Diálogos Sobre el Aparato Emocional: La Utilidad de la Ansiedad

Hace dos días estaba contestando cuál era la utilidad del estrés. Debo confesar que fue bastante interesante escribir sobre el mismo y entender algunas cosas que no entendía sino hasta que lo escribí. Hoy, quiero seguir contestando la consulta del lector, ya que este no preguntaba solamente sobre la utilidad del estrés sino también de la ansiedad, así que, acá vamos: ¿cuál es la utilidad de la ansiedad?

La utilidad de la ansiedad es: Incrementar la percepción para encontrar la satisfacción de una necesidad. Si tenemos una necesidad apremiante, nuestra fisiología se activa para satisfacerla: a ese estado es al que llamamos estado de Ansiedad. Podríamos decir que la ansiedad es nuestro sistema de alerta, el que avisa cuando una necesidad necesita ser satisfecha; si tienes hambre, tus sistemas se alertan de tal forma que te mueves hasta que consigas comida… Ahora, imagina lo que pasa con necesidades psicológicas como el afecto, la aprobación, la justificación de una creencia, la calma… etc.

La ansiedad se corrompe en el momento en que nos creamos necesidad que no pueden ser satisfechas de inmediato, así, el estado de ansiedad se incrementa demasiado en el tiempo, provocando crisis en las que el sistema de alerta, no puede discriminar del todo entre si hay o no una necesidad para ser satisfecha. Por ejemplo, la ansiedad provocada por el cigarrillo u otras sustancias adictivas generan síndromes de abstinencia que hacen que el sistema colapse.

La lección de este post es la siguiente: la próxima vez que te sientas ansioso pregúntate qué tan necesaria es la necesidad: por ejemplo, ligarte una chica en un bar es una ansiedad provocada por una necesidad no tan urgente, aún así, tu sistema se pone en alerta y hace que haya una reacción innecesaria, el sistema se sobrecarga, las manos sudan y, al final, no haces nada. Preocúpate por no crear necesidad innecesarias (por más redundante que suene) y así pasaras menos tiempo siendo ansios@.

Ahora bien, otro causante de la ansiedad es el miedo a perder un estado seguro. Esto también aplica para la situación de la chica en el bar: miedo a perder tu reputación, a caer en el ridículo y caer en un estado desagradable… cuida de no tener miedos irracionales. El miedo al ridículo es totalmente superable. Sin embargo, habrá un post totalmente dedicado al miedo. Por ahora, me voy a descansar y a apagar mi sistema de alerta con un pedazo de queso Mozarella.

Dr. Phyloel ¡Coaching Lifes!

Diálogos sobre el Aparato Emocional: Estrés

En el diálogo pasado hablamos acerca de la utilidad de las cuatro emociones básicas. Un@ lector@, anónimo, publicó un post en el que dice:

“¿Y el estés y la ansiedad?”

Intuyo que lo que quiere saber este lector@ es cuál es la utilidad del estrés y de la ansiedad. Así que vamos, uno a uno:

Sobre el estrés se ha escrito mucho en estos días. En el ámbito laboral, sobre todo, es un tema que tiene mucho furor y fuerza. Sin embargo, el estrés es de lo más frecuente que hay y se ha convertido en un demonio o, mejor, lo hemos convertido en un demonio. El estrés es una reacción normal frente a las situaciones presentes y tiene como utilidad generar acción. Básicamente, el estrés no es una emoción es una situación, un conglomerado de elementos que generan ciertas reacciones a las que llamamos estrés.

Alguna vez me invitaron a un programa de radio en donde el estrés era el tema. Y me preguntaron:

Doctor, ¿cómo define usted el estrés?
– El estrés – y en ese momento dije una definición que se me ocurrió ahí mismo – es cuando no se tienen los suficientes recursos para enfrentar una situación, es decir, cuando la situación que se nos presenta necesita de más recursos de los que creemos tener.

Andrea Serna, la persona que me preguntó, le pareció interesante la definición. Yo por mi parte, desde ese entonces, uso la definición para romper las creencias que rodean el estrés. Recomiendo mucho que la tengan en cuenta para que se entienda que el estrés es un momento normal, y que su utilidad es movernos a la acción y llevarnos a la búsqueda de recursos para la solución.

Miremos algunos ejemplos:

Cuando estamos en el trabajo y nos encontramos con una situación para la que no estamos preparados sentimos que la situación es injusta, ya que no somos nosotros los adecuados para responder. Piensa por un momento y notarás que nunca sentiste estrés cuando sentías que podrías hacerlo. Fuentes frecuentes de estrés: relaciones de pareja, relaciones familiares, y situaciones laborales. A todas ellas siempre respondemos: “Es que no sé qué hacer…”

Es ahí donde debemos reencuadrar el significado que tenemos del estrés y dejar de pensarlo como un callejón sin salida; en cambio, tenemos que pensarlo como un punto de partida. Si estás estresad@ porque estás frente a una situación en la que no tienes muchas posibilidades, así que el curso de acción es aumentar esas posibilidades a través de la consecución de nuevos recursos. Ejemplo: ves que tu trabajo te presiona mucho por tener poco tiempo: busca un recurso que te ayude a organizarlo mejor o a delegar tareas, así como filtrar qué es de tu competencia y que no.

Bueno… Creo que escribí más de la cuenta hoy… en el próximo hablaremos de la Ansiedad y sus utilidades.

