El pesimista disfrazado de optimista. Reescribiendo el Verdadero Optimismo.

Businessman holding lightning in fist. Power and control

Constantemente escuchamos la palabra “optimismo”. Es una palabra que se ha vuelto, junto con el positivismo y la autoestima, en las palabras más trilladas y menos comprendidas de la psicología del desarrollo humano y el mejoramiento personal.

Ya estamos cansados de escuchar frases como:

  • “Tenemos que ser optimistas”
  • “Sé optimista que todo saldrá bien”
  • “Es mejor ser optimista que pesimista”
  • “Si eres optimista las cosas te irán mejor”

Poco a poco se ha ido convirtiendo en una palabra vacía, sin sentido e incluso hasta usada constantemente. En términos generales un optimista es un verdadero experto en esperar lo mejor de cada situación o de ver el “lado bueno de las cosas”. Esta mirada, que nos enseñaron poco a poco nuestros padres, maestros y hasta jefes, es una mirada peligrosa, encierra un peligro y es que podemos volvernos unos expertos en cruzar los dedos y decir: “yo soy optimista, yo confío en que todo saldrá bien”.

Existe otro peligro, además: usar el pesimismo como un disfraz para el pesimismo. El pesimista no espera nada bueno, de nada, es un manojo de nervios y, así mismo, tiene una gran actitud de evitar la acción por temor a que las cosas malas que cree que van a pasar le pasen. He tenido la oportunidad de vivir como un pesimista disfrazado de optimista. En algún momento de mi vida creía que ser optimista era precisamente eso: creer que todo saldría bien y cruzar los dedos; poca acción y mucha esperanza. Con el tiempo me di cuenta de que mi optimismo no era más que una defensa contra mi miedo al fracaso. Era un pesimista disfrazado de optimista y le tenía temor a la acción, pues inconscientemente quería evitar el dolor y el fracaso.

Al darme cuenta de eso, decidí dejar de usar esa palabra, me parecía una palabra vacía, sin sentido y altamente peligrosa. Sin embargo, hace unos días, en una conversación en la que discutíamos una afirmación que llegó a mis manos que decía: “tengo pensamientos de optimismo”, le compartía la afirmación a mi interlocutor y le decía: “ten un día óptimo”.

Sentí como si mi mente hiciera un click. Uno de esos momentos en los que se abren tus ojos, respiras como conteniendo el aliento, como si miraras para adentro y sintieras que tienes una idea para compartir, una nueva forma de ver.

Me fui al diccionario y busqué el significado de la palabra “óptimo” en el diccionario y encontré varias definiciones, las cuales se concentraban en una sola cosa: algo óptimo es algo bueno que no puede ser mejor, es decir, en las mejores condiciones posibles. Decidí entonces reescribir mi creencia sobre el optimismo.

El optimismo es una actitud constante de actuar en las mejores condiciones posibles. 

Dicho de otro modo, el optimismo es un tema de acción, de siempre hacer el mejor esfuerzo, de actuar en condiciones óptimas. Lejos de ser una actitud de simplemente cruzar los dedos para esperar que vengan las cosas buenas, o de verle el lado amable de las cosas, es una decisión de actuar en condiciones óptimas para lograr esas cosas buenas y construir el lado amable de la realidad.

¿Y tu eres un optimista, o un pesimista disfrazado de optimista?

Diseñando el Futuro (IV) Plan de acción.

Hola queridos Héroes. Algunos de ustedes me han escrito preguntándome acerca de la serie DISEÑANDO EL FUTURO. Bueno, para aquellos que han seguido la serie juiciosamente y también para aquellos que no, hoy viene la cuarta entrega de la serie con, quizá, uno de los post más importantes de la serie. EL PLAN DE ACCIÓN.

La acción es, en realidad el elemento más importante en la consecución del proyecto de vida. Frecuentemente en mis sesiones de coaching, encuentro una gran cantidad de hombres y mujeres que vienen con un plan perfecto, objetivos planteados de una manera adecuada, han identificado los recursos y comprenden muy bien su estado actual (elementos que hemos trabajado en los tres post anteriores de la serie) y en el momento en que les pregunto: “qué bien me parece tu planteamiento, cuéntame qué acciones has llevado a cabo para lograr este plan“; siempre hay dos respuestas con respecto a ello: unas veces no han llevado a cabo ninguna acción y, en otras ocasiones, las acciones que llevan están desordenadas y son poco coherentes con lo que se ha planteado. Y eso no está mal ni es un pecado, pero es un error en el que la mayoría de las veces caemos, empezar a actuar sin un plan. Afortunadamente hemos ya pensado en el plan en los anteriores post de esta serie; nuestro objetivo ahora es entender cómo hacer para que tu plan de acción sea coherente con tu proyecto de vida.

