Vuelve Proyecto Héroes. El reto de la transformación. Goku: del EGO a la Humildad.

Goku_Super_Saiyajin_Dios_(2)

 

Goku es un sujeto que me ha dado lecciones interminables de crecimiento, reflexión y transformación. Sobre todo, TRANSFORMACIÓN, una palabra que es un ancla especial, cada vez que la escribo o la pronuncio disparo un estado de apertura al aprendizaje y me siento totalmente lleno de energía. TRANSFORMACIÓN. Una palabra que es una concepto fundamental en la historia de este personaje.

La mayoría hemos oído hablar de Goku, quien fue encontrado de niño por el Sr. Gohan, un anciano que, sin saber su origen lo crío en su hogar. Más adelante, Goku se entera, que es proveniente de una raza guerrera, los Saiyajin. Una característica de esta raza es que, a medida que van incrementando sus poderes, van sufriendo transformaciones en seres más poderosos. En el transcurso de la historia, Goku alcanza hasta 5 transformaciones, todas y cada una de ellas se hacen posibles en momentos en que está enfrentando retos que, al parecer, superaban sus propias habilidades.

Goku simplemente adora las batallas, se emociona al saber que existe alguien más poderoso que él; podría decirse que esa es su gran motivación en la vida: volverse cada vez más fuerte y poderoso. Y es gracias a eso que pudo lograr sus primeras transformaciones. CADA GRAN RETO TE TRANSFORMA EN UN SER PODEROSO. Aunque el resultado de sus victorias era salvar el mundo, casi siempre su motivación inicial era la de vencer y ser más poderoso que otro.

A mi modo de ver, la verdadera transformación de Goku se da en la etapa final, en la transformación que llaman Super Saiyajin Dios. Pues no es una transformación que proviene de pelear intensamente y enfrentarse con todas las fuerzas a otro ser, es una transformación que proviene de la unión con otros cuatro seres de su raza. En la historia es bastante interesante ver cómo Goku entra en conflicto al notar que necesitaba la colaboración de otros para ser más fuerte, para transformarse. “Nunca había necesitado de otros para hacerme más fuerte” repetía Goku en algún momento de la historia. Finalmente había soltado el EGO y la necesidad de ser más que otros y se permitió la ayuda de otros a quienes consideraba menos poderosos.

Las metáforas, como dicen unos Grandes Maestros que tuve el privilegio de encontrar en mi propio proceso de transformación, son una forma muy ética de comunicarnos con el otro, porque te permiten comunicarte sin necesidad de meterte con las creencias del otro.

¿Qué aprendes y qué decides luego de leer esta historia?

Bofetadas Psicológicas / Retos de Entendimiento. Sesión. 02. El mundo no gira a tu alrededor. ¡Punto!

IMG_0053-0.JPG

Las bofetadas psicológicas son esos momentos en los cuales alguien o algo nos hace dar cuenta, despertar o romper una creencia llevándonos a un nivel de entendimiento más amplio generando algo de crecimiento. Usualmente son esas cosas que no queremos escuchar y que nos cuesta escuchar, que probablemente nos las repiten o que no hacemos caso. Mi intención con esta serie es confrontarte, que leas ideas que, quizá no son tan cómodas de asumir pero que, seguramente, generarán mucho crecimiento y transformación.

Ahora bien, quiero hacer un cambio en esta serie y es dejar de llamarla Bofetadas Psicológicas. A pesar de ser un nombre llamativo y curioso, se asocia rápidamente con un estado emocional de malestar y, aunque el malestar a veces es maestro, prefiero que te asocies con esta serie desde una emoción más poderosa: el reto.

Esta serie se llamará de ahora en adelante: RETOS DE ENTENDIMIENTO. Ideas, preguntas y propuestas que te retarán a pensar diferente.

El reto de entendimiento en esta ocasión es: el mundo no gira alrededor tuyo. . Esta idea es la que se conoce usualmente como egocentrismo y creemos que las personas egocéntricas son prepotentes y se creen más que los otros y que tienen un complejo de superioridad. Sin embargo, hay una cara aún más oscura del egocentrismo y es la cara contraria, aquel que cree que todos quieren dañarle, que todos deben estar ahí para satisfacer sus demandas porque necesita de mucha ayuda constante todo el tiempo, porque es una víctima. El egocentrismo es esa creencia de que las personas que están a nuestro alrededor nos deben prestar atención a como de lugar, ya sea por medio de un sentimiento de superioridad o por un sentimiento de inferioridad o de víctima.

Mi invitación es a que sueltes esa creencia si la vives y un hábito que puedes adquirir para ello es elegir no tomar las cosas de manera personal. Por ejemplo, vas conduciendo tu auto y alguien te cierra, no tomarlo a personal significaría entender que esa persona te cerro simple y llanamente porque es un conductor poco precavido. El egocéntrico podría tener alguno de estos dos pensamientos: “¡quién se cree que es este sujeto!, ¿acaso no sabe que a mi nadie me cierra?” o “Claro, este sujeto quiere hacerme daño y maltratarme y dañarme el día”.

Lo que hacen los demás, rara vez es estrictamente personal hacía ti, incluso aquellas cosas que te generan bienestar, suelen hacer parte del modelo de mundo del otro, pues cada uno tiene formas de pensar diferentes.

Recuerda, eres supremamente valioso, precisamente porque eres un igual con el resto de los demás. Renuncia a la creencia de ser más o menos que los demás.

Espero tengas una semana llena de salud emocional.

Lecciones de Brasil 2014. ¿Te pasó por el frente o te dejó algo para la vida?

Brazuca WorldCup.jpg-large

“Si crees que todo cuanto haz escuchado no tiene contigo nada que ver,

estas amigo equivocado, párate a ver”

Mägo de Oz – Ancha es Castilla

Hace una semana que la cita mundialista terminó. Aquellos que amamos el fútbol disfrutamos de un mes de emociones, jugadas, goles, sorpresas y aprovechamos la oportunidad para pasar tiempo con ciertos amigos y familiares, disfrutando del espectáculo y tomándolo de excusa para volver a vernos y divertirnos un rato.

Desde que inicié este proyecto hace unos años, he tenido el hábito de registrar los aprendizajes que me dejan mis experiencias, por insignificantes que parezcan. Un encuentro con alguien nuevo, una caída en bicicleta, una película, un chiste, una taza de café que se riega, la risa de un niño, la imagen de un atardecer o un partido de fútbol; pueden ser el catalizador de un aprendizaje, una sensación, un pensamiento o, incluso, una decisión.

Hace cuatro años, también escribí sobre el mundial de Sudáfrica 2010, acerca de las razones por las cuales España se había coronado campeón del mundo.  Así que no me pude resistir a dejar de lado este mundial y reflexionar sobre todo lo que me mostró el mundial.

Con gran poder viene gran responsabilidad. 

