La segunda fuente del lenguaje no verbal: Tonalidades.

“No es lo que dices, es cómo me lo dijiste” Esta es una de las frases más típicas de las discusiones, incluso las de pareja. Según mi experiencia personal (ya que tengo la imposibilidad de vivir los recuerdos de otros… ¡Por más que yo quiera!), casi el 90% de las veces nunca recuerdo las palabras que usan las personas, pero siempre recuerdo sus gestos y el tono de la voz que han usado conmigo. Por ejemplo, recuerdo a mis profesores de bachillerato regañándome por estar dibujando en clase, recuerdos sus caras y el tono que usaron, pero no recuerdo las palabras que han usado. ¿Por qué me pasa eso? ¿Será que al resto de las personas le pasa lo mismo?

 

Estoy casi seguro de que es así, creo que un mínimo porcentaje de personas puede recordar las palabras exactas que los demás dicen (a menos que se lo hayan propuesto antes de las situaciones específicas). ¿Por qué? Bueno, creo que la razón es que sólo el 7% de la comunicación tiene que ver con las palabras que se usan, mientras que el lenguaje del cuerpo (55%) y el tono de la voz (38%) completan el otro 93% de la comunicación. ¿Interesante, verdad? A mí sí me lo parece.

 

Hoy nos concentraremos en la segunda fuente del lenguaje no verbal: El tono de la voz. Interpretar el tono de la voz es supremamente fácil, ya que el tono de la voz es el delator de las emociones de las personas. A veces, cuando estoy molesto, intento que los demás no se den cuenta y cambio de postura pero… ¡Diablos! Siempre me atrapan por mi tono de voz y me dicen: “¿Te pasa algo?”. El tono de la voz siempre será la clave para encontrar la emoción del otro y lo que realmente está pensando.

 

Intenta esto, esto es basado en uno de los ejercicios del libro de PNL El aprendiz de brujo: Dile a una persona que escoja en su mente a una persona por la que se sienta atraído y otra persona por la que no sienta nada de simpatía; luego has una lista de preguntas en la que tenga que responder características de cada una de esas personas, por ejemplo, preguntas a qué se dedican esas personas, al responder podrá decir: una se dedica a la venta de cosméticos y la otra es un ingeniero. Como ves, si lo lees no tiene ningún sentido y no entiendes, pero sí lo escuchas, te darás cuenta que el tono de cada uno es distinto. A veces la diferencia es mínima así que por eso es importante que hagas varias preguntas y detectes el tono de voz que usa cuando dice las características y, con práctica, podrás notar qué persona es la que le atrae y cuál es con la que no tiene nada de simpatía. Ayúdate un poco con la fisiología se su rostro y notarás también las diferencias entre una y otra persona.

 

¿Qué hay que tener en cuenta para usar evaluar la voz de una persona?

Velocidad de la voz: dentro de la tonalidad de la voz, también es importante poner especial atención en el ritmo de la misma. Unas personas hablan más rápido que otras y eso es una gran pista para saber cómo piensa esa persona. Por ejemplo, las personas que hablan muy rápido son personas que piensan en imágenes, así que con estas personas es bueno que hables en términos visuales diciendo palabras como: “imagínate qué…” o “Veo claramente que…”. Otras personas hablan un poco más lento, escogiendo cuidadosamente las palabras y modificando los tonos y los ritmos cuando hablan, estás personas son un poco más auditivas y prefieren frases del estilo de “me suena interesante lo que me dices…” o “creo que hay sintonía entre tú y yo…” o “me gustaría escuchar tu historia…”. Es importante que nunca hablar más rápido que tu interlocutor, para que no se sienta cansado o invadido en la conversación. En términos de emociones, las personas felices hablan un poco más rápido que las tristes.

 

Volumen de la voz: Las emociones como la rabia y la felicidad poseen tonos altos de voz, mientras que el miedo y la tristeza, tienen un tono más bien bajo. Ten en cuenta esto para verificar el posible tono emocional de la voz de la persona que tienes en frente.

 

Utilidad de la voz para la seducción:

 

Así como la voz es importante para interpretar el estado emocional de la persona o para saber si tiene una predominancia visual o auditiva en su forma de comunicarse, también es una excelente herramienta para hacer que las personas se sientan a gusto hablando contigo e incluso para que puedas tener tonos persuasivos. Sigue los siguientes tips para poder hacer que tu voz tenga mayor impacto en tus conversaciones.

 

Habla siempre a una velocidad igual o menor a la de tu interlocutor, las personas que hablan muy rápido suelen ser percibidas como personas agresivas y prepotentes.

 

Usa cambios tonales al momento de incluir emociones en las historias que estés contando. Para eso, haz el siguiente ejercicio, trata de decir estas palabras con un tono emocional coherente con el significado que tienen:

 

Triste

 

Fuerte

 

Corto

 

Emocionante (e intenta con todas las palabras qué puedas, poniendo especial atención en las palabras que finalizan las oraciones y los adjetivos, o también trata de hacerlo leyendo en voz alta historias o novelas)

 

El volumen de tu voz debe ser lo suficientemente alto para que las personas no digan “¿Cómo dices?….” varias veces en la misma conversación. Si pasa una vez en la conversación sube tu tono de voz un poco. Recuerda, así como los que hablan rápido, los que hablan fuerte también suelen llegar a ser molestos.

 

Trata de que el aire que usas para hablar salga de tu estómago y mantén una postura erguida siempre, lo cual hará que tu voz salga con más resonancia.

 

Grábate haciendo uso de estos ejercicios y detecta qué cosas te gustan y qué cosas no te gustan de tu voz y pon especial atención en corregirlas. Generalmente, cuando escuchamos audios de nuestra voz, sentimos que esa no es nuestra voz, es importante que te acostumbres a escuchar tu voz desde afuera y encuentres un punto en el que te sientas cómodo con ella.

 

El tono de la voz es un poco más de la tercera parte de la comunicación, si quieres que la gente se emocioné mientras hablas, que se sienta bien escuchándote y que quiera seguir hablando por horas contigo, sigue estas pequeñas recomendaciones para que el tono de tu voz tenga impacto al momento de proyectar una imagen atractiva.