Seduciendo a Través de la Economía Emocional.

En posts pasados hemos aprendido el cuidado que debemos tener en el momento de realizar inversiones emocionales, con el fin de no salir dañados o no crear relaciones dependientes de aquellas personas que no nos valoran. Esta metáfora de la economía emocional ha sido usada muchas veces en la historia de la psicología y ha sido una de las mejores formas de entender el manejo de las emociones al interior de nuestras relaciones del tipo que sean.

Hoy, nos basaremos en esa metáfora para aprender a controlar tres tipos de personalidad con las que te puedes encontrar en la seducción de una pareja potencial. Para eso, he traído tres casos de mi práctica clínica en los que notarás Las Personalidades de la Economía Emocional.

Caso 1. Eróticos.

Victoria es una mujer que está casada desde hace 7 años con su pareja, ha tenido problemas de todos los tipos en su vida en general, su salud está bastante deteriorada, no tiene dinero para comprar cosas para sí misma, pues lo que gana como publicista en una empresa lo gasta en sus amigos, en su familia, en su esposo y en sus hijos. Cada vez que conoce a alguien nuevo, dedica bastante tiempo a conocerlo, lo piensa por varias horas y hasta gasta dinero y tiempo pasando tiempo con esa persona. En su familia todos la quieren mucho por la dedicación que tiene hacia todos, en el trabajo es también una de las personas muy populares porque se sabe que siempre está ahí para cualquiera. Victoria consulta porque se siente literalmente vacía, lo que ha generado en ella una ansiedad bastante alta que le ha producido un sobre peso exagerado, hasta el punto de ocasionarle un pre-infarto. Victoria siente que su vida emocional no es placentera, ella sabe que todas sus relaciones son adecuadas, que no tiene inconvenientes con nadie, pero no entiende por qué no se siente satisfecha con sus relaciones en general. Otro de los motivos de consulta de Victoria es que algunas personas no valoran sus esfuerzos y se aprovechan de ella, y se siente como si le hubieran robado mucha energía.

Caso 2. Narcisistas

Juan Camilo es un hombre que trabaja en una tienda de comics. Es retraído, nunca le sonríe a ninguno de sus clientes, permanece la mayor parte del tiempo callado. Solo se relaciona con aquellos con quienes sabe que puede pasar un rato agradable sin hablar mucho de él mismo, sin que le hagan muchas preguntas o que emitan juicios sobre él. Sus actividades preferidas son el dibujo, la guitarra y los juegos de rol, le gusta ir a conciertos de rock; he tenido un par de novias pero, en cuanto empiezan ellas a invadir su espacio, conocer a su familia o a sus amigos el termina la relación. Aunque es serio, es amable y es colaborador, pero no gasta mucha energía en cosas que no le llaman la atención. Es amante del reconocimiento, aquellos que le han reconocido algo en su vida son ahora sus mejores amigos. Juan Camilo consulta porque quiere tener una pareja estable y aún no lo ha logrado.

Caso 3. Inversionistas Inteligentes.

David es un hombre que tiene una vida tranquila. Es sociólogo de una institución del estado y está encargado de ayudar a las comunidades en diferentes aspectos para el mejoramiento comunitario, nunca se estresa en el trabajo. Está felizmente ennoviado con Mariana a quien conoció hace un tiempo, aunque no se enamoraron a primera vista, David sintió algo de química, luego encontró algunas cosas con las que se sentía en común con ella y fue llevando la relación poco a poco hasta el día de hoy que son una pareja estable, llevan poco tiempo y, por eso, David aún no ha decidido si ella es o no la mujer de sus sueños. Con sus familiares se la lleva muy bien, sobre todo con su padre, quien ha sido una influencia importante en su vida, ya que desde hace mucho tiempo son socios en un negocio familiar y David a descubierto que su padre es una persona que lo trata bien y con quien tiene gran armonía. Se la lleva bien con todo el mundo y sabe perfectamente cómo tratar a unos y a otros. Rara vez se enfrasca en discusiones a menos que sea de real importancia. David me consultó porque quiere saber cómo hacer que sus familiares sientan la tranquilidad emocional que siente actualmente.

Seguramente ya habrás entendido bien la forma en que se comporta cada una de las personalidades de la Economía Emocional. Sin embargo, podemos resumir de la siguiente manera:

Los Eróticos son aquellos que son despilfarradores con sus emociones, no se miden al momento de hacer inversiones emocionales, lo cual les trae muchas ventajas al momento de relacionarse pero están expuesto a un peligro muy grande: como no miden bien sus inversiones emocionales, generan algunas relaciones dañinas y nocivas que terminan chupándole todas sus energías emocionales y prácticamente entran en quiebra emocional.

La mejor forma de seducir a una persona erótica es pedirle ayuda, ser consentido o simplemente ser agradable. Estas personas gustan mucho de hacer cosas por los demás, de hacer sentir bien a los otros. Frases como “Oye, gracias por la noche que pasamos” o “Mi familia dice que eres una persona excelente porque eres muy servicial” son miel para sus oídos. Les encanta hacer cosas por los demás.