En mi memoria no había sido testigo de un mundial con tantas figuras; los mejores futbolistas del mundo tuvieron la oportunidad de hacer de este mundial algo que generara verdadero impacto en sus carreras y, claro está, en las mentes de todos aquellos quienes los admiran por una u otra razón. Fui testigo de algunos que, conscientes de esta responsabilidad, llevaron este mundial con humildad, sencillez y dieron ejemplos de valores y formas de actuar y pensar dignas de modelar: James Rodriguez dio una verdadera muestra de amor por el fútbol, de humildad y de concentración total en el momento presente; David Luis, nos enseñó la fuerza que tiene respetar al rival y escoger bien sus acciones cuando miles de cámaras lo están enfocando, reconociendo el talento de James en la eliminación de Colombia frente a Brasil, así como también reconociendo el error y la falla en la derrota ante Alemania. Bastian Shweinsteiger, demostró que a pesar de que la rivalidad es fuerte e intensa en la cancha, todos somos seres humanos iguales a quienes hay que reconocer al final del partido, saludarles y reconfortarles luego del gran esfuerzo que significa un partido en un certamen de este estilo. Mascherano, defensa central de la selección de Argentina, demostró lo importante que es hacer tu mejor esfuerzo en la cancha y saber administrar los tiempos y las fuerzas. Así como conocer el momento preciso para decirle a su compañero, el arquero Sergio Romero, antes de los penalties frente a Holanda y decirle: “Hoy te conviertes en héroe”.

Otros en cambio, nos dan una lección de qué no hacer: Müller, no se hizo consciente de su estatus como personaje público y de admiración, al hacer declaraciones subidas de tono sobre los premios del Balón y el Botín de Oro, sin reconocer el trabajo de otros jugadores ni mostrar un espíritu deportivo limpio o respetable. El delantero Suárez de Uruguay, me dio una lección de auto-control y credibilidad, a mostrar que su control emocional dista de estar entrenado y que, aceptarlo le costó trabajo, hasta al punto de negar sus acciones de manera contundente, para luego retractarse.

El reto de la credibilidad. 

Así como en el caso de Suárez, Arjen Robben y Neymar Jr. fueron blanco de burlas, dudas, comentarios y polémicas, por la frecuencia en la que caían al piso sin ser tocados y fingían haber sido víctimas de las faltas. Esto me dejó dos lecciones: la primera es que hay muchos que están esperando de ti y si no generas credibilidad, no serás atractivo. Es importante que te enfoques en cuál es el mensaje que estamos proyectando constantemente.

Emoción y rendimiento físico. 

En varios de los encuentros, noté cómo el momento anímico de un equipo influenciaba fuertemente en el rendimiento físico, en la forma en que se movían y se enfrentaban frente al balón, así como los movimientos que llevan haciendo durante años gracias al entrenamiento, no se hacían de manera adecuado a razón de un estado emocional negativo. Por ejemplo, en el momento en que Brasil recibe los primeros goles en el histórico partido frente a la selección alemana, es evidente que el golpe emocional es tal que el rendimiento normal y fuerte de las estrellas del equipo local bajó de manera contundente y las jugadas, las estrategias y la técnica desaparecen casi que totalmente del terreno de juego.

¿Qué decir de la Selección Colombia? 

James

No puedo dejar este post sin hablar de la increíble actuación de la selección colombiana en este mundial. Después de 16 años de no estar en el certamen, la selección Colombia vuelve al mundial dejando a su paso infinidad de records en el fútbol nacional e internacional, sumando al mejor gol del mundial y al goleador del mundial al palmarés del fútbol colombiano.

Un argentino lideró este grupo haciendo énfasis en dos aspectos muy poderosos: el trabajo conjunto y la humildad del paso a paso. Dos elementos que, a mi juicio, son las dos lecciones más fuertes de la selección para este mundial.

El trabajo en equipo consiste en entender que cada una de las personas que te rodean en tu cotidianidad tiene un rol fundamental en la misma. Tus enemigos te apoyan en la construcción de aprendizajes, tus amigos te aconsejan o te acompañan, los desconocidos son potenciales recursos humanos para tu felicidad, etc. No eres mejor que nadie o peor que nadie, eres parte de un equipo en tu realidad y tienes que fijarte en quienes tienes a tu alrededor. Al mismo tiempo, cada acción que ejecutas tiene un impacto, una consecuencia en las personas que te rodean, en tu equipo: piensa de manera ecológica.

La humildad nos enseña que los logros de hoy, no pueden volverse eternos, pues tus glorias pasadas no son tu identidad: cada momento es un reto, cada nueva experiencia te trae nuevos aprendizajes y nuevas exigencias. Las glorias pasadas son simplemente escalones hacia los cuales no debes volver, porque ahí no termina la escalera. Paso a paso, disfruta el camino y poco a poco irás encontrando la culminación de tus sueños… eso sí: la escalera sigue.

¿Qué tiene que ver todo esto con seducción, atracción, persuasión o desarrollo humano? Bien, me atreveré a resumirlo y asociarlo de manera más clara:

Tus movimientos, tus palabras, tus acciones y tus omisiones, emiten mensajes, proyectan tu personalidad. Así que, si tienes inteligencia emocional, si piensas de manera ecológica, si haces consciencia de tu responsabilidad como ser humano: serás más atractivo. Así mismo, en el ejercicio de tu rol, entre mejor lo hagas y entre mayor pasión y excelencia  tengas, habrás configurado una personalidad atractiva. No en vano las mujeres mueren por James, Robben o Neymar independiente de su apariencia física; no en vano niños y niñas de todo el mundo, emulan a sus “héroes” al jugar; no en vano, hombres y mujeres compramos las camisetas de nuestras selecciones. Conviértete en un símbolo inspirador y seguramente serás atractivo.

CAMPO DE ENTRENAMIENTO EMOCIONAL: Sesión 01.

Es para mí difícil describir esta sensación de responsabilidad y de fuerza que me inunda al volver a escribir luego de estar ausente en los artículos propios del blog por poco más de un año, a pesar de que he estado activo en las redes sociales y en los artículos para las publicaciones como fucsia y armonía y otras colaboraciones.

Está sensación de la que te hablo es una sensación entre culpa y felicidad, felicidad de compartir todo lo que ha venido pasando en un año de aprendizajes siempre provenientes de las experiencias en las sesiones de coaching o psicoterapia, en los eventos, en las conversaciones, en los errores y, sobre todo, en mis reflexiones personales.

Todos y cada uno de los artículos que haz conocido en el blog, tienen que ver con una situación personal o con algún insight proveniente de alguna sesión o investigación hecha por mí mismo. No sé si sea la manera correcta o la más efectiva, de lo que si estoy seguro es que es la mejor manera de conectarme contigo, de hacer que te pongas en mi lugar y vivas algunas de las cosas que han generado eco y han hecho temblar mis puntos de vista sobre aquellos temas que son objeto de reflexión en nuestro blog.

