi slogan? (puedes intentar publicándolo en las redes sociales).
  • Comparte este post con las demás personas.

Es un placer siempre estar de vuelta en el blog. Seguiremos leyéndonos. Te deseo un excelente 2016.

Diálogos amigables con la tristeza.

tristeza box

Uno de los grandes retos del ser humano es atravesar por la tristeza. No siempre es fácil porque crecimos pensando que la tristeza es un signo de debilidad, que no deberíamos ponernos tristes por cosas insignificantes. Nuestros padres, con mucho amor y con la firme intención de cuidarnos, nos invitaron a que nos alejáramos de la tristeza. Cuando se nos perdía nuestro juguete favorito o cuando un compañerito de salón nos decía que no quería ser nuestro amigo, nuestros padres nos solían decir cosas como: “No le pongas atención” o “No te pongas así por eso” y una más compleja aún: “No llores que te ves horrible llorando”.

Con lecciones permanentes como estás, provenientes del miedo de nuestros padres a vernos frustrados, crecimos pensando con una sola idea: LA TRISTEZA ES MALA. Pues bien, esa es la razón por la que cuando estramos tristes, además de la tristeza experimentamos un doble ciclo de tristeza que está combinado con la ira. Estamos tristes por estar tristes y nos maltratamos diciéndonos: “yo no debería estar triste por eso”.

Como siempre, en este espacio lo que buscamos es reinventarnos. Uno de los pasos para la reinvención es abrir nuestras mentes y relacionarnos con los conceptos que tenemos insertados en nuestra mente y REACOMODAR nuestras creencias.

La creencia que te quiero proponer el día de hoy, frente a la tristeza, es que LA TRISTEZA ES UNA HERRAMIENTA DE REFLEXIÓN Y CONVERSACIÓN CON NOSOTROS MISMOS. Cuando estamos tristes nuestro sistema de encarga de enviar la mayor parte de la circulación sanguínea a nuestro cerebro, ocasionando que nuestro cuerpo se sienta sin energía y sin ganas de hacer muchas cosas. Esa es la razón por la que, en términos biológicos tenemos una sensación de malestar.

Cuando estamos tristes, además de la disminución de la actividad corporal, se incrementa la actividad cognitiva, es decir, pensamos más, a veces, mucho más de la cuenta. Las personas que escriben diarios, frecuentemente comparten que cuando están tristes, las entradas a su diario son mucho más grandes y largas que cuando la escritura es acompañada emociones de bienestar. La tristeza, es la emoción que más nos conecta con nuestros diálogos internos.

El post de hoy es una invitación que converses con tu tristeza. Ella tiene cosas para decirte. No la evites. En ocasiones nos encontramos con  situaciones que nos disparan sensaciones de malestar, tristeza y frustración. Solemos callarlas, bien porque tenemos vergüenza de confesar que estamos tristes o bien porque no queremos causar conflictos en nuestros sistema.

Seguramente te estarás preguntando cuál es la estrategia para manejar esta emoción de malestar y usarla a nuestro favor, por ello te propongo varias estrategias que te ayudarán tener conversaciones amigables con la tristeza.

  • Escribe, escribe y escribe. Usualmente, cuando estamos tristes, tendemos a pensar muchas cosas y, en ocasiones, tomamos decisiones muy importantes. Ejemplo, cuando el médico le dice a un paciente que si no controla el azúcar pronto podría estar iniciando una diabetes de difícil manejo, la persona se siente triste y toma la decisión de controlar su forma de comer. Mientras la tristeza y el miedo estén intensos, la persona controlará su comida, poco a poco, con los días (a veces horas) la persona irá perdiendo esa idea y volverá a su hábitos. O cuando una persona es maltratada en su relación de pareja, se dice a sí misma: “no volveré a esa relación autodestructiva”. Su tristeza la mantendrá lejos, pero cuando esta pase, esas ideas se desvancen. La idea del diario es que escribas esas ideas positivas y decisiones sanas que provienen de la tristeza (pues también habrá ideas y decisiones no tan sanas). La relectura de lo que escribimos cuando estamos tristes, es altamente poderosa.
  • Ten una conversación con la tristeza. Puedes hacer un ejercicio imaginativo en el que dialogas con la tristeza y le haces preguntas guía, como: ¿Por qué estás acá hoy? ¿Qué me quieres decir hoy? ¿Qué utilidad tiene que vengas hoy acá?
  • Verbalízalo. Las palabras “estoy triste” son importantes, es clave sacar la tristeza de nuestro sistema, comentarlo con alguien de confianza (independiente de que te conteste, simplemente sácalo).
  • Busca un coach o un terapeuta. Estos personajes son excelentes guías para atravesar por la tristeza de manera amigable. Así podrás encontrar buenos elementos de introspección y autoconocimiento.

Todas nuestras emociones tienen utilidad. Así que es importante que no te alejes de ellas, de lo contrario ellas encontrarán otras vías para expresarse, como la enfermedad la irritabilidad y otras. Usar las emociones para lo que son, es una excelente estrategia para evitar malestares aún más fuertes.

El pesimista disfrazado de optimista. Reescribiendo el Verdadero Optimismo.

Businessman holding lightning in fist. Power and control

Constantemente escuchamos la palabra “optimismo”. Es una palabra que se ha vuelto, junto con el positivismo y la autoestima, en las palabras más trilladas y menos comprendidas de la psicología del desarrollo humano y el mejoramiento personal.