Los Narcisistas son la cara de la moneda. Ellos son los tacaños emocionales por excelencia. Los identificas porque son serios, prefieren estar en actividades solitarias o actividades que no impliquen abrir mucho la personalidad. Sin embargo, como buenos tacaños, chupan mucha energía, son lo que se puede llamar Vampiros emocionales. Se relacionan con personas que dan mucho de ellas mismas pero que no exigen nada de los demás. Así que si te has ubicado como un erótico o erótica, congeniarás excelentemente bien con un narcisista. Aún así, llega el momento en que el narcisista se siente ahogado en sí mismo. El riesgo del narcisista es la soledad.

La mejor forma de relacionarse con estas personas es halagarlos por cosas que hacen por ellos mismos o por cosas que los caracterizan. Responden muy bien hacia las retroalimentaciones positivas de sus actos y al reconocimiento. Los narcisistas invierten en las relaciones donde reciben buenas retroalimentaciones.

Los Inversionistas Inteligentes son aquellos que dan simplemente lo necesario dependiendo de la relación en la que están. Son estos hombres y mujeres que, al iniciar una relación, no se enamoran a la semana sino que se dan espacio y dan espacio a su pareja para poder tantear el terreno de la relación y así no hacer inversiones peligrosas como las que hacen los eróticos. Los inversionistas inteligentes saben moderar las expectativas al momento de iniciar y llevar una relación, perdonan fácilmente ya que saben que cargar con el peso del rencor es demasiado costoso en términos emocionales. Los inversionistas emocionales no soportan a las personas intensas o sofocantes, ya que los viven como vampiros emocionales y prefieren retirar esa inversión de ahí; es como cuando alguien te ofrece un producto para comprar y le dices: “lo pensaré” y luego lo tienes cada día llamando a preguntarte “¿Al fin vas a comprar el producto?” al tercer día ya no querrás saber nada más de ese vendedor. Los inversionistas inteligentes no se relacionan con eróticos o con narcisistas, sólo se tratan con los de su propia clase. La mejor forma de atraer a uno de ellos es concentrarse en hacer un uso inteligente de las propias emociones.

Te recomiendo que leas este post unas cuantas veces. Aunque, para facilidades de comprensión, si las emociones fuesen dinero, el erótico ya estaría quebrado y endeudado; el narcisista sería el más tacaño de todos y el inversionista inteligente tendría el dinero trabajando para él. Y eso es lo que tienes que hacer con tus emociones, PON A TRABAJAR TUS EMOCIONES A TU FAVOR.

La próxima semana…. Más de Dr. Phyloel 2009.

Egoísmo Controlado ¡Evitando la Quiebra Emocional!

“¡¿En qué momento me metí en esta relación tan desgastante?!” Esa es la frase preferida de las parejas cuando están metidas en problemas emocionales. O hay otra frase bastante típica que suelo escuchar muchas veces: “Lo que pasa es que no siento que tú me des todo lo que yo te doy a ti” o una similar “siento que esta relación me tiene perdiendo”. Pero, también puedes escuchar frases del estilo contrario o, quizá, hasta las has dicho en varias ocasiones: “Me gané el cielo y la tierra con esta relación” o “Siento que esta relación ha valido la pena”.

Tus emociones, hacen parte del capital psicológico, y cada relación que se inicia es un negocio, una inversión. No obstante, hay algo de lo que quiero hablarte antes de volver con la idea central de post:

Prepárate para una de mis frases más polémicas y que además es la precursora de mucha de la literatura que viene en Héroes de la Seducción y en Proyecto Héroes. Esta frase puede trae problemas, traerá conflictos emocionales, si se aplica y se entiende correctamente aparecerán muchos enemigos muchos enemigos. ¿Listo? Es probable que esta frase haga que no quieras volver a leerme y, lo entenderé, porque romperá con una de las creencias más fuertes que las escuelas moralistas han querido instalar… ahí va.

TODAS LAS ACCIONES HUMANAS TIENEN UN INTERÉS. TODOS LOS SERES HUMANOS ACTÚAN SEGÚN SUS PROPIOS INTERESES. TODOS LOS SERES HUMANOS SON, A LA LARGA, SERES EGOISTAS

¡Piénsalo!

Léela de nuevo.

¿Qué dices? Puedes leerla de nuevo si quieres.

Ok. Creo que ya la debiste haber entendido: TODAS LAS ACCIONES HUMANAS TIENEN UN INTERÉS. TODOS LOS SERES HUMANOS ACTÚAN SEGÚN SUS PROPIOS INTERESES. TODOS LOS SERES HUMANOS SON, A LA LARGA, SERES EGOISTAS ¡Así es, nadie actúa desinteresadamente, NADIE! Seguramente se abrieron tus ojos y decidiste volver a leer este post desde el comienzo porque sientes que no estás entendiendo, o que leíste mal. Déjame decirte algo: ¡Estás leyendo bien!

Ahora, ya imagino la primera refutación, la que recibo siempre cuando digo esta idea: “¿Y qué me dices de las personas caritativas? Estas personas actúan de tal forma que nunca reciben nada a cambio” ¿No reciben nada a cambio? ¿Sabías que las personas caritativas y altruistas son las más famosas del mundo? Bueno, eso es porque sí reciben mucho a cambio, lo reciben en términos de RECONOCIMIENTO. Si eres una persona reconocida en todo el mundo, ganas popularidad, contratos publicitarios, oportunidades para llevar tus ideas más allá, etc.

