Las voces de la seducción.


Hace unos días, a tres días de una conferencia, me encontraba totalmente sin voz, eso me hizo pensar en la importancia que tiene la voz en los procesos de comunicación y, por otro lado de lo valiosa que es nuestra voz y la cantidad de mensajes que enviamos con ellas.

Siempre recuerdo una consulta que recibí de un hombre en mi consultorio; este personaje, que estaba altamente interesado en aprender sobre seducción y relaciones de pareja, me contaba una historia sobre su última novia a quién literalmente no soportaba porque hablaba mucho.

Al continuar con el entrenamiento, poco a poco nos dimos cuenta de que en realidad lo que a él le molestaba no era que ella hablase todo el tiempo, sino que estaba desesperado de la velocidad y el tono tan agudo de la voz de su ex novia. De ahí en adelante, todas las mujeres que conocía eran filtradas por su voz en términos de ritmo y de tonos. ¿Por qué le pasaba esto a este personaje?

El 38% de nuestra comunicación está contenida el tono de la voz. La voz contiene muchos mensajes en su velocidad, en su volumen o en su agudeza o gravedad. Algunos estudios han demostrado que las voces demasiado agudas, tienden a exigir a los representantes del género masculino un esfuerzo más alto para procesar el contenido de ese discurso. Es por eso que muchos de los que nos hemos entrenado para dictar conferencias, nos hemos entrenado para manejar la tonalidad de la voz. En el caso de las mujeres, suelen lidiar mejor con la tonalidad aguda, ya que su cerebro ha evolucionado para poder detectar los llantos de los bebés en la noche y otros ruidos que impliquen riesgo a la seguridad.

En una primera cita, casi siempre nos preguntamos qué decir o cómo decirlo, no sabemos cuáles son los temas “prohibidos” y ese tipo de cosas. Pues bien, acá van unos cuantos tips sobre la voz para que puedas aumentar las probabilidades de que tus conversaciones sean agradables, empáticas y que la gente quiera más y tenga ganas de conversar contigo por horas.

  • Volumen: La recomendación es la siguiente, nunca hables más fuerte que la persona con la que estás conversando, menos si te encuentras en un sitio público ¿Imaginas que todos se enteren de lo que hablan? Intenta siempre mantener el mismo volumen que la otra persona. Tampoco hables muy bajo, puede que no te escuchen y no querras que la otra persona se la pase preguntando: ¿Qué dices?”.
  • Velocidad: Cuando una persona habla más rápido que la otra, corre el riesgo de cansar a su interlocutor, literalmente si hablas más rápido que el otro tendrá que seguirte el paso y puedes cansarlo. Copia su velocidad o habla un poco más despacio que él o ella.
  • Significado emocional de las palabras: haz que tu tono acompañe el significado de las palabras, así el cerebro emocional de tu interlocutor responderá inconscientemente de manera empática. Por ejemplo: cuando digas la palabra “increíble”, ayúdale con el tono y ahí puedes variar el volumen también, algo así como “Innnn – cre – I – ble”.

Estos tres sencillos tips incrementarán una gran diferencia en tus conversaciones, te lo garantizo.

Publicado en Sin categoría