Patrones de Lenguaje Atractivo.

Lenguaje atractivo

Uno de los grandes y más poderosos presupuestos de la psicología de corte sistémico es el Axioma Nº 1 de Paul Watzlawick en cuando a comunicación se refiere: ES IMPOSIBLE NO COMUNICAR. Más adelante, los creadores de la Programación Neurolingüística (PNL) lo incluyeron como una de sus premisas fundamentales para el desarrollo de las diferentes estrategias y técnicas de dicha disciplina.

Luego de estar súper breve introducción histórica de este poderoso pensamiento, debo confesar que cuando escuché esta frase por primera vez, me pareció algo obvio, algo lógico y extremadamente básico. Mi sensación era algo así como “¡Vamos, es lógico, no tiene nada de interesante o profundo!  Pues bien, en ese instante, mis primeros semestres de estudiante de psicología, no consideraba importante nada de esto. Era de esos sujetos que decía que las apariencia no es importante, que no deberían valorarte por como te ves, por como te mueves, por como eliges los colores de las paredes de tu cuerpo, etc.

Con el paso del tiempo, me encontré con un concepto bastante importante: discurso. Cuando leemos esa palabra en lo primero que pensamos es en alguien parado en un estrado diciendo unas palabras, posiblemente un político o una persona influyente. Bueno, al menos esa era mi imagen para ese entonces. Lo que aprendí es que todas las prácticas tienen discursos insertados, mensajes e intenciones que quieren ser expuestas al mundo exterior, ya sea de manera consciente o inconsciente. Como siempre, los ejemplos son mejores para explicar las cosas.

Un consultante que tuve hace unos años, tenía un patrón bastante particular: quejarse constantemente. Era su modus operandi de casi todas sus actividades. En las redes sociales, al entrar a un lugar nuevo, al hablar de sus reacciones, incluso al hablar de sí mismo, constantemente estaba quejándose, encontrando las cosas malas que habían a su alrededor, en sus familiares, amigos, en los servicios que contrataba. A donde fuese encontraba una falla. (¡Eso sí, era un excelente auditor! profesión que desempeñaba laboralmente). Como discurso, no sólo estaban sus palabras, también estaban sus prácticas como investigar cada situación nueva a la que se iba enfrentar: por ejemplo cuando conocía una nueva chica, de inmediato se iba a sus redes sociales y encontraba cuanta cosa para quejarse encontraba de su ciudad natal, de los post que hacía, etc. ¡Era un detector de fallas infalible!. Sus gestos siempre eran gestos de sospecha: entrecerrar los ojos, hacer un gesto como si algo le oliera mal, y la quijada arriba. Todo su ser enviaba un discurso coherente. Obviamente, su cotidianidad estaba repleta de problemas, dificultades en sus relaciones y siempre se quejaba (¡Claro!) de que no se sentía atractivo hacia las mujeres (¡obvio también se quejaba de las mujeres!).

Con esta historia, lo que quiero decirte es que cada cosa que haces, dices, opinas, resistes. Como usas tu ropa, como usas tus redes sociales, la forma en que eliges qué televisión ver, la música que escuchas, etc. Todo esto envía un mensaje de ti, de tus creencias y de tus actitudes hacia la vida.

Mi intención con este post, además de generar la reflexión y que te observes detenidamente sobre que es lo que estás constantemente proyectando, es compartir una serie de tips que te ayuden a generar patrones de lenguaje atractivo. Algunos gestos, actitudes y hábitos en el lenguaje (verbal y no verbal) que puedan ayudarte en la configuración, no sólo de una personalidad atractiva, sino de un SER atractivo.

  1. Renuncia a la necesidad de quejarte. Aprovechando la historia de nuestro amigo más arriba. Es evidente que si sueles estar quejándote todo el tiempo disminuyes las probabilidades de proyectarte como alguien con quien las personas quieren estar. No he leído estudios al respecto, sin embargo, desde mi experiencia como terapeuta en seducción y pareja, te puedo decir que aquellas personas con quienes he trabajado que tienen este patrón de queja, al eliminarlo de sus vidas, la magia empieza a aparecer y sus relaciones cambian satisfactoriamente y el círculo social se amplía.
  2. Elimina el “no” y el “pero”. Este es uno de los retos más grandes del lenguaje. Seguramente si lees más arriba, podrás encontrar uno que otro “no” y uno que otro “pero”. Mi recomendación es que trates de eliminar este par de palabras de tu lenguaje hablado y escrito. Puedes poner límites a través de afirmaciones y puedes expresar tu punto de vista prescindiendo de la palabra pero. Una buena forma de empezar a entrenarlo es a través de los medios escritos: el chat, los correos electrónicos, tu diario.
  3. Dile adiós a las generalizaciones. Quizá es algo difícil de notar  en tu propio lenguaje o en el lenguaje de otros, sin embargo es uno de los hábitos más frecuentes. Palabras como “todos”, “siempre”, “nunca”, “nadie”, “ninguno”, entre otras, son palabras que generan un poco de malestar a nivel inconsciente entre nuestros interlocutores. Imagina esta frase: “SIEMPRE que salgo a conocer gente, TODOS me miran raro y NUNCA logró conocer nuevas personas. NADIE se interesa en mi”. Ahora, cámbiala por: “EN OCASIONES, cuando salgo a conocer gente, ALGUNAS PERSONAS, me miran raro, A VECES NO logro conocer nuevas personas, ALGUNAS PERSONAS no se interesan en mí”. ¿Cuál se siente mejor o peor? ¡Seguro has notado la diferencia!.
  4. Volumen y velocidad. Presta atención a los tonos de tu voz. Simple y sencillo: que te escuchen bien y que no exista la necesidad de preguntarte “¿Cómo, qué dijiste?”. Si te lo están preguntando mucho, no estás vocalizando o no tienes un volumen suficiente (¡o la otra persona está sorda!). En cuanto a la velocidad, trata de no hablar muy rápido, no querrás que la persona se canse al tratar de seguirte el paso; claro, el opuesto: hablar lento puede resultar aburrido también. La formula que considero es el antídoto para esto es que tu tono y ritmo, esté siempre acompañado de significado, es decir, que las palabras que estás usando, sean coherentes y congruentes con los tonos. En otras palabras, que la emoción se alcance a notar en lo que dice.
  5. Concéntrate en el instante. Estar presente para tu interlocutor es quizá el patrón de lenguaje más poderoso. Estar escuchando, realmente lo que te están diciendo. Muchas veces cuando salimos con alguien nuevo, estamos aplicándole nuestros juicios, imaginando como serán las siguientes horas de la cita (o como queremos que sean). Desconéctate de la expectativa, desconéctate de tus diálogos internos y presta total atención a la persona que tienes al frente y lo que está pasando con tus sentidos. Piensa en esas personas con quienes te gusta estar… notarás que siempre están ahí, presentes, con su propio estilo sí, y presentes.
  6. Sé natural, evita fingir. Actualmente parte de mi labor es comercial, tengo que visitar clientes y ofrecer mis servicios a las organizaciones. En este camino, me encuentro con todo un abanico de personalidades y formas de ser. Hay un tipo de personas que he notado con cierta frecuencia, me gusta llamarles: “los postizos”. En sus lenguaje no verbal, se notan incómodos al fingir sus gestos, los tonos de la voz se ven poco naturales y sus palabras suenan a guión. No hay congruencia entre los tonos y las palabras y sus ojos delatan que están tratando de elegir demasiado bien las palabras. Mi recomendación al respecto es: encuentra comodidad contigo misma/0. No trates de parecer algo que no eres. La naturalidad es uno de los rasgos más valorados en el mundo de la seducción.
  7. Renuncia a los resultados. El mundo de la seducción está muy permeado por la expectativa, cuando salimos a conocer nuevas personas, queremos volver con un resultado: un nuevo número telefónico, una nueva amiga, una nueva cita. En el tiempo que llevo asesorando los procesos de búsqueda de pareja o ampliación del círculo social, he notado que a más expectativas, menos resultados. Disfruta el encuentro, el camino y recibe lo que llega. Poco a poco empezarán a verse resultados, sin forzarlos.