También regreso emocionado por esta nueva página en dónde no sólo encontrarás los artículos sino la información pertinente para los eventos, los productos, publicaciones y poco a poco, mucho más.

Todo esto ha sido, realmente, un proceso de entrenamiento en muchos aspectos: emocionales, físicos, financieros, técnicos e incluso espirituales.

La idea del entrenamiento es lo que me tiene hoy acá; la idea de generación de acciones repetitivas para crear maestría en alguna actividad, conducta o materia. Así como el músico toca durante ocho o más horas diarias, así mismo pueden entrenarse muchos aspectos de nuestra personalidad, de nuestros hábitos, de nuestra forma de relacionarnos y, sobre todo, nuestras emociones.

Hoy inicia una nueva serie: CAMPO DE ENTRENAMIENTO EMOCIONAL. Una serie de contenidos teóricos y prácticos que te ayudarán a generar una habilidad especial muy importante: La Inteligencia Emocional. Te prometo que si sigues al pie de la letra todos los ejercicios propuestos en esta serie, alcanzarás Maestría Emocional.

Quizá frunciste el ceño un poco y dijiste: “qué promesa más extraña… además ¿Qué es eso de la Maestría Emocional?”. Pues bien, la maestría emocional es la capacidad que tienes para hacer un uso asertivo de tus emociones: ganarle la pelea al mal genio; tener capacidad para tolerar la frustración y usarla a tu favor; dejar de lado los celos; usar tus estados emocionales para impulsar tus acciones y alcanzar tus objetivos; entender y controlar las emociones de los demás; generar momentos persuasivos altamente efectivos… entre otras capacidades.

¡Lo sé! Es una gran promesa, pero no es imposible y te lo puedo prometer porque lo he vivido en mí y en mis consultantes: Es posible lograr La
Maestría Emocional. No es un camino fácil, ni sencillo, en ocasiones te encontrarás con resistencias, con evasiones, te irás y no volverás durante un tiempo, pero luego regresarás y saldrás de las recaídas. Algunas preguntas te incomodarán, otras serán sencillas de resolver. Algunos ejercicios te harán sentir fuera de base o desconectado, pero para logar resultados diferentes tienes que tener actitudes diferentes y generar conductas diferentes. Te puedo asegurar varias cosas: lo vas a disfrutar, me aseguraré de que sea divertido; si haces los ejercicios tendrás la maestría para transmitir el contenido a otros; TU VIDA CAMBIARÁ RADICALMENTE PARA BIEN y, lo más importante para mi misión, contagiarás a otros.

Imagina que estás en una reunión social, proyectas una empatía increíble con cada uno de los asistentes, la gente te sonríe amablemente, algunas personas del género que te interesa, te miran de manera coqueta, algunos te demuestran gestos de admiración, te sientes completo y lleno de energía, puedes lidiar con aquel interlocutor incómodo y logras una conversación increíble con él; en resumen, eres una de las personas más interesantes de la reunión. ¿Por qué? ¡Por qué tienes maestría emocional! Lo único que tienes que hacer es seguir al pie de la letra los ejercicios de la serie.

Inténtalo de nuevo:

Imagina que estás en una reunión social, proyectas una empatía increíble con cada uno de los asistentes, la gente te sonríe amablemente, algunas personas del género que te interesa, te miran de manera coqueta, algunos te demuestran gestos de admiración, te sientes completo y lleno de energía, puedes lidiar con aquel interlocutor incómodo y logras una conversación increíble con él; en resumen, eres una de las personas más interesantes de la reunión. ¿Por qué? ¡Por qué tienes maestría emocional! Lo único que tienes que hacer es seguir al pie de la letra los ejercicios de la serie.

Se sintió diferente la segunda vez que lo lees, de eso estoy seguro. Esa es una de nuestras bases: la repetición. No me dará pena decir las mismas frases a lo largo de toda la serie, no sentiré vergüenza de volverme repetitivo en algunos aspectos, al contrario, lo haré con ahínco y uerza para que quede grabado en tu piel, en tu mente y tu cuerpo. (Te anticipo que habrá mucho cuerpo).

Bien, este es un post largo, y sé que estás acostumbrado a posts más cortos de parte mía. Pero eso ya cambió, si estás acá, y quieres generar cambio, tienes la fuerza para soportar tres o cuatro párrafos de más. Si sólo llegas hasta acá y cambias de página o de actividad: seguro volverás. Si tienes la fuerza para continuar, respira profundo y acomoda tu cuerpo, estírate un poco (como lo acabo de hacer al escribir esto) y continuemos.

Este será tu primer ejercicio: HAZ UN LISTADO DE LAS EMOCIONES QUE SENTISTE DURANTE EL DÍA. Hazlo todas las noches durante ocho días. Es un ejercicio simple ¿Verdad? Bueno, decía Jim Rohn, autor y maestro: “Lo más fácil de hacer también es lo más fácil de no hacer”. Tu reto está en hacer eso sencillo todas las noches durante una semana.

Este ejercicio tiene varios efectos interesantes:

1. Generar el hábito de que te sientas a ti mism@

2. Lograr que, al final de la semana, tengas un panorama de las emociones más frecuentes experimentadas por ti.

Algunas recomendaciones para el ejercicio.

  1. No pares de hacerlo.
  2. Si no te gusta escribir; grábate, es una excelente opción y bastante poderosa (Aúnno he podido decidir si es más poderoso grabarte o escribir, por eso muchas veces hago las dos).
  3. No te adelantes a nada, simplemente limítate a enumerar las emociones sentidas enel día, no te desgastes pensando por qué experimentaste esas emociones. Un ejemplo es: “El día de hoy sentí: tristeza, rabia, felicidad, un poco de miedo y una emoción que nunca había sentido nunca, como una combinación entre extrañeza y sorpresa. Se vale inventar nombres.
  4. ¡Comparte tu ejercicio con nosotros!

Como ya sabes, sí eres lector frecuente, consultante o “víctima positiva” de mis eventos, defiendo la idea de que el 100% de lo que vivimos tiene un componente emocional, así que es imposible que sea difícil hacer la lista cada noche. Me comprometo también a hacer el ejercicio contigo y
compartir mis experiencias.

Bienvenidos a esta nueva etapa de Dr. Phyloel y gracias por mantener vivo a Dr. Phyloel el escritor a través de su insistencia por la presencia de nuevo contenido original en el blog. También gracias a todos aquellos que están dejando nacer a Dr. Phyloel el conferencista a través de su asistencia a los eventos.

Simplemente gracias y empecemos a construir una nueva historia de configuración de una personalidad atractiva.

Si quieres ser un buen seductor. ¡Debes aprender a pensar como una mujer!

Aprovechando el mes de las mujeres, aprovecho para regarme en prosa sobre cuánto admiro el género femenino. Considero que no hay mejor homenaje que reconocer los súperpoderes que tienen las mujeres y que hacen que, en términos de seducción y atracción, sean las verdaderas maestras en el tema.