Es interesante como la gran mayoría de las cosas que has hecho han seguido ese principio. Piénsalo de nuevo y encontrarás que todas las decisiones que tomaste en tu vida fueron siguiendo tus intereses: la carrera que decidiste estudiar, el carro que quisiste comprar, el perro que decidiste tener, el viaje que decidiste realizar: todas las anteriores han sido siguiendo tus propios intereses.

¿Por qué no pasa esto mismo con las relaciones de pareja, las relaciones con tus amigos o las relaciones con tu familiar? ¿Por qué negocias en contra tuya cuando se trata de hacer negociaciones de capital emocional?

Casi siempre las negociaciones emocionales las hacemos en relación a nuestra satisfacción inmediata. Es por eso que rara vez pensamos en nuestro futuro al iniciar una relación de pareja o al aceptar cosas que no estamos dispuestos a hacer sólo porque hay una cercanía emocional con quien no lo pide. NO NEGOCIES EN TU CONTRA. Muchas mujeres a lo largo de mi experiencia dicen: “¿porque siempre me consigo una pareja que me haga daño?” o “¿Por qué nunca encuentro el hombre que busco?”. La respuesta a esas preguntas es: ENCUENTRAS LO QUE NO ESTÁS BUSCANDO PORQUE RECIBES LO QUE NO ESTÁS BUSCANDO.

Si eres un lector nuevo de Proyecto Héroes, seguramente recuerdas el post sobre el diseño de tu pareja ideal, sino es así, revísalo, léelo y regresas, acá te espero…

… es en serio… ve y léelo… ve.

¿Ya? ¡Ok! Bienvenido de vuelta.

Andrea es una mujer, profesional de 30 años de edad. Es ingeniera electrónica, trabaja para una multinacional muy importante, tiene un cuerpo muy bien cuidado por el ejercicio y unos excelentes hábitos de alimentación, su cara tiene rasgos finos y un cabello envidiado por muchas mujeres. Es una mujer feliz con su carrera, su cuerpo, sus relaciones familiares, sus ingresos, pero no es una mujer feliz con sus relaciones de pareja pues, como ella dice: “todos los hombres se aprovechan de mí”. Así que decidí preguntarle: “¿Cómo es tu pareja ideal?” Y me contestó: “quiero un hombre caballeroso, amable, que tenga un buen trabajo, que sea divertido, que sea inteligente emocionalmente, que no tenga ningún vicio, que se cuide a sí mismo y que le gusta mucho hacer el amor de maneras extrañas”. Luego le pedí que escogiera dos o tres cosas que OBLIGATORIAMENTE debe tener su pareja, qué es eso que no pueda faltar, me dijo que para ella era importante que fuese caballeroso, que se cuidara a sí mismo y que le gustará mucho hacer el amor de maneras extrañas. Teniendo en cuenta eso le pregunté sobre sus parejas anteriores, aquellos que se aprovechaban de ella y con sorpresa (aunque sólo para ella) pudimos darnos cuenta de que estos hombres no cumplían ni siquiera con lo que puso en el diseño inicial de su pareja ideal. ELLA ESTABA RECIBIENDO LO QUE NO QUERÍA.

Ahora, te voy a proponer un ejercicio que te ayudará a tener claro qué recibir y qué no. Como no te conozco, no puedo decirte qué recibir y qué no recibir, pero te voy a ayudar a construirlo con este ejercicio. Vas a tomar una hoja de papel y la divides en dos lados con una línea vertical; en uno de los lados, cualquiera que sea, escribirás todas esas cosas que no quieres recibir, ya sea insultos, hombres o mujeres deshonestos…etc. En el otro lado de la hoja, pones las cosas que esperas de los demás, qué quieres y que estás en disponibilidad de recibir. Ese será tu Código por medio del cual te relacionarás emocionalmente con los demás. Así como tenías claro que estudiarías la carrera que estudiaste, así mismo tendrás claro en qué personas y negocios interpersonales invertirás tu capital emocional.

Recuerda que tus emociones son tu capital emocional más importante, de ese capital dependen muchas cosas, tus decisiones académicas, laborales, financieras y claro, relacionales. Fíjate dónde invierte tus emociones, solo ingresa en negocios que te beneficien a ti primero. Recuerda que eres un ser humano y TODOS LOS SERES HUMANOS SOMOS EGOÍSTAS.

Nos veremos en la próxima entrega. Hasta luego ¡Partida de Egoístas!

La adicción a las emociones. Peligros y ventajas.


Andrea es una mujer de 26 años de edad, madre de dos hijas, cada una de ellas tiene un padre distinto. Durante toda su vida sus relaciones de pareja, incluyendo las que sostuvo con los padres de las niñas, han tenido una constante: sus compañeros han sido hombres maltratadores que la han golpeado, la han insultado, la han robado, la han traicionado e incluso han abusado sexualmente de ella. Obviamente, cada relación terminó en condiciones desastrosas y con todos los rastros negativos que esas relaciones pueden llegar a tener. Actualmente, Andrea sostiene una relación con un hombre que no tiene estas características y, curiosamente, manifiesta que valora mucho su forma de ser, su manera respetuosa de tratarla y otras características positivas, sin embargo, confiesa que no se siente atraída hacia él y que no se siente emocionalmente conectada con él.