Ya estamos cansados de escuchar frases como:

  • “Tenemos que ser optimistas”
  • “Sé optimista que todo saldrá bien”
  • “Es mejor ser optimista que pesimista”
  • “Si eres optimista las cosas te irán mejor”

Poco a poco se ha ido convirtiendo en una palabra vacía, sin sentido e incluso hasta usada constantemente. En términos generales un optimista es un verdadero experto en esperar lo mejor de cada situación o de ver el “lado bueno de las cosas”. Esta mirada, que nos enseñaron poco a poco nuestros padres, maestros y hasta jefes, es una mirada peligrosa, encierra un peligro y es que podemos volvernos unos expertos en cruzar los dedos y decir: “yo soy optimista, yo confío en que todo saldrá bien”.

Existe otro peligro, además: usar el pesimismo como un disfraz para el pesimismo. El pesimista no espera nada bueno, de nada, es un manojo de nervios y, así mismo, tiene una gran actitud de evitar la acción por temor a que las cosas malas que cree que van a pasar le pasen. He tenido la oportunidad de vivir como un pesimista disfrazado de optimista. En algún momento de mi vida creía que ser optimista era precisamente eso: creer que todo saldría bien y cruzar los dedos; poca acción y mucha esperanza. Con el tiempo me di cuenta de que mi optimismo no era más que una defensa contra mi miedo al fracaso. Era un pesimista disfrazado de optimista y le tenía temor a la acción, pues inconscientemente quería evitar el dolor y el fracaso.

Al darme cuenta de eso, decidí dejar de usar esa palabra, me parecía una palabra vacía, sin sentido y altamente peligrosa. Sin embargo, hace unos días, en una conversación en la que discutíamos una afirmación que llegó a mis manos que decía: “tengo pensamientos de optimismo”, le compartía la afirmación a mi interlocutor y le decía: “ten un día óptimo”.

Sentí como si mi mente hiciera un click. Uno de esos momentos en los que se abren tus ojos, respiras como conteniendo el aliento, como si miraras para adentro y sintieras que tienes una idea para compartir, una nueva forma de ver.

Me fui al diccionario y busqué el significado de la palabra “óptimo” en el diccionario y encontré varias definiciones, las cuales se concentraban en una sola cosa: algo óptimo es algo bueno que no puede ser mejor, es decir, en las mejores condiciones posibles. Decidí entonces reescribir mi creencia sobre el optimismo.

El optimismo es una actitud constante de actuar en las mejores condiciones posibles. 

Dicho de otro modo, el optimismo es un tema de acción, de siempre hacer el mejor esfuerzo, de actuar en condiciones óptimas. Lejos de ser una actitud de simplemente cruzar los dedos para esperar que vengan las cosas buenas, o de verle el lado amable de las cosas, es una decisión de actuar en condiciones óptimas para lograr esas cosas buenas y construir el lado amable de la realidad.

¿Y tu eres un optimista, o un pesimista disfrazado de optimista?

Vuelve Proyecto Héroes. El reto de la transformación. Goku: del EGO a la Humildad.

Goku_Super_Saiyajin_Dios_(2)

 

Goku es un sujeto que me ha dado lecciones interminables de crecimiento, reflexión y transformación. Sobre todo, TRANSFORMACIÓN, una palabra que es un ancla especial, cada vez que la escribo o la pronuncio disparo un estado de apertura al aprendizaje y me siento totalmente lleno de energía. TRANSFORMACIÓN. Una palabra que es una concepto fundamental en la historia de este personaje.

La mayoría hemos oído hablar de Goku, quien fue encontrado de niño por el Sr. Gohan, un anciano que, sin saber su origen lo crío en su hogar. Más adelante, Goku se entera, que es proveniente de una raza guerrera, los Saiyajin. Una característica de esta raza es que, a medida que van incrementando sus poderes, van sufriendo transformaciones en seres más poderosos. En el transcurso de la historia, Goku alcanza hasta 5 transformaciones, todas y cada una de ellas se hacen posibles en momentos en que está enfrentando retos que, al parecer, superaban sus propias habilidades.

Goku simplemente adora las batallas, se emociona al saber que existe alguien más poderoso que él; podría decirse que esa es su gran motivación en la vida: volverse cada vez más fuerte y poderoso. Y es gracias a eso que pudo lograr sus primeras transformaciones. CADA GRAN RETO TE TRANSFORMA EN UN SER PODEROSO. Aunque el resultado de sus victorias era salvar el mundo, casi siempre su motivación inicial era la de vencer y ser más poderoso que otro.

A mi modo de ver, la verdadera transformación de Goku se da en la etapa final, en la transformación que llaman Super Saiyajin Dios. Pues no es una transformación que proviene de pelear intensamente y enfrentarse con todas las fuerzas a otro ser, es una transformación que proviene de la unión con otros cuatro seres de su raza. En la historia es bastante interesante ver cómo Goku entra en conflicto al notar que necesitaba la colaboración de otros para ser más fuerte, para transformarse. “Nunca había necesitado de otros para hacerme más fuerte” repetía Goku en algún momento de la historia. Finalmente había soltado el EGO y la necesidad de ser más que otros y se permitió la ayuda de otros a quienes consideraba menos poderosos.

Las metáforas, como dicen unos Grandes Maestros que tuve el privilegio de encontrar en mi propio proceso de transformación, son una forma muy ética de comunicarnos con el otro, porque te permiten comunicarte sin necesidad de meterte con las creencias del otro.