Cuando leíste el título de este post probablemente tuviste una de dos reacciones: o bien pudiste pensar que es una frase absurda y que por nada del mundo, aceptarás esa idea de que para ser mejor seductor hay que pensar como mujer; o quizá, en cambio, te sentiste retado a leer la información e intentarla hacer funcionar.

Si tuviste la primera reacción, tienes dos opciones: la olvidas y pasas a la segunda reacción o para de leer en este instante y nos veremos la semana que viene con un nuevo post. Está bien que haya algunos textos que no te interesen o que te provoquen resistencia, no es una obligación leer todo el blog.

Bueno, ahora me quedo con los que aceptaron el reto: vamos a mirar los súperpoderes de las mujeres y cómo, al usarlos nosotros como hombres, podemos incrementar nuestras habilidades para seducir, persuadir y generar atracción.

Un Cerebro Experto en Relaciones Interpersonales:

La región derecha del cerebro humano se encuentra, en mayoría estadística, mejor desarrollada en el género femenino. Esta región del cerebro tiene responsabilidades bastante interesantes como identificar los gestos en los rostros, hacer evidentes las diferencias en los tonos de voz de las personas, respuestas emocionales empáticas… en resumen, la región derecha del cerebro se encarga de hacernos seres interpersonales. Esto hace que las mujeres tengan habilidades que algunos hombres tienen que entrenar de manera incasable. Mientras nosotros lo tenemos que aprender juiciosamente, ellas tienen estas habilidades por default, en piloto automático.

Habilidad para escuchar: Una mujer sabe cuándo estás diciendo algo en serio y cuándo no. Ellas no malinterpretan, en cambio, lo que hacen es interpretar más allá, leer agendas ocultas, mostrar lo que no se ve a través de una capacidad de escucha poderosísima. Siempre me he visto sorprendido cuando las mujeres me preguntan por cosas que les he contado con semanas de anterioridad; me dicen: “hey, qué pasó al fin con…”. Son excelentes usando la información que proporcionas y, créeme, los hombres proporcionamos muchísima información incluso sin darnos cuenta. A veces hasta no recordamos que habíamos contado ciertas cosas y ellas nos sorprenden con nuestros gustos y necesidades, nos atrapan porque escuchan tan bien que ya tienen toda la información necesaria para hacer con nosotros lo que quieran.

Si aprendes a escuchar, recoges información todo el tiempo: gustos, preferencias, conoces algunas palabras que la gente usa mucho, conoces si es una persona que se deleita con los pequeños detalles o no, puedes detectar qué tipo de música le pone bien… etc. Si aprendes a escuchar, lograrás más de lo que puedes lograr aprendiéndote toda la teoría de Mystery. Aprende a escuchar y te convertirás en un excelente seductor, en un personaje atractivo, en un ser con el que todos querrán hablar.

Lecturas Emocionales: Otra de las bondades del cerebro derecho es la capacidad que tiene para percibir los estados emocionales de los demás. Obviamente nosotros los hombres también podemos percibir los estados emocionales de los demás, pero solamente cuando estos son altamente obvios. Rara vez los hombres nos damos cuenta de cuando una persona esta levemente molesta, o cuando está medianamente triste o cuando “hay algo” que le pasa. En su mayoría, los hombres somos muy malos para detectar las emociones y, al mismo tiempo, muy malos para poder generar empatía. La lectura emocional genera capacidad de crear situaciones empáticas y de ahí generar confort y seducción.

Facilidad de persuasión: ¡Qué tire la primera piedra aquel hombre que no ha accedido a hacer algo que no quería por una mujer! El gran aporte que ha hecho el género femenino a la humanidad fue fundar la seducción como no lo enseña Robert Greene, en su gran libro El Arte de la Seducción, donde nos cuenta cómo las mujeres, al no tener el poderío físico y bélico, empezaron a hacer uso de la persuasión y la seducción para ganar poder. Piénsalo por un momento: todas las grandes mujeres de la historia, han sido altamente persuasivas y carismáticas y, luego, te pones a pensar, y todas aquellas mujeres que admiras y consideras poderosas, también lo son y, luego sigues pensando y te das cuenta de que casi todas las mujeres son altamente persuasivas y seductoras.

Scanners vivientes de lenguaje no verbal: en menos de 10 segundos, una mujer ya ha hecho una lectura total sobre una persona que le acaban de presentar, ya ha visto todas las prendas, el color de las manos, han sacado una que otra conclusión de los mensajes que están dando. ¡Son casi que adivinas! Recuerdo que, en algún momento le mostré la foto de una amiga de trabajo a una prima, ella con solo unos segundos de mirar la historia me dice: “pilas, que esa vieja se ve como doble, no sé, como rara”. Yo no le puse atención al comentario, pero lo cierto fue que, en unos cuantos meses, resultó ser cierta la prevención de mi prima, esta mujer había estado haciendo un doble juego en términos profesionales y personales. Siempre confío en las primeras impresiones que se hacen las mujeres de las personas, en mi experiencia son bastante confiables. El cerebro femenino es 30% más hábil en la lectura de las señales no verbales.

Mayor Inteligencia Emocional: El hemisferio izquierdo del cerebro, que es considerado como el cerebro racional, está conectado con nuestro hemisferio cerebral derecho a través de una especie de tubo llamado cuerpo calloso. En las mujeres, el grosor de este cuerpo calloso es un medio mayor que el de los hombres, lo cual genera una mayor comunicación entre hemisferios, generando procesos reflexivos emocionales mucho más eficaces que en el caso de los hombres. De ahí que la superación de los duelos de pareja es más rápida en las mujeres, que los procesos psicoterapéuticos son también más rápidos y eficaces en las mujeres y qué áreas como la psicología, el trabajo social, la pedagogía y la comunicación social, gozan de mayor participación femenina.

Hay mucho más “súper poderes” que tienen las mujeres en términos de seducción y persuasión que deben ser aprendidos por nosotros los hombres. Como sea, el género femenino, fue el creador de la seducción y los hombres se enteraron del asunto más adelante, se dieron cuenta e intentaron hacerlo. Muchos lo han logrado, pero debo decir, con bastante entrenamiento. Personalmente llevo varios años afinando cada una de estas capacidades innatas en la mayoría de las mujeres y considero que aún me falta muchísimo entrenamiento. Eso sí, creo que mis habilidades persuasivas, de inteligencia emocional y se seducción, no serían ni la mitad de lo que son hoy si no hubiese sido porque la mayor parte de mi vida he estado rodeado de mujeres.

No hay más que decir por ahora que FELICIDADES A TODAS ESTAS SUPER HEROÍNAS DE LA SEDUCCIÓN QUE TODO EL TIEMPO NOS ESTÁN DANDO GRANDES LECCIONES SOBRE EL MANEJO DE LAS RELACIONES INTERPERSONALES.

Así que, por más raro que suene hombres: ¡A conectarse con su mujer interior!