¿Por qué Andrea prefiere a sus anteriores parejas y no a este hombre que le ha mostrado una alternativa? Tengo que aclarar que no tiene nada que ver con aquello de que las mujeres prefieren a los tan afamados en la literatura sobre seducción, “chicos malos”, pues porque es muy distinto un “chico malo” a un verdadero patán (así que, queridos lectores de la literatura se la seducción, cuídense de cruzar la delgada línea entre el chico malo y el patán). En realidad, la verdadera razón por la cual esta mujer siente una necesidad de estar al lado de este tipo de hombres, es que es una adicta a las emociones que experimentaba al interior de esas relaciones.

A diario llegan a mi consultorio una infinidad de personajes que son adictos a las emociones que se experimentan en situaciones de conflicto, maltrato, infidelidad, abuso e incluso criminalidad. Cuando tú quieres evitar o alcanzar una situación específica no quieres alcanzar o evitar la situación en sí, realmente lo que quieres evitar o alcanzar son las emociones que se experimentan en esa situación. Piénsalo un momento ¿Cuáles son esas emociones que experimentas en las situaciones que quieres alcanzar? ¿Cuáles son las emociones que experimentas en aquellas situaciones que quieres evitar? En ese momento te vas a dar cuenta que hay situaciones que no te gustan que igual sigues experimentando, incluso, si haces un examen más detallado, te darás cuenta cómo es que hay cosas que haces en contra tuya y las sigues haciendo, sólo porque eres adicto a esa emoción. No importa que la signifiques y la vivas como una emoción negativa, de todas formas es una emoción que tu cerebro se ha acostumbrado a sentir.

Las sustancias más adictivas del mundo son las sustancias que las diferentes glándulas de nuestro cuerpo secretan al sentir cada emoción. Seguramente has escuchado hablar de que una persona que se dedica a los deportes extremos, en los que experimenta sensaciones de terror y de inminente pérdida de la vida, es adicta a la adrenalina del momento. Todos hemos escuchado la palabra adrenalina y muchos pensamos que es una emoción o un estado pero, en realidad, la adrenalina es una sustancia, un neurotransmisor que hace que tu cerebro y tu cuerpo entren en un estado específico que te prepara para dar respuesta al peligro. La adrenalina puede hacer que una persona con 35 kg de sobre peso llegue a correr hasta 300 m. a una velocidad que en situaciones normales nunca hubiese alcanzado; la adrenalina gatilla un estado máximo de recursos para aumentar las probabilidades de supervivencia de la persona. Aún recuerdo que en mi infancia, cuando tenía 21 kilos de sobre peso, al ser perseguido por un perro (sí, le tenía mucho miedo los perros) fui capaz de saltar una barda que, cuando jugaba con mis hermanos, nunca fui capaz de saltar. Debo confesar que todavía recuerdo vívidamente como me sentía en ese momento, me sentía poderoso, me sentía fuerte, me sentía liviano. Luego de eso, mi gusto por el patinaje agresivo y el skateboarding, aumentó con facilidad.

Ahora bien, todas las emociones tienen una utilidad positiva para el individuo: la rabia sirve para atacar al agresor y protegerse, el miedo sirve para huir, la tristeza para reflexionar y encontrar soluciones y, la felicidad tiene funciones de segregación con el otro, generación de vínculos y protección de los congéneres, entre otras funciones. Pero debes tener en cuenta que todas las emociones tienen una utilidad positiva para el individuo. No te quejes por sentir miedo, pregúntate para qué te sirve. Ahora bien, el hecho de que todas las emociones proporcionan utilidad para el individuo es lo que hace que las sustancias que secreta nuestro cerebro sean las más adictivas del mundo. Así que podemos concluir que las emociones son adictivas.

Volvamos al caso de Andrea, ahora es más fácil entender por qué prefiere esas relaciones destructivas en las que experimentaba, miedo, rabia y depresión: se sentía con fuerza para atacar y huir, todo su cuerpo estaba activado haciéndola sentir llena de recursos, posiblemente es el momento en el que más valiosa se ha sentido en toda su vida; es como cuando tú sientes demasiada ira y la desfogas de una u otra manera ¡No puedes negar que te sientes poderoso o poderosa y que nadie te puede parar! Acabo de recordar cuando entrevistaba a los soldados víctimas de estrés postraumático y cómo cambiaban sus caras y sus cuerpos cuando les preguntaba qué se siente disparar un arma: sus ojos se abrían, sus bocas quedaba entreabiertas, su respiración se volvía más fuerte sus manos se alzaban y se abrían, su abdomen se contraía y respondían: “disparar un arma es casi tan excitante como hacer el amor”.

Es posible que Andrea asegure que detesta que los hombres la traten como la tratan, pero de otro lado, su cerebro se hizo adicto a las sustancias y los estados que proporcionan esas emociones, por eso, al estar en una relación en la que hay ausencia de estas emociones y de estas sustancias, la atracción se desvanece.

La intención de este post es que identifiques cuáles son esas situaciones que disparan estados en los cuales te sientes supremamente bien, a pesar de que la situación no sea algo normal o bueno. Identifica los estados negativos repetitivos en tu vida y de los que te queda difícil salir y también los estados positivos frecuentes en tu vida. Una vez identifiques esas situaciones y los estados correspondientes pregúntate cómo puedes usar esas emociones a tu favor y no en tu contra. Te ayudaré con un ejemplo: En mi trabajo frecuentemente me encuentro con niños que han sido abusados sexualmente, eso dispara en mi un estado máximo de ira, pero yo no enfoco la ira hacia otras personas o hacia la madre negligente etc., lo enfoco de tal forma que hago mi trabajo con una motivación más fuerte y más rápido para poder garantizar que el niño salga del riesgo en el que se encuentra y que el abusador sea identificado y castigado. UTILIZA TUS EMOCIONES ADECUADAMENTE y hazte adicto a las emociones positivas, como la seguridad, la curiosidad, la felicidad, la superación personal.