Me gustaría saber cómo se mueve tu vida si elige aplicar al menos uno de estos patrones. Coméntalo en el blog o en nuestras redes sociales.

¡Un abrazo!

Obstáculos de la Seducción. Sesión 05: ¡El síndrome de Penélope y Pepe le Pew! El seductor empalagoso y la atracción constante de apestosos pretendientes.

pepe_le_pew

Lo maravilloso de las historias y las metáforas que aparecen en nuestra cultura popular, es que se juntan con nuestro inconsciente colectivo y nos retan a encontrar sentido, muchas veces, sin siquiera darnos cuenta, estas metáforas entran en nuestra mente y nos llevan a la instalación de creencias que se convierten en nuestros pilotos automáticos.

La metáfora que traigo hoy es la de Pepe Le Pew. Una historia bastante conocida por aquellos que vimos dibujos animados de Warner Brothers en los 80’s y 90’s. En ella, situada en París: la ciudad más romántica del planeta, una gata (que nunca dice una palabra) deambula por las calles de la misma y, por accidente (¡en cada capítulo!), es pintada de tal modo que su apariencia es muy cercana a la de una zorrilla. Razón por la cual, Pepe, un Zorrillo que se considera romántico empedernido, intenta conquistar a la Penélope con toda suerte de estrategias: flores, chocolates, serenatas, paseos románticos en carrozas, poemas, etc.

Esta metáfora me parece realmente hermosa en lo que al arte de la seducción, la atracción, la consecución y el amor propio se refiere. Saltan a mi vista varios elementos culturales que alimentaron nuestras creencias sobre la seducción y la relación de pareja y que, muchos de nosotros llegamos a llevar a la acción en nuestros repertorios de conquista. Podemos ver como la cultura de la época nos decía: la forma de seducir es esta: a) el macho tiene que hacer todo lo posible para conquistarla: romanticismo, creatividad y perseverancia (diferente a la insistencia). A medida que van avanzando las generaciones, estos tres elementos se van perdiendo en la seducción. b) Regalos y halagos son una estrategia que “debe” ser aplicada. c) La apariencia física es la base de la atracción y puedes modificarla para atraer a cierto tipo de personas. 

Bien, creo que muchos de los hombres de mi generación aprendimos la lección y fuimos románticos e intentamos varias cosas de este estilo y, al mismo tiempo, muchas mujeres encontraban como parte del guión y el esfuerzo de la seducción que el hombre hiciera este tipo de travesías en pro de la conquista y el cortejo. Hasta ahí, creo que es importante entender que el romanticismo, la caballerosidad, los detalles y los halagos, deben mantenerse en la seducción y hacen parte de las demostraciones de interés. ¡Qué siempre deben estar!. Sin embargo, hay otras dos partes de la metáfora que no vimos y que son la respuesta a la pregunta que nos hacíamos: ¿Cómo es posible que Pepe no pueda conquistar a Penelopé, luego de todos esos intentos que, en la vida real, podrían haber enamorado a cualquier mujer? 

A simple vista lo que contestamos es: Pepe apestaba, olía mal. Bien, creo que eso es totalmente cierto. Sin embargo, y aquí es donde veo la genialidad de la metáfora, y es que Pepe no es consciente de que apesta. En algunos capítulos incluso intenta parecerse a un gato ocultando el pelaje blanco de su lomo, sin embargo, su rasgo más repelente, siempre lo delata. Muchas veces, en la seducción nos concentramos en lo que la cultura nos dice y nos invita a cumplir ciertos guiones sobre lo que “debe” ser una persona atractiva y llevándonos a quitar la atención de nuestro propio proceso de autoconocimiento. El resultado:  ¡Intentamos con demasiada fuerza! enfocándonos en los guiones y nos olvidamos de trabajar en nosotros mismos para lograr la autenticidad. Es muy probable que si el Pepe hubiese encontrado la manera de no apestar tanto, sus intentos tendrían un tono distinto. Y su perseverancia no se habría vuelto “insistencia apestosa”. 

Ahora bien, creo que hasta ahí la metáfora es muy clara y no hay mucho más para hilar más profundo. Todo el peso de la reflexión cae sobre el pobre Pepe quien debe hacer un ejercicio de modificar su “apestocidad”. Sin embargo, como suele suceder en nuestra cultura, el foco siempre lo ponemos en el personaje principal y otros personajes aparecen ahí ofreciéndonos su riqueza, nuestro inconsciente lo capta, pero rara vez lo registramos en nuestra atención. ¡Así es, Penélope! Ella también tiene su parte en este círculo vicioso de seducción apestosa y empalagosa que nos entretuvo por varios años y de constante repetición. ¿Cuál es el error de Penélope que no le permite poner límites a esta situación? En mi lectura, son dos:

El primero, es ¿cómo cada capítulo se las arregla para terminar “accidentalmente” pareciendo una zorrilla? En la búsqueda de pareja, constantemente tanto hombres como mujeres nos encontramos con que, de pronto, estamos atrayendo determinado tipo de personas que no nos agradan. “Siempre me tocan unos patanes” o “siempre me tocan los interesados” o “siempre me tocan los silenciosos que no dicen lo que sienten”. Son frases que escucho constantemente en consulta. En cada caso, detrás de estas quejas, está siempre un rasgo de esa persona o alguna creencia que fortalece actitudes y comportamientos que terminan atrayendo el mismo tipo de personas. Penélope nunca se hace responsable de hacerse esa pregunta de por qué seguía atrayendo al zorrillo. Muchas veces no nos damos cuenta de nuestra “raya blanca en la espalda” que constantemente envía un mensaje que no notamos que estamos compartiendo y atrae al mismo tipo de personajes. 

El segundo elemento que creo que colabora con la “seducción apestosa” es el silencio. No sé si es intencional en los libretistas y creadores del personaje (no encontré pistas al respecto), o si es una simple expresión del inconsciente cultural machista de la época, pero para mí es altamente llamativo y, al mismo tiempo un poco desconcertante que Penélope no habla, no dice una palabra, sólo se centra en hacer gestos y escapar. El error en este tipo de casos es el silencio y no poner el límite de manera asertiva. 