Recuerda. Si estás comprometid@ con tu crecimiento personal ¡Cuentas Conmigo!

La Historia Emocional

Siempre he sostenido que cada una de las cosas que hacemos o pensamos, tiene que ver con nuestro estado emocional. Nuestras emociones están presentes en todo momento, en cada segundo de nuestras vidas. ¡Incluso cuando dormimos! ¿Alguna vez te has despertado emocionado por algo que soñaste? ¿O incluso triste porque el despertador no te dejó continuar con ese sueño tan interesante que estabas teniendo?

Una de las cosas que nos caracteriza como humanos, es nuestra capacidad para poder hacer conscientes nuestras emociones, pensar en ellas, reflexionar sobre lo que pasa con nuestros aparatos emocionales. Algunas especies, casi todas, sienten ira, miedo, tristeza, alegría, pero no pueden hacer nada al respecto; cuando Belisario, el león de un zoológico famoso de mi país, que murió hace unos cuantos días, se sentía amenazado, respondía con rabia y atacaba… Belisario no podía pensar sobre ello, no podía decir: “un momento, no puedo reaccionar de esta manera, de pronto mi irá puede hacer que me maten o que me hieran” ¡No! Belisario actúa automáticamente en coherencia con nuestras emociones.

En cambio, nosotros los humanos tenemos la capacidad de reflexionar sobre nuestras emociones y adecuar nuestras reacciones según los contextos en los que nos estamos relacionando. Poseemos inteligencia emocional. Lo curioso es que muchos de nosotros no usamos nuestra facultad para pensar nuestras emociones, e incluso nos disculpamos diciendo: “es que me deje llevar por mis emociones”

Ahora bien, he descubierto a través de mi trabajo en el consultorio, de mis reflexiones autoanalíticas y de la observación detallada de la cotidianidad, de la fascinante cotidianidad, que para poder entrenar de manera adecuada nuestra inteligencia emocional, necesitamos conocer o mejor, definir nuestra historia emocional.

¿Qué es la historia emocional? Es la interpretación actual que tiene alguien de su pasado emocional.

Te voy a pedir que, en este punto, toma un buen sorbo de esa bebida que tienes a tu lado, estires tu cuello, respires profundo y abras bien tus ojos, necesito que apagues el televisor, cierra el Messenger un momento, no te metas a tu Facebook y te conectes con las siguientes líneas, es totalmente necesario que lo hagas para que entiendas la diferencia entre conocer y definir tu historia emocional; así como la diferencia entre historia emocional y pasado emocional. ¿Estás list@? Dile a la persona que te está hablando por cualquiera de los chats que te de unos cuantos minutos… Aquí vamos.

Primero, lo que conocemos es nuestro pasado emocional y lo que definimos es nuestra historia emocional. Cuando estaba formándome para afinar mis habilidades clínicas, tuve la oportunidad de trabajar con soldados que sufrían de Estrés Post Traumático, algunos de ellos eran víctimas de un mismo episodio traumático.

Carlos era un soldado regular de 28 años de edad en ese momento y su superior, el sargento Benitez, un hombre con cara de gruñón de unos 40 y tantos. Ambos estuvieron presentes en un enfrentamiento en el que perdieron a muchos de sus compañeros, estaban el uno al lado del otro durante todo el episodio. Cuando entrevisté a Carlos estaba tranquilo, algo deprimido por las pérdidas recientes, pero estaba totalmente seguro de que saldría adelante y de que su condición era transitoria; Benitez, en cambio, estaba molesto, lleno de ira, totalmente desesperanzado sobre su futuro emocional, tenía ganas de quitarse la vida. Ambos hacían una descripción emocional de la situación bastante similar, relataban cómo se sintieron, hablaron del miedo que los embargó en el momento, de la ira que sentían cuando se sintieron emboscados; en resumen, relataban la misma situación. Esa “misma situación” era el pasado emocional, un pasado emocional que ambos compartían; la diferencia en la actitud que tomó cada uno frente a su futuro emocional gracias a la interpretación que han hecho de aquello que han vivido. La historia emocional de cada uno no es lo que recuerdan, es la interpretación que se hace de lo que se recuerda.

Pero bueno, dejemos los ejemplos extremos y vamos a la cotidianidad. Andrés es un cliente que consultó conmigo porque no podría lograr comunicarse exitosamente con las mujeres. Una característica de la vida de Andrés es que tenía una relación disfuncional con su madre, la interpretación que hacía de las dificultades de comunicación y de relación con su progenitora hizo que estas dificultades se trasladaran a sus relaciones con las mujeres, generando creencias comos:

– Las mujeres son complicadas
– Las mujeres son agresivas
– Las mujeres no dicen la verdad
– Las mujeres solo escuchan lo que les conviene
– Etc.

Estas creencias eran la base de la forma en que se comunicaba con los demás, específicamente con las mujeres. Y no fue culpa de su madre, fue gracias a la interpretación que él hizo de de su pasado emocional junto con su progenitora lo que generó estas creencias. Si todos los hombres que tienen relaciones difíciles con su progenitora tuvieran relaciones difíciles con el resto de las mujeres, la psicología sería algo bastante fácil y aún más la psicología de pareja.

Nuestro trabajo entonces para identificar nuestra historia emocional es primero conocer nuestro pasado emocional. La mejor forma de hacerlo es empezar un diario, pero sé que no todos tienen la misma afición por los diarios como yo la tengo, así que te recomendaré que hagas un ejercicio de memoria de tu vida enfocado en tres aspectos.

1. Todo lo que recuerdes de tu niñez: lo que te gustaba hacer, lo que te hacía feliz, lo que te molestaba. Pero sobre todo, aquello que realmente disfrutabas.
2. La forma en que te criaron tus padres: cómo te castigaban, cómo era la relación con ella durante tu niñez y adolescencia.
3. ¿Cómo era la relación de pareja de tus padres? Prácticamente eso te dará muchas pistas sobre los modelos de amor que tuviste
4. Enfócate en tus relaciones de pareja, qué sientes cuando las recuerdas, cómo las recuerdas.
5. Pregunta por el “Momento Mas…” ¿cuál fue tu momento más triste? ¿Cuál el más feliz? ¿Cuál el más molesto? ¿Cuándo fue que sentiste más miedo?

Una vez hayas hecho este ejercicio de recordación, notarás que acabas de pasar por una montaña rusa de emociones, pasarás de una emoción a otra con una facilidad increíble. Ahora bien, lo siguiente es preguntarse ¿Qué interpretación tengo de todo esto? Dicho de otro modo, respóndete cómo crees que cada uno de esos recuerdos ha influido en tu vida. Cada una de esas influencias te ayudará a identificar tu historia emocional. Recuerda que tu historia emocional es la interpretación que haces de tu pasado emocional.