¿Qué aprendes y qué decides luego de leer esta historia?

Bofetadas Psicológicas / Retos de Entendimiento. Sesión. 02. El mundo no gira a tu alrededor. ¡Punto!

IMG_0053-0.JPG

Las bofetadas psicológicas son esos momentos en los cuales alguien o algo nos hace dar cuenta, despertar o romper una creencia llevándonos a un nivel de entendimiento más amplio generando algo de crecimiento. Usualmente son esas cosas que no queremos escuchar y que nos cuesta escuchar, que probablemente nos las repiten o que no hacemos caso. Mi intención con esta serie es confrontarte, que leas ideas que, quizá no son tan cómodas de asumir pero que, seguramente, generarán mucho crecimiento y transformación.

Ahora bien, quiero hacer un cambio en esta serie y es dejar de llamarla Bofetadas Psicológicas. A pesar de ser un nombre llamativo y curioso, se asocia rápidamente con un estado emocional de malestar y, aunque el malestar a veces es maestro, prefiero que te asocies con esta serie desde una emoción más poderosa: el reto.

Esta serie se llamará de ahora en adelante: RETOS DE ENTENDIMIENTO. Ideas, preguntas y propuestas que te retarán a pensar diferente.

El reto de entendimiento en esta ocasión es: el mundo no gira alrededor tuyo. . Esta idea es la que se conoce usualmente como egocentrismo y creemos que las personas egocéntricas son prepotentes y se creen más que los otros y que tienen un complejo de superioridad. Sin embargo, hay una cara aún más oscura del egocentrismo y es la cara contraria, aquel que cree que todos quieren dañarle, que todos deben estar ahí para satisfacer sus demandas porque necesita de mucha ayuda constante todo el tiempo, porque es una víctima. El egocentrismo es esa creencia de que las personas que están a nuestro alrededor nos deben prestar atención a como de lugar, ya sea por medio de un sentimiento de superioridad o por un sentimiento de inferioridad o de víctima.

Mi invitación es a que sueltes esa creencia si la vives y un hábito que puedes adquirir para ello es elegir no tomar las cosas de manera personal. Por ejemplo, vas conduciendo tu auto y alguien te cierra, no tomarlo a personal significaría entender que esa persona te cerro simple y llanamente porque es un conductor poco precavido. El egocéntrico podría tener alguno de estos dos pensamientos: “¡quién se cree que es este sujeto!, ¿acaso no sabe que a mi nadie me cierra?” o “Claro, este sujeto quiere hacerme daño y maltratarme y dañarme el día”.

Lo que hacen los demás, rara vez es estrictamente personal hacía ti, incluso aquellas cosas que te generan bienestar, suelen hacer parte del modelo de mundo del otro, pues cada uno tiene formas de pensar diferentes.

Recuerda, eres supremamente valioso, precisamente porque eres un igual con el resto de los demás. Renuncia a la creencia de ser más o menos que los demás.

Espero tengas una semana llena de salud emocional.

Ignorancia como herramienta de empatía y algunas reflexiones sobre la naturalidad en la seducción.

Seguramente te has encontrado en la siguiente situación en algún momento: cuando estás interactuando con un grupo en el que te acaban de presentar, sientes que no encajas, que no perteneces a esa situación, miras el reloj insistentemente con el fin de saber cuándo es un momento prudente para salir corriendo de ahí o simplemente tu lenguaje no verbal se cierra totalmente proyectando una imagen de timidez o de indiferencia, haciéndote pasar por odioso.

He vivido ese estado en repetidas ocasiones, aún me pasa en algunas oportunidades; siento que no encajo y que estoy a sólo una palabra, un gesto, un movimiento de mi cuerpo para hacer un gran ridículo (incluso he hecho algunos).

Creo haber descubierto una forma al hacer un examen introspectivo de mi pasado y, al mismo tiempo, también lo he descubierto en mis interacciones con mis clientes de Coaching y WebCoaching. Lo delicioso del Coaching es que no sólo le proporciona crecimiento a mis clientes sino que a mí también me genera aprendizajes y descubrimientos valiosos como este: UNO de los focos de la ansiedad en la capacidad para integrarnos a los grupos es, básicamente, que muchas veces nos sentimos mal por no tener conocimiento sobre el tema de conversación que el nuevo grupo está llevando a cabo.

Esa es una de las afirmaciones más frecuentes que hacen mis clientes y que yo también usaba en ocasiones para enfrentarme a un nuevo grupo es: Prefiero no estar ahí con ellos, porque no sé de qué hablar con ellos, porque no los conozco.

Pues bien, no conocer es la razón misma que debe motivar el conocer. Cuándo no sabes sobre seducción, sientes la necesidad de aprender sobre seducción; cuándo no sabes nada sobre el grupo, la ignorancia sobre el mismo es la herramienta para entrar en la conversación.

Seguramente te estarás preguntando a esta altura del post: “¿Pero cómo es posible que la ignorancia sea algo útil o algo positivo en tal situación?”. Bueno, contestaré desde mi propia experiencia.

Cómo ustedes saben soy psicólogo y filósofo, dos profesiones que tienen como característica la particular tendencia a explicar todo, a tener una opinión o una respuesta a todo. Mi entrenamiento mental en estas dos carreras, me generó un hábito desagradable en mis conversaciones y en mis interacciones con los grupos: una necesidad constante de dar una respuesta a todo y a no demostrar que era ignorante al respecto de algo, de lo que fuera, así fuese el tema más superficial (aunque no creo en que lo superficial exista en términos de la psicología humana), siempre quería tener algo “inteligente” que decir; era una necesidad impresionante de demostrar que sí sabía y de ocultar mi ignorancia frente a lo que se hablaba.