El síndrome de Penélope y Pepe, tiene un elemento nuclear. Hay elementos en la proyección de su personalidad que escapan de su consciencia. El olor de Pepe, la raya blanca en la espalda y el silencio de Penélope.

Te invito a hacer estas tres preguntas.

¿Cuál es tu rasgo apestoso y qué puedes hacer para corregirlo?

¿Cuál es tu raya blanca en la espalda, eso que puedes estar proyectando sin darte cuenta?

¿Qué está en el silencio que no te permite romper con patrones apestosos? 

¡Gracias por pasar! Si te gustó, compártelo… seguro que no apestarás.

Consciencia Sistémica y Atracción.

I see You

Imagen tomada de http://www.imcreator.com/free/people/i-see-you Autor: Xvire Título: I see You.

Querido lector. Nos encontramos en la cuarta semana de este nuevo año, estoy seguro de que muy posiblemente ya te has planteado algunas metas para este nuevo comienzo, así como también quizá estés recriminándote por todas aquellas cosas que no lograste el año pasado, que te habías propuesto y que están de nuevo en la lista de anhelos para el 2016.

No te niego que también me pasa algo parecido, reviso los retos que me he planteado para este año y me doy cuenta de que hay algunos de ellos que están en proceso desde hace un par de años. ¿Cómo manejarlo? ¿Cómo lidiar con esa pequeña frustración? Bien, he elegido reflexionar sobre ello y he elegido pensar que ese par de años hacen parte de un proceso, que esos “no-alcanzados” hacen parte de ese camino y forjaron lo que continúa construyéndose en el presente y además son retroalimentación frente al logro de esos retos en el presente.

Otro hábito que tengo cada vez que inicio un año nuevo, es preguntarme qué grandes aprendizajes quedaron del año inmediatamente interior. Suelo hacer una lista muy larga de aprendizajes pequeños que se convirtieron en mis creencias nuevas y fuertes. Este año, quiero compartir un gran aprendizaje que tuve en mi crecimiento personal en el 2016 y ponerlo a tu servicio. Pues mis aprendizajes no siempre serán útiles para todos, sin embargo, no está demás compartirlos, quizá te hace sentido y te ayude de algún modo.

Ese gran aprendizaje me llegó a la largo de tres experiencias: la primera experiencia fue el cambio de ciudad de vivienda; le segunda: atravesar por mi certificación como Coach y, la tercera, la lectura del libro: FOCUS de Daniel Goleman.

En una frase, mi aprendizaje fue:

Al aumentar mi consciencia sistémica, aumento mis probabilidades de éxito en cada cosa que haga y,al mismo tiempo, me convierto en un ser más atractivo.

El término “Consciencia Sistémica” es usado por Daniel Goleman en su libro FOCUS, refiriéndose a la capacidad que tiene el ser humano de saberse, pensar y actuar como parte de un sistema (biológico o social). Algo así como un DARSE CUENTA de que hace parte de un lugar en el que todas sus acciones tienen un impacto (a corto o largo plazo) en los demás individuos de su sistema. Sin embargo, Daniel Goleman genera una alerta y es que en realidad esta consciencia sistémica no es algo muy frecuente y que, muy pocas personas, enfocan su atención en cómo sus acciones impactan el sistema en el que se desenvuelven.

¿Qué tiene que ver el tema de la consciencia sistémica con el cambio de ciudad? Pues bien, tuve la oportunidad de cambiar de ciudad y pasarme a vivir a una ciudad más pequeña. En esta nueva ciudad, en su cultura ciudadana es muy común ver cómo las acciones están pensadas en pro de la comunidad, en la manera de conducir, el cuidado de la infraestructura pública, el uso de los espacios y otros discursos culturales tienen signos de una consciencia sistémica más alta. Contrario a lo que sucede en la ciudad más grande, en donde las dinámicas culturales tienen un mayor protagonismo en el “primero yo” y un sentimiento de comunidad más bajo.

Esta diferencia entre las dos ciudades, me llevó a observar a las personas desde la perspectiva de la Consciencia Sistémica. De pronto empecé a darme cuenta de cómo aquellos que están más pendientes de sus entornos y están más conscientes de cómo sus pequeñas acciones impactan sus ambiente, son aquellas personas que se proyectan como más atractivas, más inspiradoras y más persuasivas.

Consciencia Sistémica y Atracción

¿Cuál es la conexión entre la consciencia sistémica con una personalidad atractiva? Consciencia Sistémica, significa que estás pensando en ti como un agente de cambio, un organismo que ejerce IMPACTO PERMANENTE  en el entorno. Cada cosa que haces: qué comes, por dónde caminas, qué publicas en tus redes sociales, cómo hablas de las demás personas, qué ropa usas, cómo conduces tu auto, cómo usas el transporte público… absolutamente cada acción tiene un impacto (positivo y/o negativo). A mayor consciencia de esos impactos, mayor conexión podrás generar con las personas que están a tu alrededor, tendrás más noticia de sus emociones, de sus necesidades, de sus gestos, de sus reacciones y poco a poco empiezas a convertirte en un elemento amable, confiable e inspirador de ese sistema.

Hagamos un pequeño ejercicio que, al mismo tiempo, te servirá como ejemplo de la consciencia sistémica. Entra a tu perfil de Facebook y observa qué has compartido con tus contactos a lo largo del día. Ahora pregúntate: ¿Qué emociones podrán disparar estos contenidos en las personas que los ven? ¿Qué pasaría si lo que compartes se vuelve viral (si aún no lo es)? ¿Qué dice esa publicación sobre ti? ¡Créeme, cada cosa que publicas, envía un mensaje sobre qué tipo de persona eres. ¿Has hecho algún juicio de valor de otra persona basándote en lo que publica en las redes sociales? ¡Seguro que sí! Pues hay una ley de la comunicación humana  y es: es imposible no comunicar. Por ello, te invito a que siempre que publiques algo en las redes sociales, te hagas estas preguntas.

Efectos de la Consciencia Sistémica.

Confiabilidad. Una persona que está consciente de su impacto permanente, genera una sensación inconsciente en el sistema de ser una persona confiable, que no genera un peligro para ese sistema y que proyecta credibilidad.

Congruencia: La consciencia sistémica tiene otro efecto bastante poderoso: la congruencia, ya que nace una conexión entre lo que haces, lo que dices y lo que piensas, lo cual se transmite en que tu ser es más sólido y coherente.

Conexión emocional inmediata: La consciencia de lo que está pasando con el otro en el instante, hace sentir a tu interlocutor tenido en cuenta, contenido y, además, inconscientemente te proyectas como un lugar un lugar seguro en el que la confidencia y la complicidad se pueden dar sin mayor riesgo.

Sostenibilidad en las relaciones: Si te proyectas como confiable, con una alta credibilidad, coherente y generas conexiones emocionales rápidas, es obvio que tus relaciones serán sanas y tendrán a mantenerse, pues eres capaz de ser asertivo y estratégico al momento de actuar con las personas que te rodean: tu pareja, tus clientes, tu familia.

INCREMENTA TU CONSCIENCIA SISTÉMICA. 