Te daré un ejemplo de una parte del ejercicio para que lo puedas llevar a cabo:

Pasado Emocional:

Cuando estaba de novio con mi esposa, recuerdo una discusión que tuve con ella. Como es normal en la mayoría de las evocaciones de discusiones, no recuerdo cuál era el tema de la discusión, pero sí recuerdo que me sentía desesperado, como en una jaula, sin salida… lo siguiente que hice fue coger impulso contra la pared y estrellar mi cabeza frente a la misma. No recuerdo si me dolió o no, pero recuerdo que me abrí una pequeña herida que dejó bajar un hilo de sangre por mi frente y luego mi cara. La discusión perdió protagonismo y lo siguiente importante fue la estupidez que cometí y así lo recuerdo, recuerdo que me sentía como un idiota y luego sentí tranquilidad, al final, cuando la discusión y mi estupidez terminaron.

Historia Emocional:

Las reacciones emocionales de la ira son una estupidez y son arriesgadas para mi salud emocional y para mis relaciones. No puedo tener reacciones emocionales automáticas como las de Belisario. Saber controlar mi mal genio es importante para las relaciones de todo tipo y, sobre todo, para ser una persona atractiva. La inteligencia emocional es importante para ser un seductor natural.

Cada situación emocional que recordamos está acompañada de alguna interpretación. Dicho de otro modo LA HISTORIA EMOCIONAL ES LA TRADUCCIÓN EMOCIONAL QUE HACE UN SUJETO DE SU PASADO EMOCIONAL.

RECUERDA, SI ESTAS COMPROMETID@ CON TU CRECIMIENTO PERSONAL, CUENTAS CONMIGO.

TRADUCCIONES EMOCIONALES

El ser humano se comunica de muchas formas. De manera verbal, de manera corporal, con el tono de la voz, con la ropa, con el ritmo de la respiración, con los patrones, los tics… ¡Todo lo que pasa contigo, comunica algo, absolutamente todo!

Una de las formas más importantes de comunicación es la Comunicación Emocional, es decir, todo aquello que nuestros estados emocionales comunican. Cuando estamos inmersos en un estado emocional específico, mostramos una actitud específica, nuestro cuerpo tiene reacciones particulares según nuestro estado, lo mismo pasa con nuestros gestos, nuestros tics, nuestros patro… ¡Un momento! Estoy notando que aquellas formas de comunicación que describí arriba se derivan de nuestros estados emocionales. Pensémoslo bien.

Cada uno de nuestros estados emocionales, tiene una buena cantidad de demostraciones en el afuera. Hagamos de cuenta que nos encontramos inmersos en la tristeza; nuestro cuerpo se siente sin ganas, nuestra cara tiene un gesto plano (si es que no nos encontramos llorando), probablemente nuestra chaqueta o saco estén cerrados, nuestros pies juntos y muy seguramente nos encontramos sentados. Si nuestra tristeza ha durado algunos días, probablemente hemos comido menos de lo normal, dormido mal y hasta puede que estemos hablando menos con las personas con las que nos tratamos a diario, algunos incluso se ponen irritables y de mal genio. El tono de voz probablemente sea bajo y quizá estemos hablando lento.

Como vemos, un estado emocional se comunica de todas las formas posibles. Y no sólo estamos programados para comunicar nuestras emociones, también estamos diseñados para detectar las emociones de los otros. Lastimosamente la cultura nos ha hecho olvidarnos de las emociones y concentrarnos en las racionalizaciones, hasta hace pocos años, empezamos a darnos cuenta del poder que tienen las emociones en cada uno de los aspectos de nuestras vidas. Este olvido del poder de las emociones, ha hecho que la mayoría de las personas no pensemos en ellas con frecuencia, simplemente las vivimos, las padecemos en algunos casos y, en otros casos, tratamos de evitarlas, de ser sus víctimas.

Esta constante dinámica cultural de evitación de las emociones (o las pasiones como la llamaron los filósofos modernos y las concibieron como las causantes de los errores del juicio adecuado) ha hecho que seamos malos intérpretes de la comunicación emocional. Tenemos que volvernos a entrenar en la percepción de las emociones propias y de los otros. Tenemos que aprender a hacer TRADUCCIONES EMOCIONALES.

¿Qué es una traducción emocional? Es la interpretación emocional que hacemos de las acciones de otros. Dicho de otro modo: un gesto, una palabra, una frase, un movimiento, una disculpa emitida por el otro, siempre tendrá un efecto emocional en nosotros.

El problema de ello, es que el mismo gesto, emitido por la misma persona, en el mismo instante, puede ser interpretado de manera distinta por cada uno de los receptores del mensaje. Por ejemplo, una persona con la que estamos empezando a salir puede decirnos: “¿Sabes? Eres una persona muy interesante, pero me parece prudente que vayamos más despacio”. Cada persona hará una traducción emocional dependiendo de su historia de vida, sus creencias y muchos otros aspectos personales de su vida. Las posibles traducciones que podemos encontrar frente a esta frase pueden ser:

· “Maldición, quiere tomarse las cosas de manera lenta, realmente no le intereso”
· “Qué bien, realmente le intereso y le parece importante que nos conozcamos de manera adecuada”
· “Me dijo que soy interesante, casi siempre que dicen eso es porque realmente les importa un bledo”
· “Definitivamente le parezco interesante, voy por buen camino”
· “Ah, es una persona muy prevenida, mejor no me meto con ella, esa desconfianza es de lo peor”
· “Definitivamente prefiero una persona más arriesgada”, etc.

Podría hacer una lista infinitamente larga de la cantidad de traducciones emocionales que hacemos de lo que las personas nos dicen. Seguramente ahorita estás pensando ¿y ahora cómo se puede saber qué es lo que REALMENTE quiso decir esa persona?

Hay varias opciones: la primera, preguntar directamente; como segunda opción está conocer a profundidad la Historia Emocional de esa persona o bien, un tercer camino puede ser: escuchar realmente las emociones de la persona y no basarnos en nuestra propia Historia Emocional (espera un próximo post con la explicación de este concepto).

Preguntar directamente es el camino más rápido a que te den un bofetón, que te boten el agua (si vas a preguntar directamente, asegúrate que el otro esté tomando una bebida fría) en la cara o que simplemente no vuelvan a salir contigo. Preguntar directamente te hace correr un riesgo muy alto de meterte en cosas que no te competen. Por ejemplo, si le dices a la persona: “¿Estás realmente interesad@ o sólo lo dices para que yo esté tranquil@ y deje de ser tan insistente?” Sea cierto o no, la mayoría de los seres humanos nos molestamos cuando los demás pongan palabras en nuestra boca; te lo garantizo, la queja más frecuente en mi consultorio es esa: “doctor, es que mi espos@ se la pasa “leyéndome la mente” pone palabras en mi boca todo el tiempo y ni siquiera hace el esfuerzo de escucharme”.

