Los Obstáculos de la Seducción. Sesión 02.EL FENÓMENO DEL CHICO BUENO.

A veces nos toca esperar un poco más de la cuenta para poder hacer que las cosas lleguen, y nos sentimos impacientes y un poco desesperados, pero todo llega siempre. Una de esas cosas que tarde o temprano llegarán a tu mente, es la claridad. Esa es la demanda más importante en mi consultorio, claridad. La gente quiere tener explicaciones y claridad sobre las cosas que les están pasando en su vida emocional.

El problema con la claridad, es que no es una cosa que puedas llegar y comprar a una tienda o que saques del bolsillo (claro, a menos que entrenes tu mente para tener claridad todo el tiempo, si podrás disponer de ella cuando quieras). Y, otra cosa, es que constantemente estamos leyendo en los medios de comunicación infinidad de conceptos e ideas sobre lo que es la vida, las relaciones y las emociones. ¿Y qué pasa ahí? Aparece la confusión y la claridad se vuelve aún más preciada e inalcanzable.

Cómo has leído en las últimas sesiones del blog, mi objetivo es REACOMODACIÓN DE TUS CREENCIAS. Digamos que soy un fanático de romper con los mitos o con aquellas ideas distorsionadas que se pueden crear en torno a las relaciones humanas. Hoy quiero reacomodar una idea que se ha vendido en la seducción y que ha hecho que muchos hombres se sientan mal consigo mismos y, en lugar de motivar al mejoramiento, hace que esos hombres se sumerjan en ideas erróneas y empiecen a ubicarse en lugares emocionales, sociales y espirituales en los que no caben y, a la final, terminan generándose más daño a sí mismos. La idea es:

“Los chicos buenos no son atractivos, en cambio el chico malo sí lo es”.

A todos nos han dicho desde niños que debemos ser buenas personas, personas de bien y éticamente correctas. De pronto te metes a la red y empiezas a preguntarte cómo hacer para ser más atractivo y te encuentras con la idea generalizada de que los chicos buenos no son atractivos. ¿Cómo te sientes?

Lo que yo he visto en el consultorio es que las personas se encuentran con esa idea y sienten una ambivalencia de lo que oyen de las mujeres y de lo que la literatura de la seducción les dice. Su inconsciente está programado desde hace años para ser una persona buena y eso pasa mucho con un alto porcentaje de la población (afortunadamente); por lo tanto se genera un fuerte conflicto emocional, los consultantes tienden a sentirse como unos verdaderos idiotas cuyos valores e historia no tienen ningún valor. Acto seguido se encuentran con la idea de que, no sólo hay que dejar de ser un chico bueno, sino que además tienen que ser un chico malo, porque el chico malo sí es atractivo.

Resumamos: creces pensando que hay que ser bueno en la vida, sales al mundo de la seducción y te dices que eso no te hace atractivo; te sientes mal y confundido, desaparece la claridad; luego entonces aparece la idea de que debes ser malo para ser atractivo y ahí es donde empieza la verdadera confusión. ¿Cuál es el siguiente paso, volverse malo? Entonces lo intentas: empiezas a ser medio patán con las mujeres, a correr riesgos innecesarios como el alcohol, probrar drogas, cometer uno que otro delito menor y hasta andar con muchas mujeres al mismo tiempo. Quizá tu atractivo aumente, pues el inconsciente humano tiene esa tendencia también a sentirse atraído por lo autodestructivo, quizá las mujeres que aparezcan se interesen en tí, pero no ha largo plazo, sólo para el rato y, además, sólo atraes a cierto tipo de mujeres. ¿Quieres ese tipo de mujeres? Lo preocupante acá es que, en términos de seducción, es malo ser bueno y es bueno ser malo. ¡Qué extraño! Por eso muchos de los que leen sobre seducción, no pasan a la acción, no quieren ser malas personas.

Ahorita estás pensando que estoy diciendo algo obvio pero igual aún sigo manteniendo que los chicos buenos no son atractivos. Este es el momento de REACOMODACIÓN.