Te invito a practicar los siguientes tips:

  • Haz consciencia de cómo te mueves en tu ciudad. ¿Cuando caminas te das cuenta quién está a tu alrededor, estás obstruyendo el paso donde estás parado o estacionado?
  • Haz algún cambio que tenga un pequeño impacto en tu comunidad: cuida el volumen de tu música en espacios públicos, respeta los pares o las intersecciones al conducir, mira hacia atrás antes de cambiarte de vía, ya sea caminando o en bici, fíjate en los accesorios de una persona y pregúntale por la historia de los mismos, trata a cada persona como si le estuvieras ofreciendo un servicio.
  • Pregúntale a las personas: ¿Si yo fuese una marca, cuál sería mi slogan? (puedes intentar publicándolo en las redes sociales).
  • Comparte este post con las demás personas.

Es un placer siempre estar de vuelta en el blog. Seguiremos leyéndonos. Te deseo un excelente 2016.

Hancock y Mary: La metáfora de las relaciones destructivas.

Hancock

 

Como gran aficionado a todo el contenido relacionado con los personajes salidos de las páginas de las cómics, también disfruto mucho de las adaptaciones al cine que se hacen de las mismas. Hace un tiempo, no mucho, elegí creer que toda historia tiene el poder de generar reflexión, conocimiento, insights y transformación. Algo que me gusta mucho de las metáforas es que se relacionan con nosotros desde nuestro propio modelo de mundo, no hay directividad, no hay sugestión de la metáfora para que hagamos reflexiones que no están relacionadas con nuestra esencia. ¡Y eso me encanta!

Hay una película hacia la cual guardo especial cariño: Hancock, la adaptación al cine del cómic de Hancock, un personaje que se caracteriza por ser un héroe poco convencional, pues tiene problemas de manejo de su ira, su fuerza y una gran adicción al alcohol. El cariño hacia esta película radica en que tiene varias metáforas interesantes sobre el tema de la inteligencia emocional y, además es protagonizada por Will Smith, quien es uno de mis modelos a seguir.

Cuando nos enfrentamos a una historia, nuestros interés, gustos y creencias se relacionan con ella y empezamos a encontrar sentidos y significados relevantes para nuestra vida. En mi caso, al tener un gran interés sobre el tema de las relaciones humanas, me llamó la atención el énfasis en las relaciones interpersonales que al inicio de la película se hace a través del personaje de Ray, un relacionista público quien se convierte en coach de Hancock para construir una marca de un héroe más amable, empático y cercano a las personas y sus “equipos de trabajo” como los policías, bomberos, entre otros. El poder de las relaciones interpersonales se convirtió en otro de los grandes súperpoderes de Hancock.

Quizá estás pensando que la metáfora no es tan escondida, que ese es precisamente el argumento de la película y que eso no tiene nada de extraño, que no tenemos que ser expertos en relaciones o apasionados para darnos cuenta de ellos. Y tienes razón, la película nos deja claro que las relaciones interpersonales pueden ser incluso más relevantes y poderosas que las habilidades sobre humanas en el camino del héroe y lo hace de una manera bastante claro.

Hay otro interesante elemento de la película, las atracciones autodestructivas. Esas relaciones que creemos que están destinadas a mantener a como de lugar, esa persona que queremos que esté a nuestro lado todo el tiempo y que nos sentimos como si la vida nos llevara a él o ella casi que por magia. En la película, Hancock, luego de no tener recuerdo de lo que había pasado con su vida antes de un accidente que tuvo hace 80 años, se encuentra con una persona que tiene sus mismos poderes. Curiosamente esta persona resulta ser Mary, la esposa de Ray, quien al mismo tiempo fue la pareja de Hancock por siglos. El destino siempre los juntaba de nuevo, sin embargo, cada vez que se encontraban, al poco tiempo, Hancock y Mary empezaban a perder sus poderes y volverse vulnerables. Sus relación, en realidad, era una relación tóxica, que los debilitaba a ambos poniéndolos en verdadero peligro de muerte. En una de las escenas finales de la película, Mary y Hancock de encuentran heridos y la única forma en que pueden sanar es alejándose el uno del otro. Así que Hancock se retira y a medida que se aleja de Mary sus poderes van regresando, logrando hacer saltos cada vez más grandes y, al final, realmente puede volar tranquilamente.

¿Qué relaciones te están robando tus súper poderes?

¿Qué aprendes?

¿Qué decides?

Te invito a que pienses en estas preguntas y a que compartas este post.

Nos leemos.

Vuelve Proyecto Héroes. El reto de la transformación. Goku: del EGO a la Humildad.

Goku_Super_Saiyajin_Dios_(2)

 

Goku es un sujeto que me ha dado lecciones interminables de crecimiento, reflexión y transformación. Sobre todo, TRANSFORMACIÓN, una palabra que es un ancla especial, cada vez que la escribo o la pronuncio disparo un estado de apertura al aprendizaje y me siento totalmente lleno de energía. TRANSFORMACIÓN. Una palabra que es una concepto fundamental en la historia de este personaje.

La mayoría hemos oído hablar de Goku, quien fue encontrado de niño por el Sr. Gohan, un anciano que, sin saber su origen lo crío en su hogar. Más adelante, Goku se entera, que es proveniente de una raza guerrera, los Saiyajin. Una característica de esta raza es que, a medida que van incrementando sus poderes, van sufriendo transformaciones en seres más poderosos. En el transcurso de la historia, Goku alcanza hasta 5 transformaciones, todas y cada una de ellas se hacen posibles en momentos en que está enfrentando retos que, al parecer, superaban sus propias habilidades.

Goku simplemente adora las batallas, se emociona al saber que existe alguien más poderoso que él; podría decirse que esa es su gran motivación en la vida: volverse cada vez más fuerte y poderoso. Y es gracias a eso que pudo lograr sus primeras transformaciones. CADA GRAN RETO TE TRANSFORMA EN UN SER PODEROSO. Aunque el resultado de sus victorias era salvar el mundo, casi siempre su motivación inicial era la de vencer y ser más poderoso que otro.

A mi modo de ver, la verdadera transformación de Goku se da en la etapa final, en la transformación que llaman Super Saiyajin Dios. Pues no es una transformación que proviene de pelear intensamente y enfrentarse con todas las fuerzas a otro ser, es una transformación que proviene de la unión con otros cuatro seres de su raza. En la historia es bastante interesante ver cómo Goku entra en conflicto al notar que necesitaba la colaboración de otros para ser más fuerte, para transformarse. “Nunca había necesitado de otros para hacerme más fuerte” repetía Goku en algún momento de la historia. Finalmente había soltado el EGO y la necesidad de ser más que otros y se permitió la ayuda de otros a quienes consideraba menos poderosos.

Las metáforas, como dicen unos Grandes Maestros que tuve el privilegio de encontrar en mi propio proceso de transformación, son una forma muy ética de comunicarnos con el otro, porque te permiten comunicarte sin necesidad de meterte con las creencias del otro.

¿Qué aprendes y qué decides luego de leer esta historia?

Lecciones de Brasil 2014. ¿Te pasó por el frente o te dejó algo para la vida?