El siguiente paso es conocer la historia emocional de la otra persona, tener un panorama completo de su crianza, de sus relaciones pasadas, de sus creencias acerca de las emociones, etc. Si apenas estás saliendo con una persona es muy difícil que conozcas su historia emocional (aunque es algo que puede entrenarse); aún si es tu esposa o hermano, es poco probable que tengas un conocimiento exacto de ella. He visto en mi consultorio como parejas de 25 años de casados no conocen a profundidad (a veces ni siquiera un poco) sus respectivas historias emocionales. Como aprenderemos luego, la historia emocional de una persona puede cambiar fácilmente, así que, esta opción tampoco es la más útil para hacer buenas traducciones emocionales (aunque en términos de seducción después de la seducción, es importante que hagamos un gran esfuerzo por conocer las historias emocionales de nuestra pareja).

Por último, el camino de la observación directa es un ejercicio de detallar cada cosa que el estado emocional del otro nos comunica. Para ello tenemos que tener claro qué es un estado emocional. Su nombre es muy claro, un estado emocional es la cualidad emocional de un momento específico. Para entenderlo mejor es mucho más fácil conocer de qué está compuesto:

1. Una representación interna
2. Un lenguaje corporal específico coherente con el estado emocional
3. Un tono de voz específico coherente con el estado emocional
4. Una causa que lo dispara.

Hay dos elementos que no podemos conocer tan fácilmente, cuando hacemos traducciones emocionales: la causa el estado emocional que se está presentando y la representación interna de la misma. Ambos elementos hacer parte de la historia emocional del sujeto, así que es mejor no centrarse en esos dos elementos cuando no conocemos esa historia.

Los otros dos elementos si son bastante claros y son muy sencillos de observar. Siendo así, te daré algunas pistas de cómo se comporta el cuerpo y la voz en cada una de las cuatro emociones básicas, así podrás hacer traducciones emocionales más cercanas a la realidad.

Ira: Cuando estamos molestos, toda la sangre de nuestro cuerpo se va hacia nuestras extremidades. ¿Has sentido estando iracundo que puedes correr, golpear, saltar y moverte con más fuerza? Bueno, es por eso, porque tus extremidades están listas para atacar y para defenderte. En términos más sutiles una persona que esté un poco molesta, apretará puños, cerrara el espacio entre sus dientes así esté sonriendo, sonreirá con su boca pero no con sus ojos, los tendrá entrecerrados, como sospechando. Su voz será fuerte y notarás que marca los acentos de manera tajante y la palabra interesante no sonará “interesante”, es decir, ese tono de voz no tendrá nada que ver con ello. Recuerda que un buen tip para comunicar emociones es hacer que las palabras suenen como su significado. A veces, el que está molesto, baja su voz más de la cuenta, ya que está intentando contrarrestar la rabia o la molestia.

Felicidad: El cuerpo de un feliz se comporta de una manera similar a la de un iracundo. Sus piernas y brazos están listas para la acción para saltar, celebrar, cuidar y generar vínculos. Las reacciones fisiológicas corporales son casi las mismas en la ira que en la felicidad, sólo que en la ira se presentan en un grado más intenso. He ahí el peligro de que muchas personas les guste estar molestas (yo era uno de ellos). La voz de la persona feliz sí tiene acentos mucho más marcados, sus ojos son coherentes con su sonrisa, las palabras suenan realmente transparentes, su postura corporal está mucho más tranquila y relajada. Realmente sientes que, cuando dice interesante, suena interesante. Siempre he dicho una cosa: hay que confiar en nuestro estómago, si sientes algo en el estómago que te parece cómodo y tranquilo, seguramente estás frente a una reacción genuina.

Tristeza: ¡Ten cuidado! Las personas tristes tienden a ser altamente persuasivas y es posible que caigamos en la trampa de la simpatía o la lástima y terminemos cediendo a cosas que no queremos. El cuerpo de la persona triste se ve triste, la sangre está casi toda en el cerebro, por lo que la persona probablemente esté sentada, cruzada de brazos, como abrigándose (¡así es, la tristeza da frío!). Al tener tanta sangre en el cerebro, la reflexión se dispara y, curiosamente, también la creatividad (esta también se dispara en la felicidad pero toma más tiempo). Es posible que el triste mienta para protegerse de decisiones estúpidas. ¿Has escuchado la frase “no eres tú, soy yo”? es un excelente ejemplo de cómo la gente se miente a sí misma y a otros en la tristeza para salir de un atascadero emocional. Esa frase siempre, siempre la he escuchado en un tono triste y melancólico. El triste también puede ser sincero, pero, de todos modos, que una persona triste te diga que eres “interesante” es poco coherente. La voz del triste es lenta, baja y plana.

Miedo: En situaciones sociales, solemos usar la palabra ansiedad para describir a alguien asustado. Aunque no es totalmente exacta la sustitución de una palabra por la otra, aceptémosla por ahora. Una persona ansiosa o asustada, generalmente tiene más sangre en sus piernas, sus manos se ponen frías y poco se puede pensar en ese momento. Quizá sus colores bajen, es decir, se ponga un poco pálido, sus pupilas pueden estar contraídas y es bastante lógico si sus labios están secos o esté pasando saliva con más frecuencia que al inicio de la conversación. El miedo, es una respuesta emocional en la que se puede confiar. La frase que tenemos como ejemplo es probablemente producida por el miedo/ansiedad de entrar en una relación con alguien de quien se sabe poco. Si la dice con este lenguaje corporal, más una voz un poco temblorosa o tartamudeando un poco, es totalmente coherente y, digamos, que en realidad si le pareces interesante, pero quiere tomarse las cosas despacio.

Es importante cómo generar todas estas señales son indicadores del verdadero estado emocional de una persona. Es bastante probable que puedas esconder algo que estás pensando, pero es muy difícil poder esconder algo que estás sintiendo. Pocas personas pueden hacerlo y, cuando pueden hacerlo, casi siempre padecen de algún trastorno de tipo afectivo. La lección de hoy es, escucha las emociones fijándote en el cuerpo y en la voz.

Haz el ejercicio en esta semana y empezarás a lograr traducciones emocionales mucho más efectivas. Leer a las personas es una de las mejores estrategias de seducción. Aquel que lee al que tiene al frente, lo escucha realmente y alcanza a notar sus necesidades, sus vacios y eso que espera de los demás. Por eso han dicho que la escucha es una de las herramientas más poderosas de seducción.

Nos vemos más adelante con otros temas emocionales y efectivos para tus relaciones interpersonales.

RECUERDA, SI ESTÁS COMPROMETID@ CON TU CRECIMIENTO PERSONAL ¡CUENTAS CONMIGO!

POR QUÉ ESPAÑA GANÓ LA FINAL DEL CAMPEONATO MUNDIAL DE FÚTBOL SUDÁFRICA 2010. Una lección de manejo emocional.

Muchas personas hablan sobre la final del mundial. Bueno, al menos todos aquellos que adoramos el fútbol y que disfrutamos de un certamen de alta factura como lo es el campeonato mundial de fútbol.