Este desagradable hábito, y además sobre estimado en nuestra cultura, generaba dos consecuencias (las cuales veo constantemente en mis clientes que han sobre estimado el estar altamente informados):

Proyección de una personalidad antipática: Descubrí que la gente evitaba tener conversaciones conmigo ya que siempre terminaba monopolizando la conversación con mis apuntes, datos curiosos y comentarios “inteligentes” frente a los temas que estaban sobre la mesa. ¡Me convertí en un pedante sabelotodo! Aunque no siempre sabía y cuándo no sabía sobre el tema, me callaba y me enroscaba en mi mismo, literalmente: cruzaba los brazos, me ponía serio, miraba el reloj, miraba para otros lados del sitio o recinto en el que me encontraba a ver si encontraba algo interesante, algo que yo pudiese dominar. La percepción del grupo era que yo era un antipático disfrazado de tímido.

Ansiedad generalizada. Ya sabiendo que la gente me veía como a un antipático y pedante sabelotodo que no lo sabía todo, lo que siguió una inseguridad bastante grande en la que empecé a sentir que me quedaba solo, nadie quería hablar conmigo, nadie me quería dirigir la palabra e, incluso, dejaron de invitarme a las reuniones porque sentían que yo la iba pasar mal o porque le amargaría el rato a mis amigos. Empecé a tener esta sensación en todas partes, incluso en aquellas situaciones en las que esa dinámica era aceptada. Conclusión: me empecé aislar. Y empezó a generar una conducta de que si no conocía totalmente una situación social, la que fuese, no me incluiría en ella.

Estas dos consecuencias son muy frecuentes y, además, generan siempre esa dificultad en las relaciones con los grupos y también con las demás personas. Quiero decir en este instante que lo que voy a enseñarte hoy, no sólo es aplicable para los grupos, también para las conversaciones uno a uno, incluso tiene una aplicabilidad muy grande en los negocios y la educación.

La vía para evitar estas dos consecuencias, es aprovechar nuestra ignorancia cuando no sabemos de un tema. Te lo explicaré con un ejercicio. Querido lector@, este ejercicio te enseñará cómo aprovechar tu posición de ignorancia en una situación en la que no conoces un tema o, simplemente lo dominas muy poco. Gracias a esta nueva actitud de asombro y fascinación empezarás a vivir realmente todas tus conversaciones. Esa es mi promesa, esa es mi intención el día de hoy.

Es un ejercicio muy simple, empiézalo con las conversaciones que tienes a diario, con tus amigos, con tus familiares, con todo el mundo. La sencillez de este ejercicio es tan clara que es posible que te sientas bastante tentado a no hacerlo y podrás decirte a si mismo que no sirve, por eso el reto de hoy aceptarás es simplemente aplicarlo y evaluar cómo cambian tus conversaciones que, serán más largas, más interesantes y más empáticas.

Cuando estés hablando con cualquier persona y detectes algo que no sabes o que no dominas, usa la siguiente frase: “¿Sabes? yo de ese tema no tengo ni la menor idea y siempre he querido conocer un poco”. Esto tiene dos efectos en extremo interesante: primero, la persona se sentirá escuchada y estará en una posición de poder aventajada en la conversación, lo cual le genera un clima emocional interesante y un rol bastante activo en la conversación. Segundo, tú estarás en una actitud de escucha que hará sentir al otro doblemente bien. ¡A todos nos encanta sentirnos escuchados!

Recuerda la frase:

“¿Sabes? yo de ese tema no tengo ni la menor idea y siempre he querido conocer un poco”.

Puedes intentar variaciones como:

“Oye, eso que me cuentas está interesante, cuéntame un poco más”
“¿Cómo es que ustedes dos se conocen? (Grupos)”
“¿Y tú, cómo es que terminaste en esta reunión, también eres un colado como yo? (Grupos)”

Hay muchas formas de hacerlo. La clave de este ejercicio o estrategia es volverlo un hábito dentro de los ámbitos que ya manejas. Incluso puedes aplicarla en las salas de chats de grupos o en tus conversaciones online. A medida que lo usas en las situaciones en las que tienes confianza y no sientes ansiedad social o cosas por el estilo, lo empezarás a incluir al interior de tus repertorios naturales.

Acá cabe una interesante reflexión. Siempre que le cuento esto a mis clientes, ellos, bien ilustrados en métodos como el de Mystery en el que inauguraron el mito que tienes que usar frases atípicas y extravagantes para poder generar una impresión interesante y sobresalir, me dicen: “pero ¿esas no son frases que todo el mundo dice, no son acaso aburridas?” a los que yo respondo siempre: “no importa, la gente no se espanta frente a lo típico y lo normal, te estás integrando al grupo, estás conociendo a la gente y se vale hacer preguntas típicas y normales, no corres el riesgo de generar resistencias en personas, ya que no todo el mundo responde bien a esas frases como “¿de qué sabor te gustan las almohadas?”. Lo típico no funciona cuando le tememos y sale de nuestras bocas con una voz de idiotas, en cambio, manifestado con genuino interés de saber lo que pasa, de aprender quizá o de conocer a la otra persona, lo típico entra como una conversación normal, como una conversación entre dos o varias personas de manera natural.