Brazuca WorldCup.jpg-large

“Si crees que todo cuanto haz escuchado no tiene contigo nada que ver,

estas amigo equivocado, párate a ver”

Mägo de Oz – Ancha es Castilla

Hace una semana que la cita mundialista terminó. Aquellos que amamos el fútbol disfrutamos de un mes de emociones, jugadas, goles, sorpresas y aprovechamos la oportunidad para pasar tiempo con ciertos amigos y familiares, disfrutando del espectáculo y tomándolo de excusa para volver a vernos y divertirnos un rato.

Desde que inicié este proyecto hace unos años, he tenido el hábito de registrar los aprendizajes que me dejan mis experiencias, por insignificantes que parezcan. Un encuentro con alguien nuevo, una caída en bicicleta, una película, un chiste, una taza de café que se riega, la risa de un niño, la imagen de un atardecer o un partido de fútbol; pueden ser el catalizador de un aprendizaje, una sensación, un pensamiento o, incluso, una decisión.

Hace cuatro años, también escribí sobre el mundial de Sudáfrica 2010, acerca de las razones por las cuales España se había coronado campeón del mundo.  Así que no me pude resistir a dejar de lado este mundial y reflexionar sobre todo lo que me mostró el mundial.

Con gran poder viene gran responsabilidad. 

En mi memoria no había sido testigo de un mundial con tantas figuras; los mejores futbolistas del mundo tuvieron la oportunidad de hacer de este mundial algo que generara verdadero impacto en sus carreras y, claro está, en las mentes de todos aquellos quienes los admiran por una u otra razón. Fui testigo de algunos que, conscientes de esta responsabilidad, llevaron este mundial con humildad, sencillez y dieron ejemplos de valores y formas de actuar y pensar dignas de modelar: James Rodriguez dio una verdadera muestra de amor por el fútbol, de humildad y de concentración total en el momento presente; David Luis, nos enseñó la fuerza que tiene respetar al rival y escoger bien sus acciones cuando miles de cámaras lo están enfocando, reconociendo el talento de James en la eliminación de Colombia frente a Brasil, así como también reconociendo el error y la falla en la derrota ante Alemania. Bastian Shweinsteiger, demostró que a pesar de que la rivalidad es fuerte e intensa en la cancha, todos somos seres humanos iguales a quienes hay que reconocer al final del partido, saludarles y reconfortarles luego del gran esfuerzo que significa un partido en un certamen de este estilo. Mascherano, defensa central de la selección de Argentina, demostró lo importante que es hacer tu mejor esfuerzo en la cancha y saber administrar los tiempos y las fuerzas. Así como conocer el momento preciso para decirle a su compañero, el arquero Sergio Romero, antes de los penalties frente a Holanda y decirle: “Hoy te conviertes en héroe”.

Otros en cambio, nos dan una lección de qué no hacer: Müller, no se hizo consciente de su estatus como personaje público y de admiración, al hacer declaraciones subidas de tono sobre los premios del Balón y el Botín de Oro, sin reconocer el trabajo de otros jugadores ni mostrar un espíritu deportivo limpio o respetable. El delantero Suárez de Uruguay, me dio una lección de auto-control y credibilidad, a mostrar que su control emocional dista de estar entrenado y que, aceptarlo le costó trabajo, hasta al punto de negar sus acciones de manera contundente, para luego retractarse.

El reto de la credibilidad. 

Así como en el caso de Suárez, Arjen Robben y Neymar Jr. fueron blanco de burlas, dudas, comentarios y polémicas, por la frecuencia en la que caían al piso sin ser tocados y fingían haber sido víctimas de las faltas. Esto me dejó dos lecciones: la primera es que hay muchos que están esperando de ti y si no generas credibilidad, no serás atractivo. Es importante que te enfoques en cuál es el mensaje que estamos proyectando constantemente.

Emoción y rendimiento físico. 

En varios de los encuentros, noté cómo el momento anímico de un equipo influenciaba fuertemente en el rendimiento físico, en la forma en que se movían y se enfrentaban frente al balón, así como los movimientos que llevan haciendo durante años gracias al entrenamiento, no se hacían de manera adecuado a razón de un estado emocional negativo. Por ejemplo, en el momento en que Brasil recibe los primeros goles en el histórico partido frente a la selección alemana, es evidente que el golpe emocional es tal que el rendimiento normal y fuerte de las estrellas del equipo local bajó de manera contundente y las jugadas, las estrategias y la técnica desaparecen casi que totalmente del terreno de juego.

¿Qué decir de la Selección Colombia? 

James

No puedo dejar este post sin hablar de la increíble actuación de la selección colombiana en este mundial. Después de 16 años de no estar en el certamen, la selección Colombia vuelve al mundial dejando a su paso infinidad de records en el fútbol nacional e internacional, sumando al mejor gol del mundial y al goleador del mundial al palmarés del fútbol colombiano.

Un argentino lideró este grupo haciendo énfasis en dos aspectos muy poderosos: el trabajo conjunto y la humildad del paso a paso. Dos elementos que, a mi juicio, son las dos lecciones más fuertes de la selección para este mundial.

El trabajo en equipo consiste en entender que cada una de las personas que te rodean en tu cotidianidad tiene un rol fundamental en la misma. Tus enemigos te apoyan en la construcción de aprendizajes, tus amigos te aconsejan o te acompañan, los desconocidos son potenciales recursos humanos para tu felicidad, etc. No eres mejor que nadie o peor que nadie, eres parte de un equipo en tu realidad y tienes que fijarte en quienes tienes a tu alrededor. Al mismo tiempo, cada acción que ejecutas tiene un impacto, una consecuencia en las personas que te rodean, en tu equipo: piensa de manera ecológica.

La humildad nos enseña que los logros de hoy, no pueden volverse eternos, pues tus glorias pasadas no son tu identidad: cada momento es un reto, cada nueva experiencia te trae nuevos aprendizajes y nuevas exigencias. Las glorias pasadas son simplemente escalones hacia los cuales no debes volver, porque ahí no termina la escalera. Paso a paso, disfruta el camino y poco a poco irás encontrando la culminación de tus sueños… eso sí: la escalera sigue.

¿Qué tiene que ver todo esto con seducción, atracción, persuasión o desarrollo humano? Bien, me atreveré a resumirlo y asociarlo de manera más clara:

Tus movimientos, tus palabras, tus acciones y tus omisiones, emiten mensajes, proyectan tu personalidad. Así que, si tienes inteligencia emocional, si piensas de manera ecológica, si haces consciencia de tu responsabilidad como ser humano: serás más atractivo. Así mismo, en el ejercicio de tu rol, entre mejor lo hagas y entre mayor pasión y excelencia  tengas, habrás configurado una personalidad atractiva. No en vano las mujeres mueren por James, Robben o Neymar independiente de su apariencia física; no en vano niños y niñas de todo el mundo, emulan a sus “héroes” al jugar; no en vano, hombres y mujeres compramos las camisetas de nuestras selecciones. Conviértete en un símbolo inspirador y seguramente serás atractivo.

El Poder de la Persuasión (IV). Cercanía Social y Familiar. Usando el Instinto de Vecindad

¡Hola Queridos Héroes! Es siempre para mí un placer estar de nuevo por acá escribiendo para ustedes.