Algunas características de las que se habla en la red sobre el chico bueno:

  • Enamorarse rápidamente
  • Estar excesivamente disponible
  • Ser empalagoso con las emociones
  • Hacer muchos regalos y muy costoso
  • Desmedirse en halagos con las mujeres
  • Negociar mucho en su cuenta.

Entre otras cosas. Miremos cada una de estas características: enamorarse rápidamente es una cosa que no tiene nada que ver con que seas una buena persona o una mala persona, simplemente es un tema de que no sabes controlar tus inversiones emocional.  Estar excesivamente disponible tiene que ver con un mal manejo de tus prioridades, cuando pones como prioridad principal a una persona que te gusta, esa persona obviamente se va a sentir ahogada. Ser empalagos con las emociones también tiene que ver con la inteligencia emocional, todo a su tiempo, nadie quiere que una persona planee casarse con uno a las dos semanas de conocerse (aunque pasa en extraños casos de estupidez emocional). Hacer muchos regalos es un signo de inseguridad que envía el mensaje de que estás otorgando valor a través de las compras y no de tu propia persona. Desmedirse en halagos; eso está bien en una relación estable, pero no para el momento de la seducción (también he visto mucho “chicos malos” siendo exagerados con los halagos y los cumplidos, a pesar de que intentar se creativos y patanes, el efecto es el mismo: no es el momento).

Por último, negociar en su contra. No negociar en contra de sí mismo es la regla principal de la salud emocional. Y la paradoja aparece acá: Si eres “chico bueno”, entonces eres un idiota que está todo el tiempo complaciendo a los demás, pero sí eres un “chico malo” estás siendo alguien que no quieres ser, pero intentas serlo porque te dijeron que ser malo era bueno para ser atractivo. A la final, terminas negociando en tu contra: adoptas un estilo de vida que no quieres y atraes al tipo de mujeres que no quieres.

Ahora pensemos en los chicos malos: ellos carecen de inteligencia emocional, pues viven bajo el mito de que el que se enamora pierde, de que no mostrar interés es la regla. Si no muestras interés ¿entonces cómo sabra la persona que le gustas que ahí estás?. El interés se puede demostrar de muchas formas. En el manejo de prioridades, a los chicos malos también le va muy mal, pues convierten en su única prioridad su propia satisfacción personal. Hace un rato leía en una página de internet: “no te sientas mal poer volverte un chico malo, inteligente, manipulador y sexual”. Me llamó mucho la atención la palabra manipulación, pues es cuando usamos la persuasión de manera negativa. Los chicos malos son atractivos de manera momentanea y nunca se vuelven material para una relación estable.

Déjame decirte que sí hay muchos chicos buenos en mi consultorio trabajando en su autoestima e inteligencia emocional, los hay aún más de aquellos que se hacen llamar “chicos malos”. Mi experiencia clínica y personal es que, a la larga, el “chico bueno” es el que se queda con la chica.

Entonces, para resumirte todo este laberinto de conceptos, argumentos y frases. La inteligencia emocional, el manejo de prioridades, la claridad sobre tu salud sexual, sobre tu proyecto de vida y todas esas cosas, NO TIENE NADA QUE VER CON QUE SEAS MALO O BUENO.

Por último, no confundas la MALDAD con MALICIA. La malicia es simplemente la picardía que le puedes meter a una relación, la creatividad y la innovación. La maldad, en cambio, consiste en dañar a otros ¿cómo eso puede ser atractivo?.

Antes de irme, quiero proponerte un reto, pregúntale a las mujeres cómo es su pareja ideal, con la que quieren pasar el resto de sus vidas. Y cuéntame qué te responden: encontrarás la respuesta ahí a lo que es importante.

Sigue siendo una buena persona, hay idiotas emocionales buenos e idiotas emocionales malos, hay desubicados en su proyecto de vida buenos como los hay malos.

El asunto no es de ser bueno o malo, el asunto es de trabajar en tí mismo para configurar tu personalidad atractiva.