Bofetadas Psicológicas / Retos de Entendimiento. Sesión. 02. El mundo no gira a tu alrededor. ¡Punto!

IMG_0053-0.JPG

Las bofetadas psicológicas son esos momentos en los cuales alguien o algo nos hace dar cuenta, despertar o romper una creencia llevándonos a un nivel de entendimiento más amplio generando algo de crecimiento. Usualmente son esas cosas que no queremos escuchar y que nos cuesta escuchar, que probablemente nos las repiten o que no hacemos caso. Mi intención con esta serie es confrontarte, que leas ideas que, quizá no son tan cómodas de asumir pero que, seguramente, generarán mucho crecimiento y transformación.

Ahora bien, quiero hacer un cambio en esta serie y es dejar de llamarla Bofetadas Psicológicas. A pesar de ser un nombre llamativo y curioso, se asocia rápidamente con un estado emocional de malestar y, aunque el malestar a veces es maestro, prefiero que te asocies con esta serie desde una emoción más poderosa: el reto.

Esta serie se llamará de ahora en adelante: RETOS DE ENTENDIMIENTO. Ideas, preguntas y propuestas que te retarán a pensar diferente.

El reto de entendimiento en esta ocasión es: el mundo no gira alrededor tuyo. . Esta idea es la que se conoce usualmente como egocentrismo y creemos que las personas egocéntricas son prepotentes y se creen más que los otros y que tienen un complejo de superioridad. Sin embargo, hay una cara aún más oscura del egocentrismo y es la cara contraria, aquel que cree que todos quieren dañarle, que todos deben estar ahí para satisfacer sus demandas porque necesita de mucha ayuda constante todo el tiempo, porque es una víctima. El egocentrismo es esa creencia de que las personas que están a nuestro alrededor nos deben prestar atención a como de lugar, ya sea por medio de un sentimiento de superioridad o por un sentimiento de inferioridad o de víctima.

Mi invitación es a que sueltes esa creencia si la vives y un hábito que puedes adquirir para ello es elegir no tomar las cosas de manera personal. Por ejemplo, vas conduciendo tu auto y alguien te cierra, no tomarlo a personal significaría entender que esa persona te cerro simple y llanamente porque es un conductor poco precavido. El egocéntrico podría tener alguno de estos dos pensamientos: “¡quién se cree que es este sujeto!, ¿acaso no sabe que a mi nadie me cierra?” o “Claro, este sujeto quiere hacerme daño y maltratarme y dañarme el día”.

Lo que hacen los demás, rara vez es estrictamente personal hacía ti, incluso aquellas cosas que te generan bienestar, suelen hacer parte del modelo de mundo del otro, pues cada uno tiene formas de pensar diferentes.

Recuerda, eres supremamente valioso, precisamente porque eres un igual con el resto de los demás. Renuncia a la creencia de ser más o menos que los demás.

Espero tengas una semana llena de salud emocional.