Ahora bien ¿Cómo puedes usar todo este conocimiento para seducir? Recrea las emociones que por biología el cerebro disfruta y usa para la supervivencia de maneras metafóricas o simbólicas. Hay dos caminos:

Cuenta Historias que le envíen los mensajes al cerebro y que recreen las emociones, así el cerebro de la persona a la que intentas seducir segregará esas sustancias y generará esos estados específicos (los que estuvimos en el último conversatorio de mi amigo y colega Naxos aprendimos cómo usar las historias para recrear emociones de todos los tipos), recuerda que el cerebro no es capaz de distinguir entre lo que vive y lo que imagina (o recuerda) vívidamente.

Crea situaciones simbólicas que recreen los estados específicos. La ventaja de esta estrategia es que usa el cuerpo en la generación de los estados específicos, lo cual le da más poder. Hay muchas formas de recrear la rabia o el miedo de manera saludable y experimentar esas emociones sin ningún efecto indeseado. Un ejemplo de recrear sentimiento de irá y defensa es practicar deportes de conjunto, en los que un grupo de gente tiene que experimentar sentimientos de rivalidad, defensa y ataque para poder ganar un partido y, así mismo, experimenta estados positivos relacionados con el compañerismo, la cooperación y la supervivencia de sus congéneres. Es una recreación de una guerra en defensa del territorio. El miedo puede recrearse a través de las películas de terror (el género más efectivo en la tarea de gatillar emociones), de los parques de diversiones y los juegos de azar (que en términos patológicos pueden generar adicciones incluso más fuertes que las provenientes de sustancias psicoactivas), en donde los jugadores experimentan miedo a la pérdida en cada jugada. ¿Ya estás entendiendo por qué los videojuegos son una industria tan fuerte hoy en día?

Lo mismo puedes hacer con tus clientes, con tus jefes; adolescentes, lo pueden hacer con sus padres. Crea vínculo y atracción a través de una adicción sana a las emociones de todo tipo.

Toda emoción puede ser recreada a través de la imaginación o del símbolo. ¡APROVECHALO!

Consulta sobre Comunicación Emocional

Hoy traje un post en el que hago lo que más me gusta. Contestar las consultas de mis lectores porque nos dan pistas a todos sobre temas cotidianos que están en las mentes de los demás Héroes. Es una larga consulta, por eso quiero empezar de una vez. Desde España nos preguntan:
¡Hola Dr. Phyloel! En alguno de los muchos manuales de seducción leí: “Márcate unos objetivos claros” y así lo hice, mi objetivo fue que no perseguía ser un rompecorazones, si no encontrar una chica con la que pasarlo bien, una relación tradicional. Si… seguramente esto es lo que quería, ¡sí ya se! un seductor no se ata, ¡sí ya se! un seductor no busca UNA mujer, si ya se….!
Está bien, vayamos al grano, tras un buen tiempo y unos cuantos rollos de noche… he encontrado esa chica. Explico cuál es la situación: ella ha tenido novio desde hace tiempo años…. Hace meses que quería cortar, y fue en la misma semana en que supo que tenía posibilidades conmigo, la que cortó con su novio…. Lo ha pasado mal durante esos meses, pero parece lo tiene muy aceptado, no está en duelo…. En cambio a su novio si le ha cogido por sorpresa, me ha contado la ha llamado llorando, y me pregunta cómo decirle que no sin destrozarlo, yo le dije que no es que no me interesasen sus problemas pero que no me volviera a sacar el tema, que era como si yo le hablase de boxeo a ella, (un tema que desconoce no le interesa y del que no tiene nada que decir…) ¿Hice mal? ¿Podría haber sido más empático?
Nos hemos acostado juntos ya. He visto muchas veces lo de cortar con el novio y desmadrarse, enrollarse con todo lo que se topa por en medio, y jugar un torneo con el novio a ver quien hace más puntos (rollos con otros), NO ES EL CASO.
Es muy obvio esa chica no tendrá ganas ahora de una relación (me imagino), la cosa es que me encuentro en una encrucijada, obviamente yo no he mostrado para nada mis intenciones, ni esa necesidad tan mencionada en todo lo de seducción, sin embargo la contradicción que tengo es que si no lo hago saber de una forma sutil mi interés, a lo mejor es ella la que cree que yo la considero un simple rollo de noche. Mi PREGUNTA: ¿Cómo empezar un relación sin tener que ser antinatural por tratar de esconder ese necesitado-desesperado? Su mejor amiga me preguntó: cuáles intenciones tenía con ella; Me dijo que ella había salido de una relación larga y profunda y que no creía que ella tuviese ganas de una cosa seria, que si quería algo con ella tenía que ir muy lento y con cuidado… ¿consejos de mujer? Porque mi intuición y mi vivencia con esa chica no me dice eso en absoluto. No estoy enamorado pero veo la posibilidad de enamorarme porque esa chica tiene muchas de las características que busco de una chica, por eso me sabría francamente mal perder la oportunidad de una relación (para bien y para mal) con ella….

