El pesimista disfrazado de optimista. Reescribiendo el Verdadero Optimismo.

Businessman holding lightning in fist. Power and control

Constantemente escuchamos la palabra “optimismo”. Es una palabra que se ha vuelto, junto con el positivismo y la autoestima, en las palabras más trilladas y menos comprendidas de la psicología del desarrollo humano y el mejoramiento personal.

Ya estamos cansados de escuchar frases como:

  • “Tenemos que ser optimistas”
  • “Sé optimista que todo saldrá bien”
  • “Es mejor ser optimista que pesimista”
  • “Si eres optimista las cosas te irán mejor”

Poco a poco se ha ido convirtiendo en una palabra vacía, sin sentido e incluso hasta usada constantemente. En términos generales un optimista es un verdadero experto en esperar lo mejor de cada situación o de ver el “lado bueno de las cosas”. Esta mirada, que nos enseñaron poco a poco nuestros padres, maestros y hasta jefes, es una mirada peligrosa, encierra un peligro y es que podemos volvernos unos expertos en cruzar los dedos y decir: “yo soy optimista, yo confío en que todo saldrá bien”.

Existe otro peligro, además: usar el pesimismo como un disfraz para el pesimismo. El pesimista no espera nada bueno, de nada, es un manojo de nervios y, así mismo, tiene una gran actitud de evitar la acción por temor a que las cosas malas que cree que van a pasar le pasen. He tenido la oportunidad de vivir como un pesimista disfrazado de optimista. En algún momento de mi vida creía que ser optimista era precisamente eso: creer que todo saldría bien y cruzar los dedos; poca acción y mucha esperanza. Con el tiempo me di cuenta de que mi optimismo no era más que una defensa contra mi miedo al fracaso. Era un pesimista disfrazado de optimista y le tenía temor a la acción, pues inconscientemente quería evitar el dolor y el fracaso.

Al darme cuenta de eso, decidí dejar de usar esa palabra, me parecía una palabra vacía, sin sentido y altamente peligrosa. Sin embargo, hace unos días, en una conversación en la que discutíamos una afirmación que llegó a mis manos que decía: “tengo pensamientos de optimismo”, le compartía la afirmación a mi interlocutor y le decía: “ten un día óptimo”.

Sentí como si mi mente hiciera un click. Uno de esos momentos en los que se abren tus ojos, respiras como conteniendo el aliento, como si miraras para adentro y sintieras que tienes una idea para compartir, una nueva forma de ver.

Me fui al diccionario y busqué el significado de la palabra “óptimo” en el diccionario y encontré varias definiciones, las cuales se concentraban en una sola cosa: algo óptimo es algo bueno que no puede ser mejor, es decir, en las mejores condiciones posibles. Decidí entonces reescribir mi creencia sobre el optimismo.

El optimismo es una actitud constante de actuar en las mejores condiciones posibles. 

Dicho de otro modo, el optimismo es un tema de acción, de siempre hacer el mejor esfuerzo, de actuar en condiciones óptimas. Lejos de ser una actitud de simplemente cruzar los dedos para esperar que vengan las cosas buenas, o de verle el lado amable de las cosas, es una decisión de actuar en condiciones óptimas para lograr esas cosas buenas y construir el lado amable de la realidad.

¿Y tu eres un optimista, o un pesimista disfrazado de optimista?

Vuelve Proyecto Héroes. El reto de la transformación. Goku: del EGO a la Humildad.

Goku_Super_Saiyajin_Dios_(2)

 

Goku es un sujeto que me ha dado lecciones interminables de crecimiento, reflexión y transformación. Sobre todo, TRANSFORMACIÓN, una palabra que es un ancla especial, cada vez que la escribo o la pronuncio disparo un estado de apertura al aprendizaje y me siento totalmente lleno de energía. TRANSFORMACIÓN. Una palabra que es una concepto fundamental en la historia de este personaje.

La mayoría hemos oído hablar de Goku, quien fue encontrado de niño por el Sr. Gohan, un anciano que, sin saber su origen lo crío en su hogar. Más adelante, Goku se entera, que es proveniente de una raza guerrera, los Saiyajin. Una característica de esta raza es que, a medida que van incrementando sus poderes, van sufriendo transformaciones en seres más poderosos. En el transcurso de la historia, Goku alcanza hasta 5 transformaciones, todas y cada una de ellas se hacen posibles en momentos en que está enfrentando retos que, al parecer, superaban sus propias habilidades.