Otra reflexión. No sé de donde viene la idea de que la seducción tiene una alta aplicabilidad en los ámbitos sociales externos y extraños a uno mismo. En realidad, la mejor forma, desde mi punto de vista, de adquirir naturalidad en la seducción es empezar a mejorar las interacciones que ya manejas. Imagina lo siguiente, estás en tu sitio de trabajo aplicando esta nueva actitud de ignorancia persuasiva, y todas tus conversaciones empiezan a ser interesantes, empiezas a ser un buen conversador y tu círculo social, por a poco, empezará a ampliarse. ¡Es un hecho!

Para finalizar, esta es sólo una de las muchas estrategias que hay al interior de las conversaciones, sin embargo, es bastante útil. Más adelante exploraremos otras estrategias y hábitos de la conversación que te llevarán a ser un seductor natural.

Así es, se puede llegar a la naturalidad en la seducción, aquellos que son considerados como “seductores naturales” simplemente aprendieron todo esto de manera inconsciente, pero lo aprendieron; así mismo, cuando insertas comportamientos en tu cotidianidad a manera de hábitos, te volverás también, poco a poco, un seductor natural.

Y recuerda: SI ESTÁS COMPROMETIDO O COMPROMETIDA CON TU CRECIMIENTO PERSONAL, CUENTAS CONMIGO.

¿Qué es un Héroe de la Seducción?

Esta es una excelente pregunta para el primer post de este año y para explicar cómo será el trabajo de Dr. Phyloel en el 2010. Pero primero, me gustaría comentar el comentario de “anónimo” (quien quiera que seas que escondes tu identidad para decir “palabras fuertes”) perdona que corrija la ortografía querido anónimo:

“¿Qué pasa Doc? ¡Dejó de publicar! Cuando parecía que iba a ser algo diario, ¡Abandona nuevamente! Así perderá a sus seguidores siempre”.

Bueno, responderé lentamente:

Querido anónimo, me preguntas qué pasa, yo te respondo: no pasa nada, simplemente me he tomado unas vacaciones, como casi todos en ésta época. Claramente ¡No he dejado de publicar!, luego entonces, tampoco he abandonado. Con respecto a los seguidores, qué te puedo decir, prefiero tener lectores analíticos y críticos que tener seguidores, la mayoría de las veces, los seguidores son ciegos y no se preguntan. Como tú, querido anónimo, eres un lector, no un seguidor, los lectores preguntan, indagan, manifiestan. Lástima que no sé tu nombre lector.

Ya habiendo respondido la pregunta de nuestro querido anónimo, que quizá tenía la misma duda que muchos, adentrémonos a la pregunta del título: ¿Qué es un héroe de la seducción?

Hace unos días, antes de salir a mis vacaciones, me encontré un post bastante curioso en el blog de Mario Luna. Varios de ustedes lo conocen. Para lo que no lo conocen, es un maestro de la seducción español, sinceramente no he leído su trabajo con detenimiento, sólo algunas cosas; pero lo que sí he leído, es su post llamado SÚPER HÉROES DE LA SEDUCCIÓN. Cuando vi el post, no sabía si sentirme halagado u ofendido. Quizá halagado por usar las palabras héroes de la seducción, las cuales, poco a poco han venido tomando fuerza en este mundo de la seducción y, sobre todo el del crecimiento personal.

Sin embargo, la ofensa vendría siendo la definición que el dio acerca de lo que es un Súper Héroe de la Seducción. Antes de hacer cualquier comentario, les invito a que lean el post y vuelvan para escuchar mis impresiones sobre esta “joya” que me encontré. Leer el post.

Bienvenidos de vuelta… ¿Qué opinan?

Bueno, yo tengo varias opiniones al respecto, y para eso, me voy a volver a la definición que di en alguna oportunidad de lo que significa un Héroe de la Seducción y lo afinaré, teniendo en cuenta que dicha definición (publicada hace poco en los flashbacks) fue del año 2007 y este año, afinaré según considere, basado en la experiencia del coaching, los talleres y el consultorio.

La definición que ofrecí en ese entonces, por primera vez el 13 de mayo de 2007, y luego expuesta en los flashbacks fue:

El Héroe seductor es una sumatoria de buena actitud, habilidades sociales refinadas, sensibilidad hacia la vida y las personas, tiene buenas relaciones interpersonales, se acomoda a las situaciones en las que participa, maneja sus emociones adecuadamente, tiene una autoimagen positiva y se preocupa por su presentación personal.

Ahora bien, Mario Luna propone que un Súper Héroe de la Seducción es alguien que te enseñará a follar más. Bueno, si lees este blog esperando aprender a follar más, no lo lograrás acá, follar más no es un indicador de un Verdadero Héroe de la Seducción. Revisemos mi definición y afinémosla:

1. Buena Actitud: la buena actitud es clave para poder enfrentarte a situaciones sociales, un seductor sin buena actitud, teme a las interacciones sociales, teme a las retroalimentaciones que tiene por delante; en cambio, la buena actitud permite que el lenguaje no verbal sea naturalmente tranquilo, que las situaciones poco agradables puedan ser manejadas con mayor solvencia y que no exista una crisis por situaciones pequeñas. Puedes revisar el post de “autoactitud” para entenderlo un poco más.