Hoy, la cuarta entrega de la serie EL PODER DE LA PERSUASIÓN; aprenderás uno de los principios que hacen que las personas tomen decisiones a favor de otras con bastante facilidad. Hablamos del Principio de Cercanía Social y Familiar. Es más fácil que hagamos cosas por nuestros familiares y nuestros amigos.

¿De dónde proviene este principio? Bien, hay una tendencia que tiene todo ser humano y es lo que yo llamo instinto de vecindad; lo vivimos todos los días en todas y cada una de nuestras actividades, en las que sentimos más confianza y más tranquilidad por estar rodeados de personas conocidas. El instinto de vecindad tiene una escala: la escala de proximidad, básica en todos los mamíferos, que consiste en la ubicación de los individuos según la cercanía a familiar y social. Mirémoslo detenidamente:

Imagina que has decidido empezar un nuevo negocio ¿En quiénes piensas primero para hablar de ese negocio? Naturalmente, en tu familia nuclear (pareja, hijos, padres y hermanos); luego piensas en tu familia extensa (tíos, primos, abuelos…), luego piensas en tus amigos, luego en tus vecinos y luego, en el resto. Así es, la escala de proximidad tiene 5 estadios (lo verás más claro en la imagen de este post).

Profundicemos un poco cada uno de los estadios de la escala:

Estadio 1. Familia Nuclear: En este estadio se encuentran las personas de tu familia con quien te relacionas todos los días, en otras palabras, aquellos con quienes vives. Estas son las primeras personas que, normalmente, se enteran de las cosas importantes que pasan en tu vida. ¿Cuántas veces tu pareja no te ha acompañado a los partidos de futbol sin gustarle? ¿O cuántas veces las personas de tu familia han leído algo que escribiste? ¿O asistido a algún evento sólo porque tu formarías parte del mismo?

Estadio 2. Familia Extensa: Primos, tíos, abuelos, cuñados… todos aquellos derivados de tu familia nuclear son el siguiente estadio. Aún recuerdo la primera vez que aparecí en la radio, toda mi familia extensa estuvo en sus sillas pendientes de mi triunfal aparición, sin importar el tema, la hora y la emisora.

Estadio 3. Amigos. “¿Para qué son los amigos?” es una frase que resume muy bien cómo existe un principio bajo el cual uno siempre estará ahí para sus amigos. Mis amigos también estuvieron pendientes en la radio y muchos de ellos fueron mis primeros lectores.

Estadio 4. Vecinos. La gente de tu barrio, cuidad y país son tu vecindad. ¿Has tenido alguna sensación agradable cuando te encuentras a algún compatriota cuando estás fuera de tu país? ¡Seguro que sí! Incluso hasta le saludas efusivamente sin conocerlo. Hace unos días tuve la oportunidad de observar como dos chilenos que se encontraron en la fila de un banco se abrazaron efusivamente al saber que eran chilenos… y luego si empezaron a conocerse.

Estadio 5. El resto del mundo. No necesito explicarlo, pero si quiero enseñarte que, la idea es que cuando interacciones con gente nueva intenta que se reduzca la distancia entre tú y esa persona en la escala de proximidad.

Estadios intermedios. Hay otros elementos que llamo estadios intermedio de la escala de proximidad. Estas son las personas de las instituciones: de los sitios de trabajo, de las universidades, de las religiones; también están aquellos que pertenecen a ciertos grupos según raza, según profesión, según preferencia musical etc. Son intermedios porque casi siempre, están entre mezclados entre los estadios 1 al 4.

Seguramente estás preguntándote ¿Y para qué me sirve esta información, cómo puedo persuadir con ella a aquellas personas que hacen parte del estadio 5, del resto del mundo? Bien, para usar esta información ten en cuenta lo siguiente: LAS PERSONAS GUSTAN DE LO QUE ES FAMILIAR O CONOCIDO. Aunque hay otro principio de persuasión que luego estudiaremos que dice que la novedad es atractiva, esa novedad debe pertenecer a un rango familiar, es decir, no es igual que un familiar te venda una idea de un negocio novedoso a que te la venda alguien totalmente extraño que no está dentro de los estadios 1 al 4. La novedad atrae, pero sólo cuando hace sentir seguros a los demás: si eres fanático del rock, no vas a comprar la última novedad en hip hop, a menos que, sea una nueva fusión entre rock y hip hop.

Teniendo en cuenta que LAS PERSONAS GUSTAN DE LO FAMILIAR O LO CONOCIDO tu tarea con aquellos que están en el estadio 5 es: ENCONTRAR SIMILITUDES. Acércalos en la escala a los niveles intermedios o a los niveles 3 y 4. Difícilmente lo lograrás con los niveles 1 y 2, a menos que estés buscando esposa o le estés haciendo las veces de celestino con alguien de tu familia. Los pasos para acercar a alguien a tu escala de proximidad son los siguientes:

Paso 1. Encuentra un punto de vecindad o cercanía social. Este paso tiene dos momentos, en un primer momento te presentas con tu nombre completo, eso genera familiaridad porque el otro ya sabe tu apellido, así no alcance a recordarlo. En el siguiente momento, en el que preguntas una que otra cosa de su vida cotidiana, encontrarás cercanías al instante: la ciudad donde nació, la universidad o colegio en la que estudia o estudió, la actividad que realiza, la música que escucha, personas que conozcan en común por casualidad, etc. Hace unos días, una persona que no conocía fue a visitar mi sitio de trabajo y la conversación al comienzo fue algo seca y fría, pero luego, cuando me enteré de que esta persona también era profesional en psicología y, además de la misma universidad que yo, la conversación fluyó rápidamente de los profesional a lo personal, terminamos intercambiando números, correos electrónicos y ahora tenemos contacto frecuente. ENCUENTRA UN PUNTO EN COMÚN.

Paso 2. Aprovecha el punto en común para persuadir. Para los Héroes de la Seducción, es importante que tengan en cuenta esto, pues es una de las mejores técnicas para generar una nueva cita, simplemente con la frase: “Oye, sería interesante que pudiéramos seguir hablando del tema… dame tu correo electrónico o tu teléfono y nos encontramos de nuevo” ¡Créeme las probabilidades suben sustancialmente!

Paso 3. No contamines el punto en común. Si acaso te dedicas a ofrecer un producto o servicio, genera otra cita con tu nuevo amigo o amiga para ofrecérselo, no lo ofrezcas ahí mismo para no contaminar el punto en común que hizo que esa persona llegara a los niveles intermedios de tu escala, puedes correr el riesgo de alejarla.

Espero que entender esto te funcione a la perfección así como me ha funcionado a mí. La clave está en generar conversaciones amenas, tranquilas y divertidas, los puntos en común aparecen por sí solos, no te conviertas en un preguntón detestable, una cosa es detectar y otra esculcar. Y, como siempre, la mejor forma de detectar es ESCUCHAR.

¡Un saludo queridos amigos! Así es, Hace rato que haces parte de mi tercer estadio de proximidad y, si estás acá por primera vez, bienvenido.

EL PODER DE LA PERSUACIÓN (II) Cuatro vías para aprovechar el Principio de la Retribución.

Hola Queridos Héroes. Hoy seguiremos con los principios y reglas que existen para influenciar en las personas a través del poder de la persuasión.

