Si quieres ser un buen seductor. ¡Debes aprender a pensar como una mujer!

Aprovechando el mes de las mujeres, aprovecho para regarme en prosa sobre cuánto admiro el género femenino. Considero que no hay mejor homenaje que reconocer los súperpoderes que tienen las mujeres y que hacen que, en términos de seducción y atracción, sean las verdaderas maestras en el tema.

Cuando leíste el título de este post probablemente tuviste una de dos reacciones: o bien pudiste pensar que es una frase absurda y que por nada del mundo, aceptarás esa idea de que para ser mejor seductor hay que pensar como mujer; o quizá, en cambio, te sentiste retado a leer la información e intentarla hacer funcionar.

Si tuviste la primera reacción, tienes dos opciones: la olvidas y pasas a la segunda reacción o para de leer en este instante y nos veremos la semana que viene con un nuevo post. Está bien que haya algunos textos que no te interesen o que te provoquen resistencia, no es una obligación leer todo el blog.

Bueno, ahora me quedo con los que aceptaron el reto: vamos a mirar los súperpoderes de las mujeres y cómo, al usarlos nosotros como hombres, podemos incrementar nuestras habilidades para seducir, persuadir y generar atracción.

Un Cerebro Experto en Relaciones Interpersonales:

La región derecha del cerebro humano se encuentra, en mayoría estadística, mejor desarrollada en el género femenino. Esta región del cerebro tiene responsabilidades bastante interesantes como identificar los gestos en los rostros, hacer evidentes las diferencias en los tonos de voz de las personas, respuestas emocionales empáticas… en resumen, la región derecha del cerebro se encarga de hacernos seres interpersonales. Esto hace que las mujeres tengan habilidades que algunos hombres tienen que entrenar de manera incasable. Mientras nosotros lo tenemos que aprender juiciosamente, ellas tienen estas habilidades por default, en piloto automático.

Habilidad para escuchar: Una mujer sabe cuándo estás diciendo algo en serio y cuándo no. Ellas no malinterpretan, en cambio, lo que hacen es interpretar más allá, leer agendas ocultas, mostrar lo que no se ve a través de una capacidad de escucha poderosísima. Siempre me he visto sorprendido cuando las mujeres me preguntan por cosas que les he contado con semanas de anterioridad; me dicen: “hey, qué pasó al fin con…”. Son excelentes usando la información que proporcionas y, créeme, los hombres proporcionamos muchísima información incluso sin darnos cuenta. A veces hasta no recordamos que habíamos contado ciertas cosas y ellas nos sorprenden con nuestros gustos y necesidades, nos atrapan porque escuchan tan bien que ya tienen toda la información necesaria para hacer con nosotros lo que quieran.

Si aprendes a escuchar, recoges información todo el tiempo: gustos, preferencias, conoces algunas palabras que la gente usa mucho, conoces si es una persona que se deleita con los pequeños detalles o no, puedes detectar qué tipo de música le pone bien… etc. Si aprendes a escuchar, lograrás más de lo que puedes lograr aprendiéndote toda la teoría de Mystery. Aprende a escuchar y te convertirás en un excelente seductor, en un personaje atractivo, en un ser con el que todos querrán hablar.

Lecturas Emocionales: Otra de las bondades del cerebro derecho es la capacidad que tiene para percibir los estados emocionales de los demás. Obviamente nosotros los hombres también podemos percibir los estados emocionales de los demás, pero solamente cuando estos son altamente obvios. Rara vez los hombres nos damos cuenta de cuando una persona esta levemente molesta, o cuando está medianamente triste o cuando “hay algo” que le pasa. En su mayoría, los hombres somos muy malos para detectar las emociones y, al mismo tiempo, muy malos para poder generar empatía. La lectura emocional genera capacidad de crear situaciones empáticas y de ahí generar confort y seducción.

Facilidad de persuasión: ¡Qué tire la primera piedra aquel hombre que no ha accedido a hacer algo que no quería por una mujer! El gran aporte que ha hecho el género femenino a la humanidad fue fundar la seducción como no lo enseña Robert Greene, en su gran libro El Arte de la Seducción, donde nos cuenta cómo las mujeres, al no tener el poderío físico y bélico, empezaron a hacer uso de la persuasión y la seducción para ganar poder. Piénsalo por un momento: todas las grandes mujeres de la historia, han sido altamente persuasivas y carismáticas y, luego, te pones a pensar, y todas aquellas mujeres que admiras y consideras poderosas, también lo son y, luego sigues pensando y te das cuenta de que casi todas las mujeres son altamente persuasivas y seductoras.

Scanners vivientes de lenguaje no verbal: en menos de 10 segundos, una mujer ya ha hecho una lectura total sobre una persona que le acaban de presentar, ya ha visto todas las prendas, el color de las manos, han sacado una que otra conclusión de los mensajes que están dando. ¡Son casi que adivinas! Recuerdo que, en algún momento le mostré la foto de una amiga de trabajo a una prima, ella con solo unos segundos de mirar la historia me dice: “pilas, que esa vieja se ve como doble, no sé, como rara”. Yo no le puse atención al comentario, pero lo cierto fue que, en unos cuantos meses, resultó ser cierta la prevención de mi prima, esta mujer había estado haciendo un doble juego en términos profesionales y personales. Siempre confío en las primeras impresiones que se hacen las mujeres de las personas, en mi experiencia son bastante confiables. El cerebro femenino es 30% más hábil en la lectura de las señales no verbales.

Mayor Inteligencia Emocional: El hemisferio izquierdo del cerebro, que es considerado como el cerebro racional, está conectado con nuestro hemisferio cerebral derecho a través de una especie de tubo llamado cuerpo calloso. En las mujeres, el grosor de este cuerpo calloso es un medio mayor que el de los hombres, lo cual genera una mayor comunicación entre hemisferios, generando procesos reflexivos emocionales mucho más eficaces que en el caso de los hombres. De ahí que la superación de los duelos de pareja es más rápida en las mujeres, que los procesos psicoterapéuticos son también más rápidos y eficaces en las mujeres y qué áreas como la psicología, el trabajo social, la pedagogía y la comunicación social, gozan de mayor participación femenina.

Hay mucho más “súper poderes” que tienen las mujeres en términos de seducción y persuasión que deben ser aprendidos por nosotros los hombres. Como sea, el género femenino, fue el creador de la seducción y los hombres se enteraron del asunto más adelante, se dieron cuenta e intentaron hacerlo. Muchos lo han logrado, pero debo decir, con bastante entrenamiento. Personalmente llevo varios años afinando cada una de estas capacidades innatas en la mayoría de las mujeres y considero que aún me falta muchísimo entrenamiento. Eso sí, creo que mis habilidades persuasivas, de inteligencia emocional y se seducción, no serían ni la mitad de lo que son hoy si no hubiese sido porque la mayor parte de mi vida he estado rodeado de mujeres.

No hay más que decir por ahora que FELICIDADES A TODAS ESTAS SUPER HEROÍNAS DE LA SEDUCCIÓN QUE TODO EL TIEMPO NOS ESTÁN DANDO GRANDES LECCIONES SOBRE EL MANEJO DE LAS RELACIONES INTERPERSONALES.

Así que, por más raro que suene hombres: ¡A conectarse con su mujer interior!

Recuerda. Si estás comprometid@ con tu crecimiento personal ¡Cuentas Conmigo!