Goku simplemente adora las batallas, se emociona al saber que existe alguien más poderoso que él; podría decirse que esa es su gran motivación en la vida: volverse cada vez más fuerte y poderoso. Y es gracias a eso que pudo lograr sus primeras transformaciones. CADA GRAN RETO TE TRANSFORMA EN UN SER PODEROSO. Aunque el resultado de sus victorias era salvar el mundo, casi siempre su motivación inicial era la de vencer y ser más poderoso que otro.

A mi modo de ver, la verdadera transformación de Goku se da en la etapa final, en la transformación que llaman Super Saiyajin Dios. Pues no es una transformación que proviene de pelear intensamente y enfrentarse con todas las fuerzas a otro ser, es una transformación que proviene de la unión con otros cuatro seres de su raza. En la historia es bastante interesante ver cómo Goku entra en conflicto al notar que necesitaba la colaboración de otros para ser más fuerte, para transformarse. “Nunca había necesitado de otros para hacerme más fuerte” repetía Goku en algún momento de la historia. Finalmente había soltado el EGO y la necesidad de ser más que otros y se permitió la ayuda de otros a quienes consideraba menos poderosos.

Las metáforas, como dicen unos Grandes Maestros que tuve el privilegio de encontrar en mi propio proceso de transformación, son una forma muy ética de comunicarnos con el otro, porque te permiten comunicarte sin necesidad de meterte con las creencias del otro.

¿Qué aprendes y qué decides luego de leer esta historia?

Diálogos sobre Creencias.

Foto Tomada de www.corbis.com

Aún no estoy seguro si la historia que voy a contar a continuación ya la conoces, de todas formas te la contaré:

Cuando estaba en los últimos días de mis estudios de psicología, tuve que diseñar y ejecutar un taller. Pasé muchos trabajos, me sentí inseguro, no podía desarrollar las ideas con tranquilidad… En resumidas cuenta, todo el taller no salió como yo lo esperaba.

– ¿Por qué crees que salió así el taller? – Preguntó la supervisora.

– Lo que pasa es que yo soy tímido – respondí con cara de aceptación de las culpas – y entonces a veces se me dificulta relacionarme con grupos.

– ¡Tú no eres tímido! – gritó – lo que pasa es que tú mismo te dices todo el tiempo que eres tímido y por eso crees que lo eres. Tu creencia te está haciendo daño.

Otro historia: hace un tiempo, una amiga mía me llamó al teléfono llorando, echa un mar de lágrimas, con la voz quebrada y un clima emocional bastante oscuro.

– Necesito tu ayuda – logró decir entre sus sollozos – he terminado con mi novio, el me ha sido infiel por quinta vez ¡Ya no aguanto más!

Unas cuantas semanas después, me encontré con ella para tomar café y hablar del asunto y saber cómo estaba elaborando su duelo de pareja. Luego de los respectivos saludos, y de unas cuantas palabras acerca de nuestras familias, ella me contó que había decidido darle una nueva opotunidad a su pareja y que estaba muy felz de haber vuelo con él. Cuando le pregunté por qué había vuelto con él me contestó con una fuerte convicción:

– Mira, lo primero es que yo necesito compañía y, además, tenemos que aceptarlo: todos los hombres son perros.

¿De dónde provenían estas creencias? La creencia acerca de mi timidez proviene de que mis padres siempre decián que yo era muy tímido. Lo repetían de muchas formas, incluso hasta me decían y ordenaban que dejara de ser tan tímido, lo que me confirmaba cada vez que realmente sí lo era, de lo contrario no me pedirían que dejara de serlo.

En el caso de mi amiga, existó una fuerte historia de infidelidad por parte de su padre hacia su madre, lo que ocasionó varias separaciones. En la etapa más tardía de esa relación, ambos decidieron continuar porque necesitaban acompañarse el uno al otro.

Las historias que están en nuestra crianza son las autoras principales de nuestras creencias más fuertes. Repasa tu historia de vida y pon atención a tu lenguaje y detecta qué frases empiezas con las palabras YO CREO QUE…

Mañana entenderemos cómo es el proceso de formación de las creencias.

Dr. Phyloel ¡Coaching Lifes!

——

Quedan tan solo tres cupos para el evento Rompiendo los mitos de la Seducción este 21 de Noviembre. Este lunes 9 de Noviembre a las 10:30 de la noche, hablaremos sobre el tema en RCN Radio 104.4 FM. En Nocturna RCN. www.rcnradio.com.co Preinscripciones al correo electrónico drphyloel@gmail.com