Mitos Relacionales Sobre El Matrimonio o Las Relaciones Estables. En lo que te concentras, se incrementa.

“Se echó la soga al cuello”, “se cansó de vivir bueno”, “ahora va a perder libertades”. Tres frases (¡y hay más!) que se escuchan cuando alguien decide casarse. Curiosamente, uno de los pasos esperados dentro del proyecto de vida de la mayoría de las personas: el matrimonio, es además, uno de los eventos que más creencias inadecuadas carga. Este cambio de estado, generalmente esperado por muchas personas, trae consigo una infinidad de preguntas a aquellos que van a tomar ese paso o, al menos lo están pensando. Incluso hay personas que no se han casado y no esperan hacerlo nunca gracias a la generalización de estas creencias.

No vale la pena hacer un examen profundo de cada una de estas creencias inadecuadas, pero sí es importante avanzar en nuestro entrenamiento para lograr quitarnos de encima dichas creencias y diseñar una imagen del matrimonio que funcione según nuestras propias creencias. Traeré una historia de un lector, quien ha otorgado permiso para que su pregunta esté acá y así podremos examinar las creencias de las que estamos hablando.

Muchas felicidades por su página web, está muy interesante, y los temas están increíbles, he leído algunos y he quedado impresionado por su contenido.

Por otro lado muchas gracias por el tiempo que le dedica a este e-mail, la razón por la que les escribo es que tengo una pregunta en mi mente que no he podido responderme desde hace mucho tiempo y eso me ha imposibilitado tener familia y sobretodo hijos y ya soy una persona adulta.

La pregunta es la siguiente ¿Qué gana el hombre al relacionarse con una mujer en matrimonio? es decir, el hombre desde ese momento se convierte en el proveedor del hogar, además de tener que dedicarse a cuidar y cumplir todos los caprichos de su mujer, ¿y las necesidades emocionales del hombre dónde quedan? ¡Uno se vuelve como el esclavo-proveedor de la mujer! ¿Y qué pasa con el transcurrir del tiempo? ¡La mayoría de las mujeres botan al hombre porque no las satisficieron en todos los aspectos que ellas esperaban! y por consecuencia, ellas nunca piensan si nosotros los hombres somos felices en ese papel de sumisión; es decir ¿A mi quién me hace feliz dentro de la relación? y créanme que a esa situación no le encuentro cuadratura.

Cambiar de mujer, seria entrar otra vez a lo mismo, quizá mi pregunta es un poco fuera de lugar, pero créanme que, el no poder responderla por mi cuenta, me hace sentir como un anormal, pero es que yo no comprendo por qué el hombre tiene que pasar a segundo término en una relación de pareja.

No soy homosexual, me gustan las mujeres, pero ya en una relación seria, siempre ellas resultan desgastantes en el sentido emocional, no sé si la respuesta es hablar con ellas claramente de mis necesidades emocionales o solo tener hijos en unión libre o qué.

Yo creo que el ser humano nació libre y al supeditar su existencia a la convivencia con su contraparte femenina, pierde su esencia, ¿o necesariamente necesitamos una pareja (con todo lo que ello conlleva) para crecer en este plano terrenal? o ¿Acaso las mujeres se creen que son tan perfectas y adorables, que por el simple hecho de estar con nosotros ya resolvieron nuestra existencia?

En espera de su amable respuesta le envió un cordial saludo
Tuve que leer este correo electrónico muchas veces para poder entender algunas cosas. Seguramente algunos piensan que es absurdo el sentimiento que tiene este lector y, no lo niego, en ocasiones pensé también que era absurdo. Luego, recordé el poder que tienen las creencias en cada una de las personas y cómo esas creencias influyen en su comportamiento, sentimiento y pensamiento. Tanto así que algunos comportamientos, pensamientos o sentimientos pueden llegar a parecer absurdos para los demás. Me dedicaré a contestar los interrogantes de nuestro amigo uno a uno y, así, podrás entender como todos podemos afinar nuestras creencias y hacerlas funcionar a nuestro favor. La pregunta central de nuestro lector es:

¿Qué gana el hombre al relacionarse con una mujer en matrimonio? es decir, el hombre desde ese momento se convierte en el proveedor del hogar, además de tener que dedicarse a cuidar y cumplir todos los caprichos de su mujer, y ¿las necesidades emocionales del hombre dónde quedan?

Aquí identificamos una de las creencias negativas con las que el matrimonio carga: ES QUE EL HOMBRE SE CONVIERTE EN UN PROOVEDOR DE CAPRICHOS. Esta creencia tiene muchos años y, creo yo, perdurará muchos años más. Ahora bien, la idea no está en que todo el planeta deje de pensar así, eso es imposible. Solo basta con desinstalar esa creencia de nuestra mente.

Al desinstalar una creencia de nuestra mente, dejaremos de atraer situaciones que justifiquen esa creencia.

Así que le digo a mi querido lector que hoy pregunta: SI SIGUES PENSANDO QUE DE ESO SE TRATA EL MATRIMONIO SEGURAMENTE EL DÍA QUE TE CASES ESO SERÁ LO QUE TE PASARÁ. No es posible que puedas perder el miedo a relacionarte en matrimonio si sigues pensando que en eso consiste el matrimonio. Muy seguramente la mayoría de los matrimonios que conociste tienen esas características, pero también te darás cuenta de que hay otra gran cantidad de matrimonios que no cumplen con esas características. Tu tarea es quitarte esa creencia de tu mente y, el segundo paso, es instalar como creencia impulsadora de cómo quieres que sea tu matrimonio.