Ya que has querido pasar al grano de una vez: entremos en materia. Me gustaría empezar haciendo una pequeña reflexión acerca de tu frase “¡sí ya se! un seductor no se ata, ¡si ya se! un seductor no busca UNA mujer”. Quizá, si has leído mis blogs con atención, te habrás dado cuenta de que, en realidad, esa frase no es una creencia con la que esté de acuerdo, en realidad, todas las habilidades sociales y las manifestaciones naturales que nos ayudan en el cortejo no tienen más función que la de buscar pareja. Claramente, los manuales de la seducción modernos te dicen que no te ates con el fin de tener muchas mujeres y, claro, ser una persona “mejor” frente a tus competidores de tu especie. Para mí, un Héroe de la Seducción es una persona que se ha definido sus objetivos en cada campo de su vida y ha decidido ir a alcanzarlo. Por eso, tú eres un héroe de la seducción: tienes claro qué es lo que quieres: “no perseguía ser un rompecorazones, si no encontrar una chica con la que pasarlo bien, una relación tradicional”. Felicitaciones por ello.

En referencia al caso que me comentas, es claro que conoces a esta chica bien y qué, además, has creado un vínculo emocional con ella. Sé que piensas que no está en duelo y que en este momento no está haciendo uso de la rabia (como etapa del duelo) al relacionarse contigo, sin embargo, debes tener claro que el punto de referencia que tiene para relacionarse con una nueva pareja será su anterior relación. Así que, en ese sentido, es importante que escuches.

Sé que otros dicen que no te vuelvas en el confidente de las mujeres. ¡Tienen Razón! Pero no del todo… Si pones atención a todo lo que has leído, la escucha es una de la habilidades sociales más poderosas, de otro modo no podrías hacer lecturas en frío o hacer uso de otras técnicas importantes. La diferencia está en el uso que haces de los contenidos que recibes. Para ello, debes tener claro lo siguiente:

Todo lo que escuchas es un elemento que puedes usar a tu favor, así que pon atención a lo que ella dice y hace (más si tu intención es tener una relación seria con ella). Te haré la traducción de lo que yo creo pasa en esta situación:

Ella te dice: “oye quiero contarte que mi novio me ha estado llamando y cuando lo hace me llama llorando y destrozado”

Traducción: “Quiero que sepas que hay una persona en mi pasado que está por ahí rondando y aún está mal porque terminamos… ¿qué opinas el respecto? ¿Eres capaz de manejar la presencia de este hombre en mi vida durante un pequeño tiempo mientras desaparece y acepta la pérdida?”

Tu respondes: “mira, eso no me interesa, es como si yo te hablase de boxeo… es un tema que no te gusta”

Traducción: “En realidad, no sé si sea capaz de manejar la presencia de este hombre en tu vida, es un tema que no me gusta ni me interesa y no tengo la suficiente seguridad para manejar esa situación. No me importa cómo te sientes al respecto”

Sí, estoy siendo algo duro, pero en realidad creo que es necesario escuchar un poco más. Seguramente estás pensando que no la escuchaste porque no quieres entrar en la zona del mejor amigo. Te entiendo perfectamente, no quieres que te convierta en su confidente… Sin embargo, intuyo que haces esta pregunta porque, al responder lo que dijiste, posiblemente la reacción de ella fue algo que no esperabas o se sintió mal. Quizá pensó lo siguiente “Él no está en disposición de escuchar mis emociones”

En realidad, no entrarás a la zona del mejor amigo porque tu ya no estás en etapa de seducción, tu ya generaste vínculo y estás saliendo con ella hace un tiempo, ya no tienes que crear tanta atracción (solo mantenerla) y en ese momento, las cosas cambian, ella ya empezará a esperar cosas de tí y una de esas es que escuches cómo se siente.

¿Cuál es mi consejo? Si te vuelve a decir algo al respecto responde así: “entiendo qué te sientas mal, triste e inclusive, hasta pensativa (para este momento ya es escuchado su emoción y generas empatía)… Sin embargo en mi posición, no sé si pueda ayudarte mucho con el tema… pero entiendo como te sientes y lo entiendo si quieres comentármelo, pero no esperes consejos de mí, sólo te quiero decir que me interesa que sigamos en lo nuestro y que te concentres en ello… ya hiciste tu proceso, él tendrá que hacer el suyo”.

Este tipo de comunicación es lo que se llama Comunicación Emocional. Escuchas cómo se siente al respecto y le comunicas tú también cómo te sientes. Recuerda, ya no estás en etapa de seducción, ella ya te escogió y, por ello, está esperando cosas de ti.

Recuerden queridos Héroes de la Seducción que la escucha y la inteligencia emocional, son los ingredientes que no deben faltar para alcanzar las habilidades sociales necesarias para ser una persona atractiva y confiable.

¿Amor a primera vista o amor antes de tiempo?

Hola queridos Héroes y queridas Heroínas de la seducción. Este post proviene de un tema muy frecuente en las conversaciones informales y en los procesos de coaching en seducción; así como de situaciones que se presentan cotidianamente. En muchas ocasiones, en una interacción entre un hombre y una mujer que se están conociendo y están saliendo, alguno de estos dos dice a los pocos días: “estoy enamorado de ti” o “estoy enamorada de ti”. Para este post, hay dos grupos de lectores: aquellos que lo han dicho y han notado que ser así se sinceros no les ha funcionado y aquellos que lo han escuchado y no saben qué hacer con ese amor tan repentino que aparece en el otro.