2. Habilidades sociales refinadas: (HSR) las habilidades sociales refinadas son la capacidad para relacionarse en sociedad de manera normal y adaptarse. No necesariamente tiene que ser una persona supremamente carismática o extrovertida, sino saber hacer uso de sus recursos sociales para lograr lo que quiera. Por ejemplo, mi personalidad es, en esencia, introvertida, pero sé hacer uso mis habilidades para poder desenvolverme en sociedad con otras personas (no sólo las del sexo opuesto). Algunas habilidades sociales básicas que siendo refinadas pueden ser muy poderosas son: saludar (¡así es, así de sencillo!), integrarse a un grupo, mantener una conversación, pedir ayuda… entre otras.
3. Sensibilidad hacia la vida y las personas. ¿Qué tanto le pueden importar las personas alguien que afirma que un Súper Héroe de la Seducción sólo de debe preocupar por follar? Bueno, ustedes contestarán esa pregunta. No es que te conviertas en una persona caritativa, pero sí que seas observador con la gente, que te fijes en los detalles y tengas una visión ética de no pasar por encima de los demás. Alguien que no se preocupa por ello, no es seductor, así de sencillo; piénsalo un momento… cuando conoces a alguien poco ético, prefieres no meterte con esa persona.
4. Tiene buenas relaciones interpersonales. He conocido personas que se han llamar seductoras o seductores y he notado que no tienen relaciones interpersonales buenas: pelean con sus padres, no pueden tener una relación estable, sus amigos lo tienen en la lista de los “perros” o los “inaptos para comprometerse”, etc. Te contaré algo que pasa mucho en el consultorio: el 90% de las personas que me consultan, tienen problemas con sus relaciones interpersonales, sobre todo, en términos familiares, a medida que ahondamos en ese proceso y trabajamos en el mejoramiento de esas relaciones, empiezan a mostrarse una cantidad de avances en las relaciones interpersonales fuera de la familia y claro, eso incluye al sexo opuesto. Sin relaciones interpersonales adecuadas, no es posible ser un Héroe de la Seducción. Estas relaciones interpersonales son con hombres y mujeres indistintamente. ¿Será que Mario Luna está pidiendo que follemos con hombres y mujeres indistintamente? Hum…
5. Se acomoda a las situaciones en las que participa. Es verdad que no debemos asumir personalidades contrarias a las nuestras, pero si se participa a voluntad en una situación, tenemos que adaptarnos a ella y, cuando no es a voluntad, es necesario entrenarnos lo suficiente para desenvolvernos en cualquier situación que se presente. La seducción tiene como fin último encontrar pareja estable y, en la situación de las parejas estables, pueden presentarse infinidad de momentos que exigirán la presencia de un verdadero héroe se la seducción. Follar no te sacará de un problema de finanzas en tu hogar o un problema con tus demás familiares, etc.
6. Maneja sus emociones adecuadamente. Inteligencia Emocional: ¡esa es una de las grandes claves de un Verdadero Héroe de la Seducción! Hace poco, en los talleres que realicé al finalizar el 2009, una mujer me decía: “para mi es clave que un hombre sea medido con sus emociones, ni que se ponga bravo por bobadas, ni tampoco que no reaccione para nada, es decir, que sepa manejar sus emociones de manera adecuada, sin excesos”. ¿Será que follar indiscriminadamente con las personas del sexo opuesto hará que manejemos mejor nuestras emociones? Según mi experiencia en el consultorio: ¡Es al contrario!
7. Tiene una autoimagen positiva y se preocupa por su presentación personal. Hombres que han tenido relaciones con más de 50 mujeres en pocos años, han llegado a mi consultorio con su autoimagen destruida, totalmente destruida: queriendo que los demás se den cuenta que él es mucho más que un hombre que le gusta tener relaciones sexuales y nada más. Una sexualidad desordenada es sinónimo de “no compromiso”, si se sigue por el camino del seductor al estilo Mario Luna, terminarás en la calle haciendo aproximaciones con un éxito increíble, incluso más que leyendo este blog y siguiendo las recomendaciones que hacemos acá; pero seguramente, y te lo garantizo, terminarás solo.

El crecimiento personal es el verdadero sentido de la seducción, no hay otro camino, si no creces, no atraes. Ahora bien, recuerdo muy bien que, cuando empecé Proyecto Héroes, definía al héroe como aquel que tenía habilidades especiales y las usaba de manera adecuada para ayudarse así mismo y a los demás; en cambio, el villano, es aquel que teniendo las mismas habilidades especiales pero en contravía, usándolas para lo que no son.

Como siempre, es un placer volver, luego de un merecido mes de vacaciones, a hacer lo que más me gusta hacer: llevar crecimiento personal a los demás.

Recuerda: sí estás comprometido con su crecimiento personal ¡Cuentas Conmigo!

Constancia Vs. Calidad

Una de las formas en las que entreno mi cerebro derecho es con la práctica del billar. Hace un tiempo me encontraba jugando sólo y se me ocurrió medir cuántas tacadas me tomaría hacer 50 carambolas. Así que creé un juego contra mi mismo: cada vez que yo tacara, independientemente del numero de carambolas que lograba en cada tacada, mi contrincante imaginario lograba una carambola.

Así descubrí que mi contrincante imaginario me ganaba con una ventaja considerable, a pesar de que en varias ocasiones hice tacadas de hasta 7 carambolas, pero en otras no hacía ninguna, mientras que “él” hacía una carambola por tacada. En conclusión a mí me tomó 78 tacadas realizar las 50 carambolas, mientras que mi amigo imaginario logró hacer 50 en 50 tiros. (los que han leído HEROES DE LA SEDUCCIÓN el dia de hoy, saben que no tuve amigo imaginario en la infancia porque tuve hermano mellizo).