1. Diseñar tus objetivos. ¿Qué quieres lograr con esas acciones? Para saber qué acciones llevar a cabo debes saber qué quieres lograr.

2. El siguiente paso es investigar qué y cómo han hecho otros para lograr el mismo objetivo que estás persiguiendo. La mayoría de las veces los objetivos que queremos lograr son objetivos que otros han logrado. Así que lo más obvio para saber cómo alguien ha logrado algo es preguntárselo o leerlo en caso de que no sea alguien cercano a ti. Recuerda nuestro post sobre el modelado y entenderás este paso de mejor manera.

3. El tercer paso es diseñar un horario para organizar tus acciones. Si tienes como objetivo moldear tu cuerpo, debes saber qué días y a qué horas vas a ejercitarte; si quieres terminar un proyecto, dedícale el tiempo específico a dicho proyecto. Es importante que escribas tu horario y lo pongas en algún lugar visible, en el que puedas seguir tu plan de acción. Recuerda que la consecución de un objetivo es algo que debes hacer poco a poco, una meta conseguida significa que has logrado esa meta diaria que te pusiste en tu horario. Yo llegué cumplir el sueño de mejorar mis habilidades dibujando todas las noches: mi meta diaria era dibujar un personaje diario. Por último, esto te ayudará a predecir con más exactitud cuánto tiempo puedes durar para llegar a tu meta.

4. El último paso y tal vez el más importante es la creación de un medio para controlar tus avances. Es lo que los que hemos trabajado en ventas conocemos como CONTROLADORES. Cada objetivo que quieras alcanzar es susceptible de ser medido: si quieres mejorar tus relaciones interpersonales, anota cada semana cuántas veces te han dicho que tus relaciones han mejorado; si quieres mejorar tu apariencia, tomate fotos y guarda aquellas con las que te sientes bien; si quieres mejorar tus ventas anota todas las noches tus números específicos (cuántos clientes contactaste, cuantos te compraron, etc.). Tus controladores te ayudarán además a saber qué cosas están funcionando y qué otras no, te ayudará a encontrar tus fortalezas y tus debilidades.

Todos los objetivos son alcanzables, todas las habilidades son susceptibles de ser aprendidas, lo único que hace falta es el plan correcto.

Un saludo queridos Héroes.

Diseñando el futuro (III) Las herramientas para el éxito y el crecimiento personal: Los Recursos.

Primero que todo, a los lectores y lectoras de PROYECTO HEROES, les quiero dar una calurosa bienvenida al 2008 y espero que me acompañen durante este año colaborando con nuestra misión de llevarle información valiosa y útil a quien la necesite. Bienvenidos al 2008 en Proyecto Héroes y Héroes de la Seducción.

Empecemos entonces a trabajar desde la primera semana del año, hoy seguimos con nuestra serie: Diseñando el Futuro. Ya hemos adelantado dos posts bien importantes en esta serie; en el primer post has examinado tu presente en el que descubriste tus insatisfacciones y tus fortalezas. En el segundo post te diste cuenta que esas insatisfacciones, en realidad, son próximos objetivos y, por ello, iniciaste el proceso de diseñar tus objetivos con los pasos que he propuesto en la serie. Así que, ya conociendo exactamente en qué estado está tu presente y ya que has diseñado tus objetivos, es importante que hagas un examen de los recursos que tienes para llevar a cabo tus objetivos.

Jim Rohn, una de las grandes leyendas del crecimiento personal, mentor de mentores, dijo en un entrenamiento en el que tuve la fortuna de asistir: “Todo lo que necesitas para cumplir tus sueños, está más cerca de lo que crees”. Y este post lo que quiere hacer es redondear esta idea y enseñarte cómo encontrar tus recursos, tus herramientas para el éxito.

Hay varios tipos de recursos, examinemos uno por uno.

Recursos físicos. Los recursos físicos son las cosas que puedes usar para alcanzar tus objetivos. Por ejemplo, en el caso de que quieras perder peso, tienes como recurso todos los elementos deportivos o máquinas de ejercicio a las que tengas acceso; si no es así, hay recursos físicos como parques o ciclovías, etc. Para cada uno de los objetivos que tienes, lista los recursos físicos que te puedan servir. Equipos electrónicos, prendas específicas de vestir, la lista, como encontrarás, será muy larga y te darás cuenta de que posees más recursos físicos de los que pensabas. Piensa no sólo en los recursos físicos que tienes sino también en los que necesita.