Por otro lado, tienes que diseñar tu pareja ideal para que el matrimonio con esa persona no sea como lo temes; te doy algunos tips. Que la persona que se vaya a casar contigo tenga independencia económica y que sea una socia económica tuya en el matrimonio: así, ya te quitarás el miedo de encima de ser el único que da dinero. También te recomiendo que cuando inicies tu próxima relación estable generes acuerdos en los que exista una relación gana-gana. Los acuerdos son la materia prima de una relación de pareja (ya sea en matrimonio o no). Con la generación de acuerdos, la satisfacción de las necesidades (y los caprichos) será la de ambos integrantes de la pareja; y hablamos de necesidades de todo tipo, económicas, emocionales, etc. Gracias a los acuerdos, ninguno de los dos estará en segundo término dentro de la relación.

Ahora bien, al diseñar la pareja ideal, se rompe con las creencias negativas que se tienen frente a las personas del otro género. En el caso de nuestro lector, él manifiesta que ¡La mayoría de las mujeres botan al hombre porque no las satisficieron en todos los aspectos que ellas esperaban! y por consecuencia, ellas nunca piensan si nosotros los hombres somos felices en ese papel de sumisión.

Nuestro lector tiene una creencia generalizada sobre las mujeres que lo que hace es limitarlo para relacionarse. Querido lector SI PIENSAS QUE TODAS LAS MUJERES LO QUE BUSCAN ES HOMBRES PROVEEDORES Y QUE GARANTICEN LA SATISFACCIÓN DE TODOS SUS CAPRICHOS, ESA SERÁ LA MUJER QUE LLEGARÁ A TI. Y esto sucederá, simple y llanamente porque:

Al desinstalar una creencia de nuestra mente, dejaremos de atraer situaciones que justifiquen esa creencia.

Hay una regla de la programación neurolingüística que dice lo siguiente: EN LO QUE TE ENFOCAS, SE INCREMENTA. Así que, querido lector que hoy preguntas: sin sigues sintiendo que el matrimonio no es buen negocio financiero y emocional, nunca podrás casarte o, en caso de que te cases, tu matrimonio será tal y como lo temes.

Ahora bien, esta creencia de que el matrimonio debe ser una relación en la que el hombre es proveedor y garante de caprichos femeninos, no es la única que existe sobre el matrimonio. Existen otras creencias que hacen que los divorcios se sigan incrementando:

El matrimonio es la renuncia a la libertad individual. ¿Cómo es posible que las personas que crean esto se casen? ¡No lo entiendo! Si piensan que el matrimonio es la pérdida de las libertades ¿Por qué diantres se casan? ¡POR FAVOR! Si se casan pensando que van a perder su libertad se van a sentir encerrados desde el momento en que inician su vida marital. Se sentirán agobiados al darse cuenta de que tienen que regresar a sus casas todas las noches, con la misma persona, en la misma cama durante el resto de su vida. Etc. Si se casan es por una decisión propia, por un uso de su propia libertad. El matrimonio no es la pérdida de la libertad individual, de hecho es un ejercicio pleno de la misma: en estos días NADIE SE CASA AMARAAAAAAOOOOO ¡Así dice mi abuela!

Todos los matrimonios tienden a fracasar. Esta creencia generalizada de que los matrimonios tienden a fracasar es el amigo número uno de los abogados que viven de los divorcios. Y pasa lo mismo que la creencia anterior. Sigo sin entender cómo las personas se casan a pesar de que defienden esta creencia a capa y espada. ¡Es un absurdo! Sin embargo suele suceder todo el tiempo, algunas personas se relacionan en matrimonio como si fuese un paso obligado dentro de la historia de vida a pesar de las creencias negativas que tienen al respecto.

“A mí me gustaría que en mi matrimonio mi relación sea igual a la de mi noviazgo”. Esta es una de las creencias más frecuentes. Tiene una ventaja: que no está en contra de vivir en matrimonio pero, al mismo tiempo, tiene un gran peligro: LA DESILUSIÓN. Le tengo una noticia a todos los hombres y mujeres que esperan que su relación de noviazgo continúe igual una vez se casen: NO ES POSIBLE QUE TU RELACIÓN DE MATRIMONIO SEA IGUAL A LA RELACIÓN DE NOVIAZGO. Esta creencia, contrario a lo que muchos piensan, tiene más incidencia en los divorcios que las dos creencias anteriores, pues aquellos que piensan que el matrimonio es la renuncia a la libertad o que, en algún momento va a fracasar, por lo menos, saben que es algo que posiblemente pasa y se resignan; en cambio, los tienen la ilusión que su relación de noviazgo continuará se desilusionan y escapan al ver que las cosas no eran como esperaban. El matrimonio es un cambio en la relación, LA RELACIÓN CAMBIA INEVITABLEMENTE. Si te vas a casar con esa creencia, debes afinarla y tener en cuenta de que tu relación de noviazgo acabará y ahora serán marido y mujer, con todos los cambios que ello implica.

Podríamos seguir avanzando en infinidad de creencias alrededor del matrimonio, pero tienes que guardar un aprendizaje clave de este post: AQUELLO EN LO QUE TE CONCENTRAS, SE INCREMENTA.

Diseña tu pareja ideal, diseña el matrimonio que quieres, concéntrate en eso y podrás incrementar las posibilidades de que las cosas que anhelas pasen. ¡No te enfoques en lo que no quieres! ASI DE SIMPLE.