La semana pasada estudiamos el principio de persuasión del Valor Social. En el que aprendiste que los seres humanos nos inclinamos más por las cosas que la mayoría de las personas han hecho que por aquellas de las que pocos tenemos noticia, repasemos: como ejemplo está la famosa comunidad Facebook, en la que todos entramos porque alguien nos invitó y nos dijo que muchos estaban en ella.

Esta semana aprenderás a cobrar favores. ¡Sí, así es! A cobrar favores y también a devolverlos, pues el segundo principio de persuasión que quiero trasmitirles hoy es el principio de Retribución: Es más fácil que hagas algo por alguien que ha hecho algo por ti y viceversa.

¿Cómo aprovechar este principio?

La vía más vieja es la fórmula de cobrar favores a aquellos por quienes has hecho algo. Por ejemplo:

oye, acompáñame a ver la película, pues yo te acompañe al médico hace unos días”

O también puedes hacer uso de tratos y acuerdos:

“Si vas conmigo esta noche a la fiesta te acompañaré a esa visita aburrida que me contaste que tienes que hacer”

La otra vía, que es un poco menos agresiva y más efectiva, es crear ilusión de culpa en el otro, es decir, hacerle sentir que te debe algo y, por ello, te lo debe retribuir. Es una pequeña modificación del Principio de Retribución al que llamaremos: Retribución por culpa o por deuda. Algunos ejemplos:

“El año pasado no me llamaste para mi cumpleaños (dato curioso: rara vez las personas recuerdan que te han llamado cuando ha pasado mucho tiempo), así que me debes una invitación a comer”.

“Hace mucho rato que no me visitas, así que te invito hoy a mi casa para que te reivindiques conmigo”

Existe una tercera vía, que es muy usada en ventas, en la que aprovechas el sentimiento de retribución que todos los seres humanos tenemos para instalar un motivo de compra en tus clientes para tu servicio o producto. Está vía consiste en capitalizar el sentimiento de deuda hacia terceros, por ejemplo:

“Señora, con este producto usted podrá demostrarle a su señor esposo cuán agradecida está con él”

“Recomiéndale este blog a aquellas personas que en algún momento te ayudaron y ahora, tu podrás ayudarle a ellos con estos contenidos”

Hay que saber en qué momento usas este tipo de frases en las ventas; trata de no usarlas en frío a menos que sea una frase muy general (como en el caso de la segunda frase), es mejor usarlas haciendo uso de información que ya te ha dado el cliente (esto para la segunda frase).

La cuarta vía, es en la que te propones a ti mismo como el que debe retribuir, al ser el deudor o el de la culpa podrás persuadir al otro de aceptar tu propuesta al hacerle saber que hace parte de la retribución que harás. Algunos ejemplos:

“Quiero invitarte a comer para agradecerte todo lo que has hecho por mí”

“Me encantaría mostrarte un servicio que estoy ofreciendo ya que tu muy amablemente me has enseñado lo que tú haces por las demás personas”

O bien puedes inventar la deuda: “Oye, me siento en deuda contigo así que quiero llevarte a conocer un excelente lugar que me han recomendado (En esta frase están combinados dos principios de persuasión; el principio de Retribución y el principio del Valor Social)

Existen muchas más variaciones de este principio, por lo que la clave para su aplicación está en la detección de situaciones que disparen el sentimiento de retribución, ya sea para recibirla o para efectuarla.

Bueno, si te gustó este post, aplícalo y recomiéndalo a otros así dejaré de sentirme en deuda contigo por no trascender más allá de tus ojos.

Un Saludo Queridos Héroes.

¡En busca del Héroe Interior!

Educadores. Maestros de la trascendencia.

En el post antepasado, hablamos sobre la trascendencia y hoy, siendo el día del maestro en mi país me he puesto a la tarea de examinar la importancia de la enseñanza y la educación en la vida cotidiana y cómo está puede ser una herramienta de éxito para la vida.

Como les he contado en varias ocasiones, mis padres son educadores. Pero no son cualquier tipo de maestros, son maestros de maestros; han dedicado sus días a enseñar a sus alumnos cómo hacer para enseñarle a otras personas. Les enseñan técnicas para relacionarse con sus alumnos en las diferentes edades, para transmitir contenidos dependiendo de las competencias de sus alumnos… la lista puede continuar.

Este es un post como pocos, es un post de reflexión y de homenaje a los maestros y, en especial a mis padres. También es una invitación a todos los lectores de Proyecto Héroes y de Héroes de la Seducción a que asuman el reto de enseñar. Quizá, algunos me dirán: “Doc, pero yo no sé cómo enseñar nada” Bueno, no es necesario que seas profesional de la educación para poder enseñar algo.

¿Eres experto en alguna cosa, o tienes mucho conocimiento sobre cualquier tema? Transmítelo, no importa si recibes o no dinero por eso, pero seguramente trascenderás en los otros. Enséñale a tu padre a manejar la tecnología nueva, enséñale a un chico pequeño cómo dibujar un personaje famoso, enséñale y tus hermanos menores a practicar un deporte etc. Pregúntate qué hay en ti que sabes que sería útil en las manos de las personas que quieres y en las personas que necesitan de tener esas habilidades o esos conocimientos.

Claves para ser un maestro de la trascendencia

Enseña cosas útiles. No vale la pena enseñar travesuras o enseñar cosas que pueden dañar a otros. Por ejemplo, tuve algunos amigos en el colegio que me enseñaron a fumar. Trascendieron en mí, pero negativamente porque duré casi seis años fumando. Enseña cosas positivas, así sea cómo amarte los zapatos de una forma divertida.

Enseña algo que ames. En mi caso, me encanta enseñarles a los niños los trucos de magia que cuando chiquito hacía para “asombrar a mis padres”. Recuerdo que la última vez que le enseñe ese truco a un niño hizo llorar a su madre de ternura. También me encanta enseñarle a las personas a mejorar su vida emocional, siempre me lleno de gratificación cuando recibo frases de los lectores o de mis clientes diciéndome: “gracias, esto que me ha enseñado me ha cambiado la vida”.

Usa cualquier medio. Lo que sea. Cartas, enseñanza directa, un blog, un diario, dibujos. Las posibilidades son muchas.

Puedes enseñar en cualquier momento. No es necesario que dediques horas de tu tiempo para enseñar. Simplemente un ratico, un momentico. Enseñarle una pequeña cosa a alguien es cambiarle la vida un poquito. Con tan solo enseñarle al otro a coger un bus para ir de un lado a otro, te asegurarás que esa persona ya sabe que ese bus estará ahí.

Recuerda: todo lo que sabes lo aprendiste. Ya sea porque alguien te lo enseñó o la vida misma lo hizo. Hoy, me siento agradecido con mis padres, porque me han enseñado el valor de la educación y de ser maestro en la vida de otros.

PD: ESTE POST VA DEDICADO A MI PAPÁ Y A MI MAMÁ, LOS ADORO CON TODA MI ALMA Y LES DESEO EL MEJOR DÍA DEL MAESTRO. Y LES AGRADEZCO INMENSAMENTE QUE HAGAN SU LABOR CON LA FUERZA DE LA TRASCENDENCIA.