Algunos se preguntarán por qué he decidido escribir en un blog de seducción sobre la final del mundial. Bueno, la razón es la siguiente: ESPAÑA NOS DIO UNA LECCIÓN SOBRE EL MANEJO DE LAS EMOCIONES. Su estabilidad emocional, más el buen fútbol (que también lo tiene Holanda), fueron los dos elementos cruciales en el alcance de la victoria.

El otro día en un comercial de Gatored, escucha la frase “este juego, no es un juego”. Bueno, esa frase me quedó sonando porque, la seducción también es un juego que no es un juego. Dicho de otro modo, la seducción es un juego que no es un juego, es un juego porque se mueven fichas, hay estrategias, hay intercambio de poderes etc., pero es algo bastante serio… muy serio.

Ahora bien, dentro de juego de la seducción, existe un elemento muy importante, las emociones. Para mí, el elemento más importante de todo lo que tiene que ver con relaciones interpersonales, y crecimiento personal… y deportes… y diversión… mejor dicho, las emociones están presentes en cada momento de nuestras vidas, por eso son tan importantes en todo momento y, sobre todo, en nuestras relaciones interpersonales; más aún cuando quieres persuadir a otros.

Ahora bien, volviendo a la final del fútbol, no voy a hablar propiamente de fútbol, sino del planteamiento emocional que hizo cada uno de los equipos y que, poco a poco los fue llevando al resultado final. Hay dos puntos determinantes en este partido.

1. La agresividad desgasta
2. La tranquilidad es la base para un pensamiento claro

La agresividad desgasta.

En los últimos 15 minutos del partido, hice el esfuerzo de detallar las caras de los jugadores. Para mi sorpresa, las caras españolas, no sólo no se veían agotadas, sino que se veían tranquilas sus expresiones, como si estuvieran pensando en una partida de ajedrez, confiando en sus siguientes movimientos. Mientras que las caras de los holandeses tenían las cejas arqueadas, respiraban profundamente y se notaba el desgaste físico.

¿Qué pasó? Dos equipos europeos, con posesión de balón muy reñida, promedio de edad muy similar, estilo de juego algo parecido. ¿Por qué una selección mas desgastada físicamente que la otra? Mi teoría es que Holanda se desgastó intentando plantear un clima emocional negativo para aminorar a su oponente, el resultado: desgaste FÍSICO Y EMOCIONAL. No podemos pensar bien al interior de climas emocionales negativos.

La tranquilidad es la base para un pensamiento claro.

La intención holandesa con su planteamiento agresivo, era destruir la calma que tiene España en el medio campo, el lugar de donde provinieron la mayoría de sus acciones de gol a lo largo del mundial. Rara vez vimos que este equipo perdiera el balón por desespero, que hubiesen roces entre sus jugadores o que recurrieran a los golpes como estrategia de recuperación de balones.

La estabilidad emocional de España, la capacidad que tuvo para no dejarse caer en el juego de los climas emocionales negativos, de parar el balón y pensar de manera adecuada, fue lo que hizo que aprovecharan que su rival ya estaba agotado físicamente por el partido y emocionalmente por intentar agredir al otro equipo sin obtener resultados.

Si caes en el juego emocional de las agresiones y otros climas negativos: PERDERÁS EL JUEGO.

Esta dinámica emocional que se pudo ver en el juego entre España y Holanda, es una dinámica emocional que puede verse en las relaciones interpersonales y en la seducción.

Siempre debes mantener y lograr una estabilidad emocional, de lo contrario, caerás en climas emocionales que no te convendrán. Por ejemplo, caer en el juego emocional de los celos, es perder el control, caer en el juego emocional de autoactitudes negativas es perder el control, caer en el juego emocional de la inseguridad, es perder el control.

CONCLUSIÓN, EL MEJOR CAMINO AL CONTROL ES LOGRAR LA ESTABILIDAD. ¡Te garantizo que si estabilizas tu vida emocional te harás mucho más atractivo y podrás ganar ese juego que todo seductor o seductora quiere alcanzar: el juego interno!

Pronto un evento llegará a Bogotá y cualquier otra cuidad que lo contrate: INTELIGENCIA EMOCIONAL Y SEDUCCIÓN.

RECUERDA, SI ESTÁS COMPROMETID@ CON TU CRECIMIENTO PERSONAL, CUENTAS CONMIGO.

Diálogos Sobre el Aparato Emocional: La Utilidad de la Ansiedad

Hace dos días estaba contestando cuál era la utilidad del estrés. Debo confesar que fue bastante interesante escribir sobre el mismo y entender algunas cosas que no entendía sino hasta que lo escribí. Hoy, quiero seguir contestando la consulta del lector, ya que este no preguntaba solamente sobre la utilidad del estrés sino también de la ansiedad, así que, acá vamos: ¿cuál es la utilidad de la ansiedad?

La utilidad de la ansiedad es: Incrementar la percepción para encontrar la satisfacción de una necesidad. Si tenemos una necesidad apremiante, nuestra fisiología se activa para satisfacerla: a ese estado es al que llamamos estado de Ansiedad. Podríamos decir que la ansiedad es nuestro sistema de alerta, el que avisa cuando una necesidad necesita ser satisfecha; si tienes hambre, tus sistemas se alertan de tal forma que te mueves hasta que consigas comida… Ahora, imagina lo que pasa con necesidades psicológicas como el afecto, la aprobación, la justificación de una creencia, la calma… etc.

La ansiedad se corrompe en el momento en que nos creamos necesidad que no pueden ser satisfechas de inmediato, así, el estado de ansiedad se incrementa demasiado en el tiempo, provocando crisis en las que el sistema de alerta, no puede discriminar del todo entre si hay o no una necesidad para ser satisfecha. Por ejemplo, la ansiedad provocada por el cigarrillo u otras sustancias adictivas generan síndromes de abstinencia que hacen que el sistema colapse.

La lección de este post es la siguiente: la próxima vez que te sientas ansioso pregúntate qué tan necesaria es la necesidad: por ejemplo, ligarte una chica en un bar es una ansiedad provocada por una necesidad no tan urgente, aún así, tu sistema se pone en alerta y hace que haya una reacción innecesaria, el sistema se sobrecarga, las manos sudan y, al final, no haces nada. Preocúpate por no crear necesidad innecesarias (por más redundante que suene) y así pasaras menos tiempo siendo ansios@.

Ahora bien, otro causante de la ansiedad es el miedo a perder un estado seguro. Esto también aplica para la situación de la chica en el bar: miedo a perder tu reputación, a caer en el ridículo y caer en un estado desagradable… cuida de no tener miedos irracionales. El miedo al ridículo es totalmente superable. Sin embargo, habrá un post totalmente dedicado al miedo. Por ahora, me voy a descansar y a apagar mi sistema de alerta con un pedazo de queso Mozarella.

Dr. Phyloel ¡Coaching Lifes!