La conclusión que saqué fue que la constancia de la tacadas del timido jugador le ganaron a la calidad de mis largas tacadas con visos de carambolas de fantasía.

Seguí practicando y, luego de varios días, mejoré mi promedio hasta 35 tacadas para las 50 carambolas. Pero el truco no fue mejorar la calidad sino enfocarme en la constancia. Me propuse hacer, al menos una carambola en cada tacada. La premisa era: “Una Carambola a la Vez”, el objetivo era no pasar ninguna tacada sin carambolas.

Si quieres adquirir una habilidad en algo, no te preocupes por la calidad, esta es solo un desenlace inevitable de la constancia. Yo lo he vivido con el dibujo, la guitarra, la escritura y, claro, el billar.

Los dejo, espero que la constancia en estos diálogos incremente la calidad de este blog.

Nos vemos mañana…

Dr. Phyloel. ¡Coaching Lifes!

——
Las inscripciones para el Evento Rompiendo los Mitos de la Seducción para el 21 de Noviembre aún están abiertas. Solicita la información en el correo drphyloel@gmail.com

EL PODER DE LA PERSUACIÓN. Los Diálogos. Lo conocido y lo ya vivido tiende a persuadir con mayor facilidad.

Cuando la vida era algo tormentoso para mi, cuando temía a las interacciones sociales, cuando la timidez era uno de mis grandes enemigos para ponerme en marcha hacia el éxito, pensar en ir a un lugar nuevo o vivir experiencias nuevas, siempre disparaba en mi una creatividad impresionante: Pero para inventar excusas y poder justificar esa ansiedad social disfrazada de pereza.

Esta situación es más frecuente de lo que se piensa en general. Las personas tienden a evitar situaciones nuevas, así que no te sorprendas cuando quieras convencer a alguien de que intente algo nuevo y te responda con excusas, con argumentos como la pereza o la falta de tiempo. Es más probable persuadir a las personas si se les hace sentir que hay familiaridad con lo que estás hablando.

¿Cómo crear esa familiaridad?

Intenta las siguientes frases…

· “Es como cuando tu…”
· “Como tú sabes, es difícil/fácil…”
· “Quizá es la primera vez que piensas en esto y no es tan nuevo, es similar a…”

Otra buena técnica es escuchar muy bien a la persona y fijarte en sus hábitos, gustos o rasgos de personalidad y complementar las frases que te he propuesto mas arriba.

Ejemplo:

Si la persona gusta del fútbol puedes decir: “es como cuando estás en un partido y tienes que probar una nueva alineación…” La idea es llevar la mente de un interlocutor a situaciones familiares y partir de ese estado para pensar en las situaciones nuevas.

Es como cuando lees un blog sobre Crecimiento Personal y empiezas a pensar en nuevas formas de hablar con la gente para poder persuadirlos con mayor facilidad.

Dr. Phyloel. ¡Coaching Lifes!

———-

Esta nueva forma de post se llamaran ahora Diálogos y serán diarios. Estos Diálogos estarán alimentados de mis experiencias en coaching y consulta, así como de mi vida personal. Sigan atentos.

Bogota, Recuerden que las preinscripciones para el evento del 21 de noviembre de 2009 siguen abiertas, quedan pocos cupos. Checa más información en nuestro grupo de facebook o en el correo drphyloel@gmail.com

El Poder de la Persuasión (IV). Cercanía Social y Familiar. Usando el Instinto de Vecindad

¡Hola Queridos Héroes! Es siempre para mí un placer estar de nuevo por acá escribiendo para ustedes.

Hoy, la cuarta entrega de la serie EL PODER DE LA PERSUASIÓN; aprenderás uno de los principios que hacen que las personas tomen decisiones a favor de otras con bastante facilidad. Hablamos del Principio de Cercanía Social y Familiar. Es más fácil que hagamos cosas por nuestros familiares y nuestros amigos.

¿De dónde proviene este principio? Bien, hay una tendencia que tiene todo ser humano y es lo que yo llamo instinto de vecindad; lo vivimos todos los días en todas y cada una de nuestras actividades, en las que sentimos más confianza y más tranquilidad por estar rodeados de personas conocidas. El instinto de vecindad tiene una escala: la escala de proximidad, básica en todos los mamíferos, que consiste en la ubicación de los individuos según la cercanía a familiar y social. Mirémoslo detenidamente:

Imagina que has decidido empezar un nuevo negocio ¿En quiénes piensas primero para hablar de ese negocio? Naturalmente, en tu familia nuclear (pareja, hijos, padres y hermanos); luego piensas en tu familia extensa (tíos, primos, abuelos…), luego piensas en tus amigos, luego en tus vecinos y luego, en el resto. Así es, la escala de proximidad tiene 5 estadios (lo verás más claro en la imagen de este post).

Profundicemos un poco cada uno de los estadios de la escala:

Estadio 1. Familia Nuclear: En este estadio se encuentran las personas de tu familia con quien te relacionas todos los días, en otras palabras, aquellos con quienes vives. Estas son las primeras personas que, normalmente, se enteran de las cosas importantes que pasan en tu vida. ¿Cuántas veces tu pareja no te ha acompañado a los partidos de futbol sin gustarle? ¿O cuántas veces las personas de tu familia han leído algo que escribiste? ¿O asistido a algún evento sólo porque tu formarías parte del mismo?