Recursos psicológicos. Básicamente, los recursos psicológicos son tus habilidades y tus cualidades. Por ejemplo, para cumplir mi objetivo ayudar a la mayor cantidad de personas posible para que mejoren sus vidas a partir de sus propios recursos, tengo como propio recurso mi capacidad para escribir y para comunicarme a través del coaching y las conferencias. Muchas veces, un objetivo es alcanzar una habilidad específica, así que es importante que tengas en cuenta que el objetivo, en realidad, es lo que lograrás a partir del alcance de esa habilidad. Este tipo de objetivos, es lo que Joseph O’ Connor llama “Objetivos Camino” u “Objetivos Puente”. Los recursos psicológicos no son solo los que tienes, sino los que puedes aprender.

Personas como recursos. Hay personas a nuestro alrededor que funcionan como recursos. De hecho te invito a que busques como cada persona a tu alrededor puede ser un recurso para ti. Pregúntate cómo las personas de tu familia pueden hacerlo, cómo las personas con las que trabajas pueden ser herramientas para tu éxito. Te sorprenderás la cantidad de contactos y de posibilidades que tienes sólo con mirar las personas que tienes a tu alrededor. En mi caso, tengo desde arquitectos hasta médicos, pasando por diseñadores de moda, ingenieros, abogados, amas de casa, mamás, adolescentes expertos en electrónica, etc. Cada persona tiene algo valioso para los demás, encuéntralo y le ayudas y te ayudas al mismo tiempo. Me pongo como ejemplo de recurso para ti, soy un recurso utilizable que tienes a tu disposición.

Usa este post y la serie Diseñando el Futuro como un recurso para hacer de tu vida, de ahora en adelante, una vida llena de oportunidades y de recursos. Hazte experto en aprovechar los recursos.

Diseñando el futuro (II) Planteamiento de Objetivos

Casi de manera automática, esta época del año dispara en nosotros una buena cantidad de preguntas como su fuera una obligación o una costumbre decembrina empezar a plantearlas. Todas esas preguntas tienen gran importancia para nuestra vida interna y dos de ellas, creo yo, son las más importantes al terminar una etapa.

¿Cómo me fue en el año que está acabando? Y

¿Qué quiero para el año entrante?

Si observamos bien, estas dos preguntas las hemos explorado ya en Proyecto Héroes. La primera la vimos en la entrega pasada de esta serie DISEÑANDO EL FUTURO, en la que nos ocupamos de explorar el presente. Eso que obtuviste en dicho ejercicio es una respuesta a lo que pasó en este año. Te recomiendo que revises el ejercicio o que lo hagas si no lo has hecho y así responderás a esta pregunta con algo más de contenido a como solemos responderla; generalmente decimos “Este año fue un buen año” o “este año fue un año difícil”, etc. ¡Créeme! la sensación de conocer más exactamente el camino recorrido servirá para responder a nuestra pregunta número dos y que, además es el tema central de este post.

¿Cómo quiero que sea el año entrante?

Si eres lector frecuente de Proyecto Héroes, conoces mi estilo y ese es proporcionándote pasos para usar las Habilidades Especiales que te ayudarán a maximizar tus pasos hacia el crecimiento personal. Así que examinaremos los pasos para definir los objetivos para el 2008. Pero antes, asegúrate de dedicarte ese espacio a ti, toma tu tiempo, escoge un lugar tranquilo, con pocas distracciones ¿Ya lo encontraste? Bien. ¡Empezamos!

Repaso del estado actual. En este paso lo importante es que tengas claro el ejercicio del post anterior, en dicho post pudiste haber encontrado aquellas cosas por las cuales te sientes agradecido, aquellos aspectos que sientes que deben mejorar y otras cuestiones que aparecen al explorar tu presente. Este paso es la base para construir un edificio de objetivos consistente y poderoso. Recuerda que es importante definir estas cosas en cada uno de los campos de acción ya que estos son la Columna Vertebral del manejo de tu proyecto de vida.

Clasificación de insatisfacciones y cosas a mejorar. Recordando el post llamado Reiniciando sesión, es bueno que repitas el ejercicio para identificar aquellas cosas de las cuales te tienes que hacer cargo. Dichos aspectos serán el caldo de cultivo para la definición de tus objetivos.