La ropa. Nuestra Piel Social

Hola queridos héroes. Hoy traigo un post bastante interesante sobre un tema que ha tomado bastante atención de mi parte en los últimos meses.

Durante mucho tiempo pensé que la apariencia no era algo que tuviera importancia, fortalecí mi creencia de que lo importante es “lo que va por dentro” y que la gente no debería fijarse en cosas como la ropa, los zapatos, los accesorios, los peinados o los tatuajes, piercings etc. Siempre dije que fijarse en las apariencias y las formas en que la gente se veía era algo supremamente superficial e injusto.

Luego, cuando me enfrente a la vida de la práctica clínica, me di cuenta de que la forma en que viste una persona era un DISCURSO. Es decir, que quiere decir algo la forma en que las personas usan su ropa y sus accesorios; ese hecho es un signo, una representación; como se diría desde el psicoanálisis: una expresión del inconsciente a través del símbolo que, en este caso, es la ropa.

Si muchos de ustedes piensan que la apariencia no es importante, vuélvanlo a pensar y pregúntense qué mensaje dan con la forma en que se visten.

En mi caso particular, en la época en la que la importancia de la forma de vestir y llevar accesorios era un tema sin sentido para mi, solía vestirme totalmente de negro, usaba ropa más grande de la que necesitaba y no me fijaba mucho en las cosas que llevaban puestas las demás personas. Era un “ermitaño social” que gastaba sus días entre la TV y el dibujo. Con el paso el tiempo y la práctica en psicología, aprendí la importancia de los mensajes que da la apariencia de una persona. Aprendí como identificar a una persona psicorígida al mirarle sus zapatos, o accesorios como relojes o joyas, aprendí a identificar cuando una persona es más auditiva que visual con sólo verla, aprendí cuando una persona está pasando por un mal momento, aprendí a identificar a las personas autoritarias y a la sumisas, aprendí que la forma en que llevas tu cuerpo y la manera en que lo “adornas” dice mucho de ti. Lo mismo pude aplicarse a tu auto, a tu celular, a tu habitación, etc.

Aprendido esto, supe que tenía que preocuparme por el mensaje que estaba enviando; las personas de mi facultad me veían como una persona seria, poco abierta, oscura, con infinidad de secretos. Lo cual me daba pocas oportunidades de relacionarme. Incluso, algunos en mi familia llegaron a pensar que yo andaba metido en “cosas raras”. Cuando me di cuenta del mensaje que estaba enviando, decidí que tenía que hacer cambios: compre algunas prendas más coloridas, colores más claros y vivos, empecé rasurar mi cara más seguido, busque uno que otro accesorio que transmitiera mensajes positivos y que dejara ver al resto de las personas que era una persona abierta y agradable. El cambio fue gigantesco.

Ahora bien, este no es un post de estilo o diseño de modas… No te voy a enseñar a vestirte a la moda pero sí a leer mensajes y enviarlos a través del uso que le das a tu apariencia. Es un post de lenguaje no verbal.

Ya que lo que queremos es generar mejores relaciones sociales y generar atracción a través del uso de los atuendos, los tips que te daré hoy son exclusivamente para que uses estos aspectos con el objetivo de proyectar una personalidad más abierta a conocer personas y poco hermética. Vamos por partes:

La ropa es nuestra piel social. Es más, casi que existen “razas” según la ropa que llevamos. El primer mensaje que reciben las personas de nosotros es cómo nos vemos, en otras palabras, qué llevamos puesto. Piensa un momento en los actores, ellos tienen que pensar su vestuario muy bien para lograr el personaje. Tu, al llevar cierta ropa estás actuando un papel específico y eso es lo que proyectas, así eso no sea coherente con tu forma de pensar.

Los tips básicos para la ropa son:

1. Trata de usar más de un color en tu atuendo, eso generará creatividad y variedad. Las personas vestidas de un sólo color suelen parecerles aburridas a las demás personas, incluso sin saber por qué; vestir un sólo color también puede transmitir el mensaje de que eres una persona hermética, pues parecerás una caja o un frasco sellado. Por otro lado, los contrastes, involucran mayor actividad cerebral y, por ende, los demás se involucrarán más al relacionarte contigo.

2. Si usas abrigos o chaquetas con frecuencia, trata de mantenerlas abiertas en el momento en que te encuentres en una conversación social. Claro está que si el clima lo amerita, no dejes de cerrar tu chaqueta por causar una buena impresión. Es importante ubicarte en el contexto en que estás. Un abrigo o una chaqueta abierta transmites que eres una persona, valga la redundancia: “abierta”.

3. Para los hombres es importante usar prendas que realcen los hombros, ya que las espaldas grandes son el signo principal de los machos alfa de todas las comunidades mamíferas. El mejor ejemplo de un macho alfa es el macho espalda plateada de los gorilas y, en los humanos, el ejército da una buena cátedra sobre el uso de los hombros realzados con las insignias; los rangos de los militares son distinguidos por los diferentes símbolos que tienen en sus hombros.

4. Sí, mujeres, me acordé de ustedes también. Es importante que tus prendas sean sugerentes, es decir, que muestren un poco de piel. ¡No importa que el busto sea grande o pequeño, los hombres siempre miramos, Siempre! Así que sugiere un camino por medio de un escote o mostrando tímidamente un hombro, no necesariamente debes ser una “mostrona”. Usa joyas en el cuello para crear la ilusión óptica de que es más largo. Recuerda la frase de las abuelas “deja algo para la imaginación”

5. Es importante que tu atuendo esté de acuerdo con el contexto en el que te estás desenvolviendo. Existe una creencia acerca de que si llamas más la atención vistiéndote de manera muy distinta, podrás generar atracción; esto es parcialmente cierto cuando la persona maneja sin ansiedad su excepcionalidad y cuando esa excepcionalidad es coherente con su personalidad, así que, si eres una persona extravagante que maneja bien todo lo que resulta de un atuendo poco adecuado al contexto: como comentarios, objeciones de otras personas, etc., no es problema. Sin embargo, la capacidad de adaptarse a nuevos ambientes es una de las habilidades sociales más importantes; es por ello que el mensaje que puede enviar un atuendo que no está de acuerdo con el contexto es la dificultad para adaptarse. Todo hombre y mujer quiere que su potencial pareja sea una persona que se adapte a las situaciones, recuerda que la adaptación es una de las habilidades especiales que hace que las especies sobrevivan. Queremos una pareja que garantice que nuestra especie sobreviva.

6. Por último, es importante que todas y cada una de las prendas que uses te hagan sentir cómodo. Si te sientes incómodo con algún atuendo que estás usando lo proyectarás. Para entenderlo, haz memoria de lo que sientes cuando estás probándote ropa para comprar y te mides una prenda que no te hizo sentir bien; ahora imagina que compras esa prenda y la llevas a una situación social: todos notarán que no te sientes bien, pero no sabrán exactamente que es por la prenda. Recuerda, tienes que proyectar seguridad y para ello debe existir una armonía entre tu ropa y tu actitud.

Recuerda: Muéstrame como te vistes, y te diré quién eres (socialmente).