Dada esta circunstancia, primero contestaré a los que han emitido esta frase y que, seguramente se preguntarán por los nefastos resultados de la misma en el otro. Lo primero que te quiero decir a ti que te has sentido enamorado de manera tan temprana es que ¡por favor! deja de ver películas románticas, telenovelas y deja de leer novelas de amor (Y, si te gusta el porno, también deja de poner atención a esos repentinos enamoramientos de sus argumentos). Es cierto que debemos ser sinceros al hablar de nuestros sentimientos, pero para ello, primero tenemos que ser sinceros con nosotros mismos frente a lo que sentimos. Estoy seguro de que dices que estás enamorado o enamorada porque sientes las siguientes cosas: piensas en él o ella casi todo el día, sientes ganas de verlo o verla, de conocer más cosas de su persona y su vida, de escuchar su voz y, además, sientes el deber de manifestarle tu amor. Bueno, eso sucede es porque te sientes atraído hacia esa persona y has recibido una pequeña muestra de correspondencia, quizá una llamada o hasta un beso. Bueno, te tengo que decir que esa pequeña muestra de correspondencia quedará anulada en el momento en que empieces a emitir las conductas del enamorado de las películas y las novelas de amor que tanto te gustan: empiezas a mandar flores, a enviar mensajes de texto con fragmentos de poemas inventados por ti provenientes de la musa del amor, a dedicar canciones, llamar a decir cuán enamorado estás, a contarle al otro cómo es que imaginas su futuro juntos… ¡Y todo esto en una semana!

¡Cuidado! Cuando haces esto envías un mensaje incorrecto: además de que delatas tu debilidad por las películas y las novelas de amor, muestras que eres una persona insegura que se miente a sí misma con respecto a sus emociones. No es que las muestras de amor no sean válidas, lo que pasa es que estás se las das a la persona con la que tienes una relación de pareja estable, no a quién le quieres mostrar que eres una opción elegible para una posible relación. La razón por la que las personas suelen defenderse ante estas conductas es que se dan cuenta de que no eres capaz de diferenciar entre un sentimiento de atracción y el amor y saturas al otro con la emoción incorrecta creando un corto circuito. El otro no hará más que preguntarse ¿cómo es posible que esté enamorado o enamorada si apenas me conoce?

Hazte esa pregunta ahora mismo y respóndete. ¿En realidad los criterios que tienes para decidir que la otra persona es la persona de tu vida son tan fáciles de confirmar? Recuerda que nosotros hacemos inversiones emocionales y que tenemos que aprender a manejar nuestra Economía Emocional para no invertir nuestro capital emocional en personas y situaciones que no conocemos.

¿Comprarías un automóvil o una casa con sólo mirarlos por fuera? ¿Gastarías todos tus ahorros en un artefacto que apenas conoces? ¡No! No lo harías ¿Por qué? Porque debes cuidar tu capital. Lo mismo debes hacer con las personas que estás conociendo y la inversión que haces de tus emociones. Imagina por un momento que tus emociones son, en realidad, dinero; ahora imagina que acabas de conocer a esa persona y al cabo de unos días decides invertir en ella todos tus ahorros, tus bienes y el dinero que llevas en los bolsillos. ¡Es un riesgo muy alto! No sabes si esa persona te garantizará ganancias en esa inversión. Seguramente nunca harías algo como eso. ¡Si no lo harías con tu dinero y tus bienes ¿Por qué lo haces con tus emociones?!

Ahora imagina que estás del otro lado de la ecuación y eres quien recibe el dinero de una persona que, a los dos días de conocerte decide darte todo su capital. ¿Qué harías? ¿Confiarías ciegamente en sus intenciones y su dinero? ¿Sentirías tranquilidad de saber que, de buenas a primeras, alguien decidió darte todos sus bienes, ahorros y dinero disponible? Pues bien, esas mismas preguntas están en la cabeza del otro cuando le dices “es que estoy seguro de que me estoy enamorando de ti”; la persona que escucha esta frase puede pensar dos cosas: la primera es que tú no sabes manejar tu capital emocional o que no estás siendo sincero con ella y que tienes mucho capital emocional para ir regando por todos lados. Sea como sea, el manejo que haces de tu capital emocional no es de confiar.

Ahora me dirijo a aquellos que han sido blancos de este tipo de confusión emocional y no saben qué hacer. Pues bien, te recomiendo que hagas uso inteligente de la incomodidad que estás sintiendo y uses con tranquilidad tus palabras. Sé que estás a punto de estallar porque esta persona te escribe, te llama mucho, llega a los lugares que frecuentas y cada vez que hablas con él o ella te manifiesta su profundo amor por ti; así que te diré cómo eliminar esas conductas: ¡Deja de reforzarlas! No le des pistas de que sus acciones tienen efectos (sean positivos o negativos, esas conductas no deben tener efectos en ti), Es decir, no debes mostrar interés por sus llamadas, escritos y otras conductas aprendidas en las películas y novelas que tanto admira. Ten en cuenta que el está confundido… Por último, dile que lea este post para que entienda el por qué de tu rechazo.

Un saludo queridos Héroes.