Definición de objetivos. Para definir los objetivos en cada una de los campos de acción debes tener en cuenta varios aspectos: a) debes plantearlos en positivo, es decir, no tienes que escribir objetivos como “no quiero tener problemas con mi familia”. En lugar de eso escríbelo de manera positiva “quiero mejorar las relaciones con mi familia” o “quiero tener buenas relaciones con mi familia”; b) es importante ser específico en los objetivos que planteas de tal forma que puedas verificar que los cumpliste. Así, cuando plantees el objetivo “voy perder peso” puedes ser mas objetivo y decir “voy a perder (número de kilos o libras) en (tiempo en el que vas a verificar que cumpliste el objetivo)”.

Medios de confirmación. Cuando has planteado un objetivo de manera específica y positiva, debes también plantear para cada uno de ellos la forma en que controlas los avances hacia tu objetivo. Por ejemplo, si en tu Campo de Acción Económico, quieres ahorrar una cantidad determinada de dinero a la semana, debes tener un controlador en el que puedas escribir cuánto dinero has ahorrado en la semana y medir cómo van tus avances. Cada uno de tus objetivos debe tener una forma de ser medido.

Manejo de las expectativas. Ten en cuenta que vas a diseñar objetivos para el año que viene, así que estos son objetivos a corto y mediano plazo (claro, estos mismos pasos los debes seguir para plantear tus objetivos a largo plazo). Por esa misma razón, debes tener claro que los objetivos deben ser congruentes con el tiempo; por ejemplo, no puedes plantearte perder 10 kilos en una semana, etc. Si te pones expectativas demasiado altas puedes frustrarte sin necesidad.

Bien, sigue estos pasos en cada uno de tus campos de acción y encontrarás el panorama de tu Proyecto de Vida más claro. Preocúpate por definir muy bien los objetivos y así, poder llegar al siguiente post en el que definiremos los recursos que tienes para el alcance de esos objetivos.

Nos vemos la semana que viene… con más de DISEÑANDO EL FUTURO.

Diseñando el Futuro (I) Explorando el Presente

Hola queridos héroes. Hoy les traigo un post recopilatorio, es decir, un post en el que recorreremos temas importantes ya tratados en este blog y que te ayudarán a consolidar tu futuro y tu proyecto de vida.

¿Cómo se diseña un Proyecto de Vida? ¿Qué pasos hay que seguir para tal diseño? ¿Qué elementos debo tener en cuenta para pensar mi futuro? Dichas preguntas son las más frecuentes en las sesiones de life-coaching y en lo correos electrónicos de mis lectores de Proyecto Héroes. Por eso he decidido crear una serie llamada DISEÑANDO EL FUTURO que empieza con este post que he titulado EXPLORANDO EL PRESENTE. Esta serie tendrá como objetivo ayudarte a diseñar tu proyecto de vida y los medios para irle llevando a cabo.

Este post, comprende el punto de partida de cada Proyecto de Vida: la exploración del presente. Así como debes conocerte a ti mismo muy bien para poder interactuar adecuadamente con lo demás, debes tener claro cuáles son las condiciones de tu presente para empezar a planear tu futuro.

Uno de los primeros post que escribí en Proyecto Héroes, fue acerca del diseño del Yo Ideal. Si eres lector de Proyecto Héroes desde sus inicios, quizá ya has realizado el diseño de tu yo ideal en cada uno de los campos de acción; si no es así, te invito a que te remitas a dicho post para que Diseñes tu Yo Ideal antes de empezar a diseñar tu proyecto de vida. ¡Revísalo, acá te espero!… ¡This way! Y no olvides el campo de acción de la diversión.

¡Bienvenido de vuelta! Ya que has conocido tu Yo Ideal o lo has repasado, es hora de hacer el mismo ejercicio, pero con tu presente. Para ello ten en cuenta los siguientes aspectos.

1. Haz un inventario de emociones que aparecen en cada uno de los campos de acción.

2. Un inventario de las personas que aparecen en cada uno de los campos de acción.

3. Una lista de las insatisfacciones y satisfacciones en cada campo.

4. Una lista de aquellas cosas, personas y situaciones por las que te sientas agradecido.

Gracias a esta descripción estarás en condiciones y detectar los Obstáculos y los Recursos. Que será nuestro próximo post de esta serie. Por ahora concéntrate en tu presente.