Estadio 2. Familia Extensa: Primos, tíos, abuelos, cuñados… todos aquellos derivados de tu familia nuclear son el siguiente estadio. Aún recuerdo la primera vez que aparecí en la radio, toda mi familia extensa estuvo en sus sillas pendientes de mi triunfal aparición, sin importar el tema, la hora y la emisora.

Estadio 3. Amigos. “¿Para qué son los amigos?” es una frase que resume muy bien cómo existe un principio bajo el cual uno siempre estará ahí para sus amigos. Mis amigos también estuvieron pendientes en la radio y muchos de ellos fueron mis primeros lectores.

Estadio 4. Vecinos. La gente de tu barrio, cuidad y país son tu vecindad. ¿Has tenido alguna sensación agradable cuando te encuentras a algún compatriota cuando estás fuera de tu país? ¡Seguro que sí! Incluso hasta le saludas efusivamente sin conocerlo. Hace unos días tuve la oportunidad de observar como dos chilenos que se encontraron en la fila de un banco se abrazaron efusivamente al saber que eran chilenos… y luego si empezaron a conocerse.

Estadio 5. El resto del mundo. No necesito explicarlo, pero si quiero enseñarte que, la idea es que cuando interacciones con gente nueva intenta que se reduzca la distancia entre tú y esa persona en la escala de proximidad.

Estadios intermedios. Hay otros elementos que llamo estadios intermedio de la escala de proximidad. Estas son las personas de las instituciones: de los sitios de trabajo, de las universidades, de las religiones; también están aquellos que pertenecen a ciertos grupos según raza, según profesión, según preferencia musical etc. Son intermedios porque casi siempre, están entre mezclados entre los estadios 1 al 4.

Seguramente estás preguntándote ¿Y para qué me sirve esta información, cómo puedo persuadir con ella a aquellas personas que hacen parte del estadio 5, del resto del mundo? Bien, para usar esta información ten en cuenta lo siguiente: LAS PERSONAS GUSTAN DE LO QUE ES FAMILIAR O CONOCIDO. Aunque hay otro principio de persuasión que luego estudiaremos que dice que la novedad es atractiva, esa novedad debe pertenecer a un rango familiar, es decir, no es igual que un familiar te venda una idea de un negocio novedoso a que te la venda alguien totalmente extraño que no está dentro de los estadios 1 al 4. La novedad atrae, pero sólo cuando hace sentir seguros a los demás: si eres fanático del rock, no vas a comprar la última novedad en hip hop, a menos que, sea una nueva fusión entre rock y hip hop.

Teniendo en cuenta que LAS PERSONAS GUSTAN DE LO FAMILIAR O LO CONOCIDO tu tarea con aquellos que están en el estadio 5 es: ENCONTRAR SIMILITUDES. Acércalos en la escala a los niveles intermedios o a los niveles 3 y 4. Difícilmente lo lograrás con los niveles 1 y 2, a menos que estés buscando esposa o le estés haciendo las veces de celestino con alguien de tu familia. Los pasos para acercar a alguien a tu escala de proximidad son los siguientes:

Paso 1. Encuentra un punto de vecindad o cercanía social. Este paso tiene dos momentos, en un primer momento te presentas con tu nombre completo, eso genera familiaridad porque el otro ya sabe tu apellido, así no alcance a recordarlo. En el siguiente momento, en el que preguntas una que otra cosa de su vida cotidiana, encontrarás cercanías al instante: la ciudad donde nació, la universidad o colegio en la que estudia o estudió, la actividad que realiza, la música que escucha, personas que conozcan en común por casualidad, etc. Hace unos días, una persona que no conocía fue a visitar mi sitio de trabajo y la conversación al comienzo fue algo seca y fría, pero luego, cuando me enteré de que esta persona también era profesional en psicología y, además de la misma universidad que yo, la conversación fluyó rápidamente de los profesional a lo personal, terminamos intercambiando números, correos electrónicos y ahora tenemos contacto frecuente. ENCUENTRA UN PUNTO EN COMÚN.

Paso 2. Aprovecha el punto en común para persuadir. Para los Héroes de la Seducción, es importante que tengan en cuenta esto, pues es una de las mejores técnicas para generar una nueva cita, simplemente con la frase: “Oye, sería interesante que pudiéramos seguir hablando del tema… dame tu correo electrónico o tu teléfono y nos encontramos de nuevo” ¡Créeme las probabilidades suben sustancialmente!

Paso 3. No contamines el punto en común. Si acaso te dedicas a ofrecer un producto o servicio, genera otra cita con tu nuevo amigo o amiga para ofrecérselo, no lo ofrezcas ahí mismo para no contaminar el punto en común que hizo que esa persona llegara a los niveles intermedios de tu escala, puedes correr el riesgo de alejarla.

Espero que entender esto te funcione a la perfección así como me ha funcionado a mí. La clave está en generar conversaciones amenas, tranquilas y divertidas, los puntos en común aparecen por sí solos, no te conviertas en un preguntón detestable, una cosa es detectar y otra esculcar. Y, como siempre, la mejor forma de detectar es ESCUCHAR.

¡Un saludo queridos amigos! Así es, Hace rato que haces parte de mi tercer estadio de proximidad y, si estás acá por primera vez, bienvenido.