Educadores. Maestros de la trascendencia.

En el post antepasado, hablamos sobre la trascendencia y hoy, siendo el día del maestro en mi país me he puesto a la tarea de examinar la importancia de la enseñanza y la educación en la vida cotidiana y cómo está puede ser una herramienta de éxito para la vida.

Como les he contado en varias ocasiones, mis padres son educadores. Pero no son cualquier tipo de maestros, son maestros de maestros; han dedicado sus días a enseñar a sus alumnos cómo hacer para enseñarle a otras personas. Les enseñan técnicas para relacionarse con sus alumnos en las diferentes edades, para transmitir contenidos dependiendo de las competencias de sus alumnos… la lista puede continuar.

Este es un post como pocos, es un post de reflexión y de homenaje a los maestros y, en especial a mis padres. También es una invitación a todos los lectores de Proyecto Héroes y de Héroes de la Seducción a que asuman el reto de enseñar. Quizá, algunos me dirán: “Doc, pero yo no sé cómo enseñar nada” Bueno, no es necesario que seas profesional de la educación para poder enseñar algo.

¿Eres experto en alguna cosa, o tienes mucho conocimiento sobre cualquier tema? Transmítelo, no importa si recibes o no dinero por eso, pero seguramente trascenderás en los otros. Enséñale a tu padre a manejar la tecnología nueva, enséñale a un chico pequeño cómo dibujar un personaje famoso, enséñale y tus hermanos menores a practicar un deporte etc. Pregúntate qué hay en ti que sabes que sería útil en las manos de las personas que quieres y en las personas que necesitan de tener esas habilidades o esos conocimientos.

Claves para ser un maestro de la trascendencia

Enseña cosas útiles. No vale la pena enseñar travesuras o enseñar cosas que pueden dañar a otros. Por ejemplo, tuve algunos amigos en el colegio que me enseñaron a fumar. Trascendieron en mí, pero negativamente porque duré casi seis años fumando. Enseña cosas positivas, así sea cómo amarte los zapatos de una forma divertida.

Enseña algo que ames. En mi caso, me encanta enseñarles a los niños los trucos de magia que cuando chiquito hacía para “asombrar a mis padres”. Recuerdo que la última vez que le enseñe ese truco a un niño hizo llorar a su madre de ternura. También me encanta enseñarle a las personas a mejorar su vida emocional, siempre me lleno de gratificación cuando recibo frases de los lectores o de mis clientes diciéndome: “gracias, esto que me ha enseñado me ha cambiado la vida”.

Usa cualquier medio. Lo que sea. Cartas, enseñanza directa, un blog, un diario, dibujos. Las posibilidades son muchas.

Puedes enseñar en cualquier momento. No es necesario que dediques horas de tu tiempo para enseñar. Simplemente un ratico, un momentico. Enseñarle una pequeña cosa a alguien es cambiarle la vida un poquito. Con tan solo enseñarle al otro a coger un bus para ir de un lado a otro, te asegurarás que esa persona ya sabe que ese bus estará ahí.

Recuerda: todo lo que sabes lo aprendiste. Ya sea porque alguien te lo enseñó o la vida misma lo hizo. Hoy, me siento agradecido con mis padres, porque me han enseñado el valor de la educación y de ser maestro en la vida de otros.

PD: ESTE POST VA DEDICADO A MI PAPÁ Y A MI MAMÁ, LOS ADORO CON TODA MI ALMA Y LES DESEO EL MEJOR DÍA DEL MAESTRO. Y LES AGRADEZCO INMENSAMENTE QUE HAGAN SU LABOR CON LA FUERZA DE LA TRASCENDENCIA.

Diseñando tu Pareja Ideal

Ilustración By Dr. Phyloel®

Hola queridos Héroes de la Seducción y Heroínas de la Seducción. Antes de empezar con el tema de hoy, quiero ofrecer disculpas por mi prolongada ausencia de más de un mes. Espero no haber perdido su interés y gracias a todos aquellos que escribieron manifestando su interés por mi regreso.

Bien, entremos en materia. El post de hoy es en extremo sencillo en su estructura, pero tremendamente gigante en su utilidad. Hoy hablaremos sobre la Pareja Ideal, aprenderás a diseñarla y a entender por qué en ocasiones traemos a nuestras vidas esas parejas que no queremos y que tienen esas cosas que no nos gustan y que no toleramos. Así es, he escuchado decir estas frases en mis sesiones de coaching: “¿bueno, lo que pasa es que no sé por qué atraigo a los celosos?” o “¿por qué siempre atraigo mujeres que no son divertidas?”

Cómo evitar estas frases es lo que quiero lograr hoy con un ejercicio que he venido notando que tiene buenos resultados en mi trabajo: Diseñar tu Pareja Ideal. ¡Lo sé! ¿Acaso existe una Pareja Ideal? Pues bien, si la hay, es ese tipo de persona con la que sueñas para tener a tu lado. ¿Si te esfuerzas por encontrar el trabajo que quieres y rechazas esas opciones que no se ajustan a lo que quieres, porque no haces lo mismo con tu vida sentimental? Cuando no has diseñado tu pareja ideal suele pasar que no tienes claro con quien inicias una relación y con quién no. ¡Así es! Encontrar pareja es un objetivo y cuando diseñas un objetivo, debes saber cómo quieres que sea esa persona. Los pasos para diseñar tu pareja son muy sencillos:

1. Escribe las características de la mujer u hombre ideal para ti. No te preocupes en sonar demasiado irreal, o exigente. ¡Pide lo que quieras, es tu pareja!

2. Organiza la lista de esas características de la más importante a la menos importante. Lo único que tienes que tener en cuenta al realizar el segundo paso es preguntarte ¿qué cosas le pueden faltar a las personas que conoces y qué otras no? Te voy a poner un ejemplo: Arturo puso en su ejercicio: “quiero que sea bonita físicamente, qué sea inteligente, algo liberal, que le guste mucho bailar, que cuide su salud y que tenga buen sentido del humor, entre otras cosas”. Le pregunté “¿Qué cosas pueden faltar y qué cosas no pueden faltar?” El me respondió que el sentido del humor y que cuide su salud son importantes, ya que el busca que una relación sea divertida y que su pareja debería tener hábitos que aumentaran las probabilidades de que le durara más tiempo.

3. ¿Cómo quieres que sea esa relación? Una vez que sabes qué tipo de persona deseas que sea tu pareja, será fácil intuir cómo esperas que sea la relación.

Estos tres pasos son muy sencillos y bien importantes. El segundo paso es el corazón de este ejercicio, dedícale el tiempo que sea necesario para que tengas claro que cosas son aquellas imprescindibles a la hora de escoger pareja. Recuerda, tu escoges tu pareja, no al contrario.

¡Un saludo Queridos Héroes, es un placer estar de vuelta!